Censura en las redes: ¿Quiénes consideran el feminismo una amenaza?

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

El ciberactivismo feminista más combatiente lleva sufriendo, desde hace varios años, una censura firme y feroz por parte de las redes sociales más potentes, que parecen haber suscrito un "Pacto de Acero" cuyo objetivo es frenar el grito que plataformas colectivas y mujeres claman a diario a través de sus cuentas para reivindicar sus derechos y denunciar la opresión que sufren en todo el mundo. 

Se trata de un claro atentado al unísono contra la libertad de expresión en la red, que se está coartando de forma deliberada a través de cierres de cuentas, supresión de posts e imágenes, así como el denominado Shadowban (prohibición fantasma), que responde de forma general a la supuesta práctica común que ejercen las diferentes redes sociales para bloquear a usuarios o páginas y a sus contenidos de forma total o parcial, siguiendo una política propia y sus supuestas reglas comunitarias; todo ello para aplacar el alcance de la marea feminista con más empuje de toda la historia de la democracia española. 

Pero esto no solo ocurre en España. Mary Kate Fain es una activista estadounidense que, para librarse de la censura de Twitter, se ha visto obligada a fundar Spinster, la primera red social sobre Feminismo. A partir de ahora, las feministas tendrán su propio espacio para ser libres de debatir y cuestionar al sistema sin temor a ningún tipo de confiscación o represalia.

La censura social mediática se está aplicando a fondo con el movimiento feminista. Pero por si esto fuera poco, se añade la atufante paradoja de que todas las activistas tienen que soportar el acoso diario basado en continuos insultos y amenazas de innumerables usuarios, y que sin embargo, en la mayoría de los casos escapan impunemente de la maza de los gestores de la respectiva red social. Ya sea Facebook o Twitter, no atienden a razones si hay un mínimo de denuncias interpuestas, sea justo o no el objeto de las mismas. Normalmente y en la mayoría de los casos no hay siquiera el beneficio de la duda para las activistas, resolviendo casi siempre en contra de ellas. Parece como si concentraran un temor hacia el movimiento feminista. Y esto puede que no tenga nada de raro. Porque ya se ha demostrado que las redes funcionan como el mejor de los altavoces para la coordinación del feminismo, y que de la plataforma virtual a la calle hay un paso. ¿Pero quién consideraría el feminismo como una amenaza?

Las ciberactivistas consultadas coinciden en que la mayor parte de las clausuras de sus cuentas son provocadas por denuncias masivas provenientes de diferentes grupos de diferente índole: machistas en tropel, transactivistas que confunden la denuncia de la opresión biológica de la mujer por parte del patriarcado con un ataque hacia su causa, lobbies proxenetas que advierten en la ciberlucha feminista una seria amenaza para su actividad, o surropapis (partidarios de los vientres de alquiler), que pretenden eludir una de las pocas leyes que aún se mantienen a favor de los derechos humanos, la que prohíbe comprar bebés a la carta y fomentar una explotación de la mujer a escala mundial. La mayoría de estos grupos suelen organizarse en secreto para trolear desde el inicio y sortear de esta manera la guadaña de las redes sociales cuando alguna publicación va en contra de sus intereses. 

Así lo han referido para Kamchatka algunas de las usuarias con más tirón de los medios sociales, quienes relatan la fatídica experiencia que vienen padeciendo, unas desde un tiempo a esta parte y otras de forma más reciente. La mayoría se mantienen en el anonimato, por razones obvias, pero otras decidieron valientemente revelar su identidad desde el principio.

TOWANDA REBELS

La dupla Towanda Rebels es más que conocida en las redes por su incesante lucha contra toda mercantilización del cuerpo de las mujeres. Se hicieron virales en YouTube a través del video #HolaPutero, donde denunciaban sin tapujos el machismo intrínseco a los compradores de sexo.

Instagram cerró su cuenta por criticar la pornografía a dos días del 8 de marzo, cuando estaban organizando una acción performativa con las seguidoras de la página para acudir a la manifestación vestidas de hombres con carteles que rezaban mensajes del tipo “me pajeo viendo violaciones” “ o “salgo de misa y me voy de putas” entre otros muchos. La red social consideró que esto era ofensivo o pornográfico, cuando contradictoriamente después no censura contenido pornográfico real. 

Cierre cuenta IG Towandacuentas pornográficas IG

 

Posteriormente les devolvieron la página porque escribieron un artículo en el diario Público criticando el cierre y mucha gente se pronunció a su favor. Pero se la restauraron solo en parte, pues les bloquearon el acceso desde sus teléfonos móviles. Es decir, podían iniciar sesión desde cualquier dispositivo a excepción de los suyos. 

towanda diario público

Teresa Lozano, una de sus componentes, confiesa que han estado así hasta hace una semana, cuando “misteriosamente pudimos volver a entrar. Se trata de un castigo en forma de una censura encubierta de más de cinco meses para una página que estaba creciendo muy rápido en los últimos tiempos y que se ha estancado”. Algo parecido les ha ocurrido en Facebook: “Hemos observado que apenas tenemos interacción y la gente nos dice que no ve nuestras publicaciones. Creemos que ya no nos chapan la cuenta porque directamente nos tienen restringido el tráfico. Es una manera de censurar sin que se note porque, ¿a quién reclamas que tus publicaciones de repente sólo tienen 6 me gusta y 2 comentarios? Hay que tener en cuenta que Facebook e Instagram son la misma empresa y que esta última ahora mismo tiene mucho más alcance sobre todo entre el público más joven. Nuestra audiencia nos comentaba que no nos veía, que tenían que entrar en nuestro perfil para ver las actualizaciones y los posts nuevos. En Instagram, pasamos de crecer 1000 seguidores a la semana, a crecer tan solo 2000 desde Marzo”. 

Paralelamente al incidente con Facebook e Instagram, Twitter bloqueó su cuenta: “Supuestamente por suplantación de identidad, pero la realidad es que fue a raíz de un hilo criticando la industria pornográfica. A día de hoy no nos la han devuelto y eso que hemos escrito a Twitter España en incontables ocasiones. Pero conservamos la captura de imagen de la publicación en la que Unga Unga dejaba claro que había tirado nuestra cuenta y que se disponía a tirar la de mi compañera Zúa. Sin embargo, y a pesar de todo esto, Twiter nos condena a nosotras y absuelve a gente que nos insulta y amenaza de muerte, aunque esto no infringe ninguna norma”.

insultos a Towanda

 

ANNA PRATS

La cuenta de Twitter de la periodista Anna Prats (@annaprats) lleva suspendida cinco días. Fue asediada durante una semana por señores que la insultaban en todos los tuits que publicaba: “Son tuits sacados de contexto, pues dos de ellos corresponden a respuestas de tíos insultándome por hacer una encuesta donde preguntaba a las mujeres si iban armadas cuando salían de casa, en alusión a las continuas agresiones a las que nos vemos expuestas a diario”

insultos a Anna Prats Twitter

Prats asegura que esto ocurre así “porque pasan el enlace de mis publicaciones a los hilos de sus foros para que me acosen y denuncien. Reportan tuits con palabras ‘conflictivas’, por discriminación de ‘género’. Por tanto, así es difícil hablar de temas de feminismo, porque si decimos que el patriarcado oprime a las mujeres, esto se considera discurso de odio hacia el colectivo de 'hombres' como 'género', según Twitter. Y ahora es publicar cualquier cosa, que vienen a dejarme un comentario”.

cierre cuenta twitter anna prats

Su cuenta de Facebook e Instagram también fue denunciada por la publicación de unos pantallazos de los tuits por los que la echaban de Twitter: “Apelé y aún así consideraban que infringía las normas. Y me empezaron a denunciar publicaciones antiguas, como las pancartas que llevé en el 8M. Por suerte ahora me acaba de llegar la notificación, después de apelar, de que se habían equivocado. No he querido mirar todo lo que han dicho de mí en foros y Twitter. Me han pasado cosas como esto y ya me basta. Yo denuncié algunas cuentas, pero claro, tantas es imposible, y me la cerraron antes de que hubiera resolución”.

cierre cuenta IG Anna Pratscierre cuenta facebook anna prats

 

SARA LAUPER

Sara Lauper se dio a conocer por su video viral un día en la vida de una hembrista. A partir de ahí empezó  a recibir muchas amenazas de hombres ofendidos, que le replicaron con imágenes de violaciones. Todo ello, por defender, tal como reza en su hashtag de Instagram, su posición ofensiva frente al machismo, a cara descubierta.

Su cuenta de Instagram fue hackeada en mayo. La cuenta existe, pero pero no la puede usar. Le desvincularon el móvil y el e-mail. Desde Facebook le respondieron que no podían hacerse cargo de la cuenta. Se abrió una nueva, pero desde el mes de agosto la han estado amenazando con cerrársela.

cuentas antigua-nueva sara lauper

Las denuncias se han disparado a causa de colgar la imagen de un clítoris el 8 de agosto, día del orgasmo femenino, y por publicar una foto de ella en la que aparece con trenzas rastafaris. De lo primero la acusan de tránsfoba, y de lo segundo de racista. Sara Lauper está convencida de que, aunque se trata de dos temas absolutamente dispares, las denuncias provienen de la misma gente, del colectivo Libfem, que en España es muy amplio y en las redes resulta demasiado complejo, ya que bajo sus usuarios (la mayoría troles) subyacen poderosos lobbies con una serie de intereses entrelazados : "Por ponerme unas trenzas me acusan de apropiación cultural, me tachan de racista desde todas las bandas, pero aún nadie me ha explicado con argumentos por qué lo soy, cuando luego se banaliza el antirracismo real. Quienes me acusan de tránsfoba, igualmente me ponen esa etiqueta sin argumentar nada, porque su objetivo es lincharme públicamente y tirarme la cuenta”.

sara lauper trenzas

La activista recuerda que el día del orgasmo femenino se celebra porque, entre otras cosas, se mutila a personas “por el simple hecho de ser mujeres y resulta que la mayoría son personas negras”: “Si tú me señalas como tránsfoba por eso y además me criticas por apropiación cultural, pero no tienes en cuenta que a tus hermanas racializadas, como ellas dicen, las están amputando por dentro, le estás dando más importancia a unas trencitas que a hablar de acciones fuertes y claras sobre violencia de género o feminismo. Después estas, son las mismas que se centran en rajar de Kim Kardashian por llevar trenzas africanas, pero a su marido Kayne West no lo critican por regalarle gorritas a su amigo Trump. Por otro lado, tampoco he visto que se acuse nunca a algún hombre del absurdo binomio apropiación cultural-racismo por llevar rastas. Pero claro, lo que interesa siempre es poner el foco en la mujer”. 

insultos a sara lauper

 

PLATAFORMA ANTI PATRIARCADO

Plataforma Anti Patriarcado es la página de activismo feminista que cuenta con más personas seguidoras en Facebook España (365.000) y con una mayor difusión. Desde su fundación, en 2012, su espacio ha sido tumbado por la administración de Facebook en más de cinco ocasiones y hasta 20 intentos de cierre, que finalmente lograron salvar tras apelar. 

Una de sus administradoras recuerda que el último bloqueo a la página vino irónicamente motivado por una denuncia masiva basada una antigua publicación que “promovía contenidos pornográficos”, cuando precisamente se estaba defendiendo lo contrario: “Claramente es un artículo que denuncia la industria del porno, pero aunque elimines todas las imágenes susceptibles de infringir la política de Facebook, el grupo interesado en tumbar la página se va a dedicar a trolear la publicación de arriba a abajo para acabar con ella”.

post denuncia porno

Asimismo, las fundadoras de Plataforma Anti Patriarcado aseguran que son víctimas del shadow banning (prohibición fantasma) por parte de Facebook, pues están convencidas de que son los trabajadores internos de la red social quienes a capricho bloquean de forma intermitente el alcance de sus publicaciones para que las seguidoras de la página visualicen en sus feed lo que a ellos les interesa. Según las administradoras de la página, se trata de una forma de censura mucho más sutil y sibilina, pues les mantienen la cuenta abierta, pero con grandes limitaciones de difusión, lo que se traduce en el mayor de los castigos, porque si las informaciones que comparten no llegan a su audiencia, la lucha feminista se ve menoscabada”.

Comparativa

 

PATRULLA FEMINISTA

La página Patrulla Feminista (26.665 personas seguidoras en Facebook) fue derribada masivamente hace un año por denunciar la mutilación genital femenina. En palabras de su administradora, “lo hizo el el lobbie del transactivismo, y luego denunciaron a diario publicaciones de todo tipo. En 24 horas recibimos notificaciones en relación a que retiraban imágenes y vídeos por incumplir la normativa. Publicaron un artículo sobre ello en el diario Público, pero no nos devolvieron la página”. 

Las representantes de Patrulla feminista también reconocen haber sufrido recortes en el alcance de sus publicaciones, que antes tenían mayor cantidad de interacciones y compartidas, y ahora ese flujo es más bajo, aunque en su caso no pueden asegurar que sean víctimas del Shadow Banning: “Tenemos una o dos publicaciones sin actividad y el resto más o menos. Es posible que la nuevas normativas de la red social sancionen bloqueando en notificaciones y feed a las páginas que reciben denuncias, probablemente lo hacen así para que no seas visible obviando una censura explícita".

Además de esto, arremeten contra Facebook y su nueva política publicitaria: “Es bastante rastrero que una supuesta red social obligue a páginas sin ánimo de lucro a invertir en publicidad para beneficiar a las empresas. Pues entonces que digan que son una red comercial”. 

Estadísticas

 

 

STOP VIENTRES DE ALQUILER

Siguiendo esta misma línea, la página Stop Vientres de Alquiler (13.470 personas seguidoras en Facebook) recibió a finales de agosto el mensaje de algunas de sus seguidoras avisando de que no le llegaban sus posts. Efectivamente, hubo algunos que sorprendentemente no alcanzaron ni a 100 personas, cuando normalmente se mueven entre las 1.000 y 2.000 visualizaciones. 

comparativa

 

En la red, la guillotina del patriarcado puede ataviarse de mil atuendos para conseguir su objetivo que no es otro que pulverizar la voz de mujeres que condenan la vulneración de su integridad y la violación de sus derechos. Los usuarios de las redes y los gestores que las administran actualmente forman un triángulo cómplice en pro de la persecución de las cuentas de las feministas que han decidido decir basta y no dejarse vencer por los mecanismos de poder que siguen sometiendo a las mujeres en cualquier parte del mundo. Parece que no lo harán, lo de dejarse vencer.

Suscríbete a nuestra newsletter