Feminismo y humanismo para la protección de la infancia

Acercando Realidades surgió como un instrumento para la transformación social y personal desde el aprendizaje y las metodologías cercanas a la investigación-acción. Todo ello propiciado por un grupo de estudiantes de pedagogía de la Universidad de Sevilla que sintieron la necesidad de conectar la formación académica con la realidad social y principalmente con aquellos colectivos de personas más desfavorecidos.

En los primeros años, las iniciativas fueron diversas aunque siempre centradas en el trabajo con colectivos en riesgo de exclusión social: Escuelas de verano, talleres para menores, estudio dirigido y apoyo escolar. En definitiva, la trayectoria de estos años se sustenta en una apuesta persistente en la defensa y la protección de los derechos sociales, en especial los de la infancia. Así se han venido implementado proyectos de alfabetización, educación para la salud, manualidades, desarrollo personal, educación ambiental, acompañamiento escolar en educación secundaria obligatoria en zonas deprimidas de la ciudad de Sevilla como son Tres Barrios, Su Eminencia o Rochelambert.

En 1999 la entidad encauzó su trayectoria hacia el trabajo con menores en el contexto de protección, en concreto dentro del ámbito de acogimiento residencial. Así se inaugura el Residencial Básico Acercando Realidades que constituyó, en su momento, la primera iniciativa mixta para adolescentes en Andalucía con un importante paquete de medidas para la coeducación. Siete años después ampliamos nuestros programas con el Centro de Acogida Inmediata Heliópolis, solo para chicas adolescentes, y por último, en  octubre de 2016 nos hacemos cargo del Centro para Jóvenes en Conflicto Social CREA, siendo también una iniciativa pionera en la provincia de Sevilla.

En la actualidad la Asociación Acercando Realidades constituye un proyecto humanista y feminista que persigue continuar realizando la labor de protección e intervención familiar que ha venido desarrollando hasta el momento. Esto lo ha hecho rompiendo con los lazos heteropatriarcales en los modelos de gestión e interacción, para dar paso a espacios amables y democráticos. La perspectiva de género impregna las distintas fases del proyecto aportando calidad, equidad y correspondencia.

Por el proyecto de acogimiento residencial  Acercando Realidades han transitado ya un total de 58 chicos y chicas con edades comprendidas entre los 12 y los 18 años y constituye el buque insignia de la entidad. Se trata de un espacio donde se proporciona a los menores un ambiente de estabilidad y seguridad imprescindibles para su correcto desarrollo. Los mantenemos cerca y pertenecientes a sus sistemas familiares. Se trabaja desde la autoridad afectiva y la reparación de los vínculos, lo cual nos permite ofrecerles unas posibilidades de futuro garantes, ya que se trata de chicos y chicas que han sufrido experiencias muy duras en su infancia, que de un modo u otro les han dejado marcados. Por eso, acompañarlos en sus procesos de reparación y crecimiento es algo importante y de lo que nosotras aprendemos constantemente, ya que son grandes supervivientes.

Acercando Realidades  es un proyecto humanista y feminista para la protección de la infancia y la intervención con familias

Por otro lado, el centro para Menores en Conflicto Social CREA es nuestro proyecto más reciente, que abrió sus puertas el 25 de octubre de 2016 para atender a 12 menores entre chicos y chicas, y que podemos decir que se encuentra en constante construcción. Hasta el momento no existían antecedentes previos de un recurso residencial de esta tipología en la provincia de Sevilla, por lo que nos sentimos orgullosas de que la Administración Pública confíe en nuestro equipo de profesionales para dar significado a este proyecto en base a nuestra experiencia, tanto en la atención residencial como en la acogida inmediata, y la demostración de que el estilo educativo que nos caracteriza y defendemos es eficaz y funciona de cara a la reparación de los menores altamente dañados que llegan a nuestros centros.

Para nosotras, CREA, en este momento es un ser vivo que evoluciona a una velocidad vertiginosa, y que está compuesto por muchas personas que interaccionan en una sinergia milimétrica. CREA es un espacio de aprendizaje bidireccional entre los profesionales que lo atienden y los menores que lo disfrutan, así como también un gran reto. Se trata de un espacio que nos obliga a reinventarnos profesionalmente cada día, a formarnos, a inventar. Nada en CREA es estático, el dinamismo y la necesidad de construir fórmulas conjuntas que mejoren el desarrollo y atención de los menores es fundamental. 

En este sentido, este recurso constituye un espacio residencia reparador y potenciador de la resiliencia que nos puede permitir estabilizar emocional, conductual y relacionalmente a los menores que integran el proyecto para poder abordar su medida de protección desde una óptica menos estructural y facilitar el retorno a un acogimiento residencial básico. 

En la actualidad, CREA está constituido por un nutrido equipo de profesionales sumamente concienciados acerca de las características y necesidades de la población a atender y también dispuestos a entregar un importante tiempo a la implicación y la reflexión crítica sobre su praxis educativa diaria. 

Desde Acercando Realidades, creemos firmemente que es una obligación de la sociedad y corresponde a las administraciones públicas que nuestros proyectos se mantengan ya que se trata de menores altamente vulnerables. En una sociedad justa educar desde el corazón y confiar en las potencialidades de cada individuo, es la única garantía de evitar que determinadas situaciones se reproduzcan y perpetúen estados de desigualdad y dolor. Todos los menores tienen derecho a ser protegidos, y solo podemos lograrlo si contamos con el apoyo de todos/as.

Suscríbete a nuestra newsletter