Dani Gallardo reafirma su inocencia ante el juez

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Dani Gallardo se ha reafirmado ante al juez. El gaditano de 23 años, detenido el 16 de octubre de 2019 en Madrid, en el marco de las protestas contra la llamada sentencia del procés, ha negado este viernes ante el tribunal que agrediera a los agentes cuando trataba de evitar que su amiga, Elsa Vikki, fuera detenida.

El joven asegura que los agentes estaban agrediendo a su compañera, también imputada, y que decidió intervenir para evitar que siguiera recibiendo golpes. La policía, por contra, mantiene que Gallardo golpeó en el casco de uno de ellos con un palo de madera con clavos oxidados, que supuestamente había extraído de un palé. Las únicas pruebas que sustentan la acusación, además del testimonio del agente, son una foto publicada por el diario El Mundo, que según la defensa, fue deliberadamente filtrada para fabricar la imputación, y un parte de lesiones en el que solo figura un tratamiento con ibuprofeno y que está fechado una hora antes de la detención del acusado.

El Movimiento Anti-Represivo de Madrid, encargado de la defensa, recalca que Gallardo ni siquiera participó en las protestas, extremo que ha conformado Elsa Vikki, quien asegura que ambos se encontraban tomando unas cervezas en el instante que sucedieron los incidentes. "Empezamos a correr por miedo", relata Vikki, cuando los antidisturbios comenzaron la carga, pero ella sufrió un ataque de ansiedad, lo que provocó que uno de los policías lograra alcanzarla hasta derribarla con la porra.

La fiscalía solicita para ella una pena de prisión de 2 años, mientras que para Gallardo la petición ascienda hasta los 6 años de reclusión por desórdenes públicos, atentado contra la autoridad y lesiones graves, además de una multa de 3.534 euros por daños en el mobiliario urbano y una indemnización de 2.100 euros para el agente que fue supuestamente agredido.

Dani Gallardo lleva un año de reclusión en la cárcel de Alcalá Meco, después de que le fueran denegadas las reiteradas peticiones de libertad provisional.

Suscríbete a nuestra newsletter