Documenta Madrid homenajea a Sarah Maldoror y Ruth Beckermann

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Sarah Maldoror y Ruth Beckermann son dos voces femeninas trascendentales en la historia del cine documental, nombres imprescindibles a nivel internacional. Documenta Madrid les rinde homenaje en su 16º festival con dos retrospectivas a través de las cuales se ofrecerá de forma inédita la magna filmografía de ambas autoras, que con su distinguida obra han conseguido aportar una visión única a las realidades sociales de su tiempo, desde una perspectiva feminista y de derechos humanos. 

SARAH MALDOROR

Sarah Maldoror es una de las primeras cineastas del cine africano, pionera en el cine panafricanista desde una aproximación feminista y anticolonial. DocumentaMadrid y el Museo Reina Sofía programan la retrospectiva en colaboración "Sarah Maldoror, poeta y cineasta de la negritud" que por primera vez mostrará gran parte de la obra  de esta cineasta y artista.

La artista, activista y cineasta visitará Madrid, gracias a la colaboración del Institut français de España, con motivo de la 16ª edición del Festival, que se celebrará del 9 al 19 de mayo de 2019. Maldoror presentará el sábado 11 de mayo a las 19.00h. en la sala Azcona de Cineteca Madrid la sesión inaugural del ciclo, con la proyección de dos de sus películas más emblemáticas, Monangambée y Sambizanga. El lunes 13 de mayo en el Auditorio Sabatini del Reina Sofía se celebrará la mesa redonda "Sarah Maldoror, en contexto" con la participación de especialistas en su obra como el artista Mathieu Kleyebe Abonnenc y Olivier Hadouchi, escritor y programador, así como su hija Annouchka de Andrade, colaboradora de Maldoror y directora del Festival Internacional de Cine de Amiens.

Chema González, jefe de Actividades Culturales del Museo Reina Sofía y comisario de la retrospectiva, destaca: "Nos parece esencial dar a conocer en España con la colaboración del Festival DocumentaMadrid la relevancia de Sarah Maldoror, cuya obra responde a la búsqueda de una forma poética para expresar una identidad alternativa y la promesa de sociedad futura que ofrece la nueva cultura negra surgida del anticolonialismo y del panafricanismo durante los años 60".

“Es un verdadero hito para el Festival presentar por primera vez en España una retrospectiva con un amplio y significativo repertorio de su obra - con algunos títulos inéditos hasta ahora -, así como un avance considerable en nuestra política de colaboración con instituciones públicas tan prestigiosas como el Museo Reina Sofía", explica Andrea Guzmán, codirectora del Festival dedicado al cine documental impulsado por el Ayuntamiento de Madrid.

La mujer y el cine en África

Sarah Maldoror nació en 1929 en Francia, en el seno de una familia proveniente de Francia y Guadalupe, archipiélago antillano francés con población de ascendencia africana. La poesía, el jazz y la conciencia política transcurren a lo largo de sus treinta y ocho películas. Su vínculo con la poesía comienza en el momento en que toma su nombre artístico de Los cantos de Maldoror del Conde de Lautréamont, considerado el gran renovador de la poesía francesa del siglo XIX, y con este gesto busca revitalizar el surrealismo desde los postulados de la negritud, movimiento artístico, social y político del cual Maldoror será una de sus grandes intérpretes.

"Pensar en una figura y una trayectoria como la de Maldoror es pensar el cine comprometido, militante, como pilar y base de la lucha política desde el arte; lo que no ha de hacernos olvidar la amplísima y fructífera relación que desde el mundo del cine ha establecido la cineasta con otras disciplinas artísticas que han sobrevolado constantemente su vida y su obra", añade David Varela, codirector de DocumentaMadrid.

Los orígenes de Sarah Maldoror se encuentran en el teatro, cuando a finales de los cincuenta funda y preside Les Griots (los trovadores), primera compañía dramática en Francia integrada exclusivamente por actores africanos y afrocaribeños, quienes crearon con Jean Genet y dirección de Roger Blin la obra Los negros. Esta dimensión teatral, entendida en sus cualidades orales y performativas, será clave en su manera de concebir el cine. Unos años más tarde, Maldoror estudió cine con una beca en el Instituto Estatal de Cinematografía de la Federación Rusa (VGIK), en Moscú. Después de residir brevemente en Marruecos en 1963, trabajó como asistente de dirección en Argelia con Gillo Pontecorvo en la película clásica La batalla de Argel (1966), que se proyectará dentro del ciclo dedicado a Maldoror en el Museo Reina Sofía.

La influencia de esta película se evidencia en su cortometraje debut Monagambée (1968), en el que Maldoror examina las técnicas de tortura utilizadas por los colonialistas portugueses en la guerra de Angola y resultó seleccionada para la Quincena de Realizadores en Cannes (1971) y en el Festival de Berlín. Unos años después dirige su obra fundamental, Sambizanga (1972), que relata la historia de una mujer que busca desesperadamente a su esposo tras ser encarcelado debido a su vinculación al movimiento de liberación africano en Angola.

La obra de Maldoror tiene un firme compromiso político, pero al mismo tiempo se mantiene alejada de la propaganda. Tanto es así que el gobierno revolucionario de Argelia confiscó el que fue su primer largometraje, Des fusils pour Banta (1970), una película encargada por el propio gobierno pero que nunca devolvieron por considerarla demasiado ambigua, y que sigue extraviada a día de hoy. En la retrospectiva que dedican DocumentaMadrid y el Museo Reina Sofía se incluye la película reciente Préface à des fusils pour Banta (2011) del artista Mathieu Kleyebe Abonnec, en la que se reúnen fotografías del rodaje de la película desaparecida y testimonios de la propia cineasta y otros testigos.

Otro tema que ocupa el foco de varias películas es el de las fiestas de carnaval: en Fogo, l'île de feu (1979), Un carnaval dans le Sahel (1979) adopta una mirada antropológica sin paternalismos que retrata la cultura de Cabo Verde; y en A Bissau, le carnaval (1980) reflexiona sobre qué significa la identidad negra a partir de la fiesta del carnaval.

El ciclo dedicado a la cineasta incluye también el film Festival Panafricain d’Alger (1970), dirigido por fotógrafo y cineasta norteamericano William Klein durante una de las mayores manifestaciones culturales de finales de los años 60 en África. La película, en la que Sarah Maldoror participó como ayudante de dirección, puede considerarse un enorme fresco histórico sobre el panafricanismo como pensamiento de la emancipación y concluye con un rotundo mensaje: "La cultura africana será revolucionaria o no será africana".

RUTH BECKERMANN

La autora del documental ganador en Berlinale en 2018, The Waldheim Waltz, ha viajado a Madrid para recibir el homenaje de DocumentaMadrid en la gala de Inauguración del Festival, que tuvo lugar ayer. La totalidad de la obra cinematográfica de la directora y periodista austríaca se mostrará en la retrospectiva "Ruth Beckermann: Estrategias de la mentira política" en el Cine Doré durante el Festival DocumentaMadrid, entre el 9 y el 19 de mayo. 

Beckermann dedica gran parte de su filmografía a la memoria histórica, las luchas sociales y la construcción identitaria en Europa y Medio Oriente, temas a los que se aproxima a través de formatos tan diversos como el ensayo autobiográfico o la road movie. 

David Varela considera que la retrospectiva de Ruth Beckermann supone una oportunidad única para descubrir en nuestro país una de las figuras más destacadas y reconocidas del cine documental contemporáneo: "Su mirada incisiva y poética sobre la realidad y la memoria histórica nos va a permitir recapacitar en profundidad sobre nuestra condición socio-política actual y sobre nuestra contradictoria relación con el pasado.

"Cuando los responsables de DocumentaMadrid nos ofrecieron la posibilidad de una retrospectiva completa de Beckermann nos pareció que la propuesta se ajustaba plenamente a los intereses de programación del Cine Doré. Como sala del archivo fílmico nacional, la memoria y la historia, social y fílmica, son los dos ejes que nos vertebran. Ciclos como este son nuestra razón de ser, forman parte de nuestro ADN", ha declarado Josetxo Cerdán, director de Filmoteca Española.​

Estrategias de la mentira política

Nacida en Viena en 1952, hija de supervivientes del Holocausto, Ruth Beckermann estudió Periodismo e Historia del Arte en Tel Aviv, Nueva York y Viena, donde se doctoró en 1977. Comienza a hacer cine a finales de los setenta con la urgencia de visibilizar las luchas sociales y las huelgas que tenían lugar en Austria en aquellos años. Bajo este enfoque realiza sus primeras tres películas, Arena Squatted (1977), Suddenly, a Strike (1978) y The Steel Hammer Out There on the Grass (1981), todas ellas codirigidas con Josef Aichholzer.

Sin embargo, son las películas sobre la memoria del nazismo, la II Guerra Mundial y el Holocausto las que determinaron su importancia como cineasta. Beckermann sintió desde muy joven la necesidad de reflexionar sobre este tema, y lo plasma en su cine desde varias perspectivas y formatos. En Return to Vienna (1983) nos acerca a la visión particular de un militante político vienés que vivió en primera persona el ascenso del nazismo; en Paper Bridge (1987) pone el foco en su historia familiar y a través de su propia voz en off muestra cómo sus padres y abuelos empiezan a recordar el Holocausto - la abuela cuenta cómo se hizo pasar por muda y se escapaba al bosque para escuchar su propia voz - ; pero también ilustra esa visión más idílica y utópica que se tiene del estado de Israel en Towards Jerusalem(1991), una road movie en la que se enfrentan las expectativas soñadas y la realidad. Quince años después de este viaje, Beckermann volvió a Israel para realizar Zorro's Bar Mitzvah (2006), una radiografía de la adolescencia israelí a través de la celebración religiosa y social más importante del judaísmo, el Bar Mitzvah.

Uno de los títulos más relevantes de su carrera es East of War (1996), en la que interpela a los visitantes de la famosa exposición que se hizo en Viena para confrontar a la sociedad con los crímenes cometidos por el ejército nazi en el Este de Alemania durante la II Guerra Mundial. El desconocimiento, la tensión y las emociones contradictorias se evidencian en las respuestas de ex-soldados, familiares de víctimas o incluso supervivientes de la guerra. Con esta película se gesta de algún modo el último gran éxito de Beckermann a nivel internacional, The Waldheim Waltz (2018), ganadora del Premio al Mejor Documental en Berlinale 2018. Este no es solo un reflejo de la persistencia del fascismo en algunas sociedades europeas actuales, sino una reflexión sobre las mentiras y los "hechos alternativos" presentes en las campañas políticas. El polémico caso de Kurt Waldheim comenzó una ola de recuperación de la memoria histórica en Viena, pero a su vez también provocó la exhibición del antisemitismo sin ningún pudor, algo que se refleja de forma más clara e íntima en Homemad(e) (2001), con declaraciones sobre la victoria del líder de la extrema derecha Jörg Haider.

La poesía, el arte, la verdad y la memoria histórica se funden en una de sus obras más particulares e inclasificables, The Dreamed Ones (2016). Jugando en los límites de la ficción y la realidad, Beckermann reconstruye con dos actores la arriesgada correspondencia entre los poetas Paul Celan e Ingeborg Bachmann, que vivieron una relación tormentosa e imposible desde los tiempos de posguerra.

El cine de Beckermann también hace viajar al espectador constantemente a diferentes lugares para explorar sus modos de vida, costumbres e imaginarios colectivos. En A Fleeting Passage to the Orient (1999), la cineasta austriaca viaja a Egipto para recrear el viaje que hizo la emperatriz bávara Sissi a finales del XIX y constatar que las ciudades siguen sin estar diseñadas para el ocio de las mujeres.

En la reciente American Passages (2011), Beckermann hace una radiografía de Estados Unidos desde Harlem a Las Vegas, desde campus cristianos a padres gays en trámites para adoptar un hijo. Quizá la película más internacional sea Those Who Go, Those Who Stay (2013), en la que se entremezclan testimonios e historias provenientes de París, Viena, Sicilia o Alejandría conectadas por el azar.

Suscríbete a nuestra newsletter