Cuatro años de cárcel para Dani Gallardo, detenido en Madrid durante las protestas contra la sentencia del procés

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a cuatro años y seis meses de prisión a Daniel Gallardo, el joven de 23 años detenido en la capital de España, en octubre de 2019, durante las manifestaciones que se produjeron tras conocerse la llamada sentencia del procés contra los líderes del independentismo en Cataluña. De esta forma, Gallardo vuelve a enfrentarse a la amenaza de ingresar en la cárcel, tras haber sido puesto en libertad provisional el pasado mes de noviembre, cuando cumplía un año entre rejas. Además, deberá hacer frente a una indemnización de 2.100 euros a un miembro de la Policía, al que según el tribunal "golpeó en la cabeza súbitamente y de manera violenta" con un palo de madera con "seis clavos que lo atravesaban", aunque en el parte médico del agente solo figura una receta de Ibuprofeno.

La sentencia no ha tenido en cuenta las pruebas y testimonios aportados por la defensa y habla de una "masa violenta" que atacó a la Policía mediante la quema de contenedores y el lanzamiento de adoquines.

Durante el proceso judicial, el joven ha defendido su inocencia y asegura que un grupo de agentes estaban agrediendo a una amiga, condenada también a un año de prisión, y que decidió intervenir para evitar que siguiera recibiendo golpes. El Movimiento Anti-Represivo de Madrid, encargado de la defensa, recalca que Gallardo ni siquiera participó en las protestas, extremo que ha confirmado su amiga, quien asegura que ambos se encontraban tomando unas cervezas en el instante que sucedieron los incidentes. "Empezamos a correr por miedo", relata ella, cuando los antidisturbios comenzaron la carga, pero sufrió un ataque de ansiedad, lo que provocó que uno de los policías lograra alcanzarla hasta derribarla con la porra.

La sentencia dictada por la Audiencia Provincial no es firme y cabe recurso de apelación ante la Sala de lo Civil y de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Suscríbete a nuestra newsletter