Canciones de ayer para las mordazas de hoy

Ocurrió durante la celebración de un festival de música en Jerez de la Frontera. La Guardia Civil le entregó a Evaristo, líder de la banda Gatillazo, una propuesta de sanción por proferir insultos a la policía. Desde hace más de 10 años, el antiguo líder de La Polla Records, grupo de referencia del llamado punk radical vasco, canta una jota al término de sus conciertos que dice: "Quisiera decir lo que siento, no tengo ninguna duda, no pago 30.000 euros por llamarte hijo de puta. ¡Que lo eres! Y aunque la jota es la misma, con la misma melodía, anda y rómpete la crisma, hijoputa policía".

Desde la entrada en vigor de la Ley de Seguridad Ciudadana, conocida popularmente como 'ley mordaza', "las faltas de respeto o consideración" contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están tipificadas como faltas leves y acarrean multas que oscilan entre los 100 y los 600 euros.

Hace tan solo unos días, la organización danesa Freemuse, encargada de velar por la libertad de expresión artística, hizo público su informe anual en el que señala a España como uno de los países donde más ha aumentado la represión contra los creadores. Normativas como la mencionada 'ley mordaza' y la interpretación torticera de las leyes antiterrorista, están siendo utilizadas para amedrentar a los cantantes que se sirven de sus letras como una palanca para remover conciencias y atacar a los poderes del estado. Es lo que el abogado David Bravo llama el "efecto desaliento", o lo que es lo mismo, la instrumentalización del miedo como una herramienta represiva para que la gente que comparta las ideas de Evaristo se lo piense dos veces antes de verbalizarlas. "La porra no llega tan lejos como el miedo a la porra".

Dejando a un lado los gustos musicales, porque cada oído tiene su melodía, es innegable la contribución que las bandas de punk y rock surgidas en la década de los 80 y 90 hicieron contra el mensaje popularmente aceptado de una transición dulcificada por el relato oficialista. Grupos como Eskorbuto, Kortatu o La Polla Records sirvieron para nivelar la balanza entre los omnipresentes poderes fácticos y la protesta social, que ayudaron a azuzar con sus letras combativas en una etapa donde la llegaba de la democracia había silenciado significativamente los decibelios de las calles.

Hacemos un repaso por algunas de aquellas letras que incendiaron el espíritu de las clases obreras y que hoy serían pasto de las mordazas. 

Sarri, Sarri / Kortatu (1985)

Es uno de los temas más conocidos del llamado rock radical vasco. Kortatu, banda formada en Irún en 1984, habla del escritor y poeta Joseba Sarrionandia y su fuga de prisión. Sarri, apodo con el que se le conoce, cumplía condena por pertenencia a ETA en la cárcel de Martutene (Guipúzcoa) de la que escapó escondido en un altavoz tras un concierto del cantautor Imanol Larzabal. Casi 20 años después de su lanzamiento, la Asociación de Víctimas del Terrorismo denunció a Fermin Muguruza, miembro fundador de Kortatu y coautor de la canción.

La solución final / La Polla Records (1996)

A finales de los años 90, La Polla Records ya era un referente internacional de la escena punk castellanohablante. En La solución final, tema incluido en el disco Carne para la picadora, denuncian el escenario de abandono y exclusión social que sufren las personas sin hogar. El grupo liderado por Evaristo propone un remedio para acabar con aquellos que considera responsables de esta situación: "La solución es una cámara de gas con los políticos adentro". 

Carrero Blanco / Soak (2001)

Aunque rebasa un par de años la línea temporal, no podía faltar esta canción que la banda pontevedresa SOAK compuso para el que fuera Presidente del Gobierno franquista, asesinado por ETA en diciembre de 1973. "Carrero Blanco, Ministro Naval, tenía un sueño volar y volar, hasta que un día ETA Militar hizo de su sueño una gran realidad". En 2016, dos personas fueron condenadas por publicar mensajes con tono humorístico en la red social Twitter acerca de la muerte del militar franquista. La Audiencia Nacional les consideró culpables de sendos delitos de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas. 

Desobediencia / Cicatriz (1986)

Cicatriz, originariamente Cicatriz en tu matriz, fue un grupo punk de Vitoria formado en un centro de desintoxicación como parte de un ejercicio de terapia de grupo. Su vida fue un reflejo de los graves problemas que sacudieron a toda una generación, y es que los cuatro miembros fundadores murieron a edades tempranas. Natxo Etxebarrieta, Pedro Landatxe y Pakito Rodrigo fueron víctimas del SIDA, mientras que José Arteaga "Pepín" falleció por una sobredosis de heroína.
Desobediencia es el tema central de su primer disco; Inadaptados, lanzado en 1986. De haber sido escrito hoy, a buen seguro que se las tendrían que haber visto con la 'ley mordaza' y con la Asociación de Abogados Católicos, una suerte de pseudo-sindicato que persigue las ofensas contra los sentimientos religiosos: "Hay que machacar al clero, matar a la policía, a toda esa puta gente, no son más que porquería. Acaba esta jerarquía en vez de venir por mi todas esas sucias leyes no están hechas para ti".

Odio a mi patria / RIP (1987)

El que para muchos es el primer grupo de punk en la península ibérica se formó en Mondragón (Gupúzcoa) a principios de los años 80. Llamados en un principio Doble Cero, solo necesitaron un álbum de estudio para ser también pioneros en alcanzar cierta trascendencia mediática más allá de los márgenes del punk radical vasco. En Odio a mi Patria, incluido en el disco No te muevas, se atrevieron a cargar contra la monarquía: "Vivo con una idea fiel, descojonarme de la ley. Vivo con una idea fiel, dar por culo a España y al Rey". En marzo de 2018, el rapero Pablo Hasel fue condenado a dos años de prisión por enaltecimiento del terrorismo e injurias a la corona. 

Os engañan / Eskorbuto (1985)

La historia de Eskorbuto parece el guión de una película. En 1983 viajan desde su Santurce natal a Madrid para ultimar los detalles del que sería su primer disco. Allí son detenidos al pasar frente a una comisaría, debido a su aspecto, que la policía considera sospechoso. Los agentes escuchan la maqueta que llevaban encima y los retienen durante 36 horas en aplicación de la ley antiterrorista. Dos años después lanzan el tema Os engañan, un alegato contra el consumismo y la manipulación mediática: "Anuncios publicitarios que prometen felicidad, de algún producto de moda que te hará cambiar". Puede que Eskorbuto no tuviera ningún problema con la justicia si decidiera grabar la canción hoy en día, pero seguro que no les invitarían a la televisión pública. Sí lo hicieron en 1985, en el programa infantil 'La bola de cristal', donde se presentaron para cantar tres temas de los que finalmente solo se pudo emitir uno. Cuenta la leyenda que llegaron al plató un poco perjudicados y que el batería vomitó en plena actuación. 

Estado Policial / Extremoduro (1992)

La banda extremeña liderada por Roberto Iniesta presentó a principios de los años 90 su segundo disco, titulado Deltoya. En Estado Policial cantan: "Pincho las ruedas de los coches policía, pongo un par de bombas en cada comisaría, convenzo a mil idiotas y les pongo un sello y otra dictadura de cuarenta mil días". Convertidos ahora en un icono de la cultura mainstream y considerados por muchos como una de las bandas más influyentes de la historia del rock en español, Extremoduro, sin embargo, nunca ha abandonado el estilo combativo que ha marcado toda su carrera. La banda lanzó en 2013; Para todos los públicos, su undécimo y último disco de estudio. Hasta la fecha, toquen madera, no han sufrido encontronazo alguno con la justicia. 

Que se jodan / Asto Pituak (1992)

Volvemos a la "zona especial del norte" con los navarros Asto Pituak. Anarquistas, anticapitalistas, antinacionalistas, veganos y contrarios al consumo de drogas, la radicalidad de sus letras fue en aumento a media que comenzaron a ganarse un nombre entre los círculos antisistema. Contrarios a la mercantilización de su música, solían organizar conciertos en los llamados CSOA (Centro Social Okupado y Autogesionado), donde se explayaban contra todo y contra todos; "Un policía se desangra, alguien le vació las entrañas y escupió sobre su placa, ¡que se joda! Un sucio nazi no respira, tiene la cabeza partida, alguien le dio los buenos días, ¡que se jodan! Un picoleto que agoniza, varios punkis le han hecho trizas, ha sido una brutal paliza, ¡que se jodan! Dos militares de paisano, tranquilamente paseando, vieron vaciarse aún más sus cráneos, ¡que se jodan! Curas y monjas medio muertos junto al delegado del gobierno, mañana irán al cementerio, ¡que se jodan!".

Demokrazia / Piperrak (1994)

A medio camino entre La Rioja y Navarra surgió Piperrak, la banda liderada por Txitxarro y Josetxu que con solo dos discos se consolidaron como uno de los grupos más importantes del punk nacional. De la mano de 'Discos Suicidas', la discográfica de Reincidentes, El Último Ke Cierre o RIP lograron granjearse un gran número de seguidores, hasta que en 1998, en pleno auge de su carrera, acordaron su disolución. De su primer álbum, bautizado como Arde Ribera, es esta canción donde cargan las tintas contra la policía, los jueces y hasta la monarquía: "Son las ganas de reventar las comisarías, son las ganas de acabar con esta puta justicia, son las ganas de jiñarme en la monarquía".

Suscríbete a nuestra newsletter

Comentarios

Anónimo (no verificado) , Sáb, 02/06/2018 - 10:58
Los nombres que aparecen en el apartado de RIP son de Zika y ligados a Zika. Karlos Agirreurreta "Maoma", cantante de RIP, fallecio a mediados de los 2000 y su guitarra, Jul, hace tres anos. Portu, el bajista, fue el primero en fallecer a mediados de los 90. Casi todas las bandas legendarias de los 80 eran de Euskal Herria, y eso es otro de los exponentes de la contestacion radical que obtuvo la reforma fascista en nuestro pueblo. Estas bandas son el resultado de una frustracion generada de una cruda realidad socioeconomica, de la influencia de las culturas urbanas provenientes principalmente de Inglaterra (punk, skinhead,...) y de una actitud provocadora y/o combativa mas o menos ligada a la intensa lucha que se libraba diariamente en Euskal Herria.