Abdulah Arabi: "Exigimos que España asuma su responsabilidad con el Sáhara"

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Paz. Es la palabra más repetida en el discurso de Abdulah Arabi, Delegado del Frente Polisario para España. Son días complicados para esta especie de oficina consular que ofrece soporte a la extensa diáspora saharaui que reside a este lado del estrecho, y que en los últimos días ha tenido que combinar su actividad habitual con los partes de guerra que llegan desde su país. 

Tras décadas de ocupación ilegal y 29 años esperando a un referéndum de autodeterminación, el Sáhara Occidental vuelve a sufrir una agresión militar por parte de Marruecos. Arabi apela a la responsabilidad de la comunidad internacional para que actúe antes de que se produzca "una masacre" y exige a España que asuma su responsabilidad como potencia administradora del territorio y que no ceda ante "el chantaje" de la monarquía alauí. Advierte del hastío de una población que comienza a ver la guerra como una esperanza, por que la paz, asegura, "ha sido utilizada para perpetuar la ocupación, el saqueo y la violación de los derechos humanos".

¿Cuál es la situación actual?

Estamos en un escenario de guerra después de la ruptura del alto el fuego, debido a la incursión de Marruecos a través de una brecha ilegal en el muro del Sáhara para atacar a civiles que se manifestaban pacíficamente.

Marruecos acusa al Frente Polisario de provocaciones.

Marruecos nunca dice nada bueno del Frente Polisario. En 2001 abrieron una brecha en el muro del Sáhara, lo que supone una violación flagrante de los acuerdos de paz, y así lo ha reconocido Naciones Unidas. En 2016 comenzaron a asfaltarla para convertirla en una carretera a través de la cual seguir saqueando nuestros recursos naturales. Por ahí pasa nuestro fosfato, nuestra arena y nuestra pesca. El Frente Polisario mostró decididamente su disconformidad, pero nos retiramos porque la ONU se comprometió a enviar una delegación para analizar lo que estaba sucediendo. Una delegación que nunca ha llegado porque Marruecos lo impide.

Marruecos habla de intercambio de disparos y el Frente Polisario de un escenario de guerra.

Marruecos ignora que ocupa ilegalmente el territorio del Sáhara Occidental, ignora la autoridad del Frente Polisario como parte del conflicto e ignora las resoluciones de la ONU, así que no nos sorprende que también ignore una guerra. Estamos esperando una reacción de la comunidad internacional, pero parece que necesitan una masacre para actuar.

Estamos esperando una reacción de la comunidad internacional, pero parece que necesitan una masacre para actuar

¿Puede llegar a desencadenarse un escenario de guerra total?

No tengo la menor duda. Nosotros teníamos un respeto escrupuloso por los acuerdos de paz, pero eso ya no existe. Solo pedimos que se cumplan las resoluciones de Naciones Unidas. El pueblo saharaui contempla ahora la guerra con esperanza porque lleva 30 años de larga espera.

¿Mantienen abierto el diálogo con las autoridades marroquíes?

El único diálogo que tenemos con Marruecos es a través de la mediación de la ONU. El Frente Polisario siempre ha acudido cuando se le ha convocado a la mesa de negociaciones.

¿Por qué no se ha celebrado aún el referéndum por la autodeterminación del Sáhara?

El Sáhara Occidental figura en la agenda de las Naciones Unidas desde 1960, o sea, 15 años antes del abandono de España, y desde 1975 se repite cada año la resolución que nos clasifica como un territorio no autónomo pendiente de descolonización, cuya potencia administradora es España. Marruecos utiliza el saqueo y el comercio con los recursos naturales del Sáhara para comprar el silencio de algunos países de la Unión Europea. Llevamos 29 años esperando pacientemente la celebración de un referéndum que la ONU se comprometió a realizar. Hemos demostrado nuestro compromiso con la vía pacífica, pero chocamos con la intransigencia de Marruecos y la complicidad de la comunidad internacional. 

Marruecos utiliza el saqueo y el comercio con los recursos naturales del Sáhara para comprar el silencio de algunos países de la Unión Europea

¿Se sienten abandonados por la ONU?

Totalmente. La misión de la ONU en el Sáhara se llama MINURSO, que significa "Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental". Han convertido una misión cuyo único objetivo es la realización de un referéndum de autodeterminación en una garantía para perpetuar la ocupación y el saqueo de nuestros recursos naturales, a pesar de las sentencias del Tribunal de Justicia de la Unión Europea y de las resoluciones del Consejo General de la ONU. Y también nos sentimos abandonados por esos países que alardean de democracia y de defensa de los derechos humanos, pero que ignoran la situación del pueblo saharaui. 

¿Cuál es la responsabilidad de España?

España tiene una responsabilidad directa, pero se ha autoexcluido del proceso de negociación porque lo único que parece interesarle es garantizar sus intereses económicos. Hemos tenido delegaciones españolas a todos los niveles: alcaldes, concejales, miembros de la sociedad civil, medios de comunicación, que han intentado desplazarse a los territorios ocupados y han sido expulsados por Marruecos. Y la reacción de los gobiernos españoles siempre es el silencio. Exigimos que España no ceda ante el chantaje. 

¿Qué consecuencias ha tenido para el Sáhara los llamados ‘Acuerdos de Madrid’?

Unos acuerdos ilegales que firmaron Marruecos, España y Mauritania en 1975 y que han servido para perpetuar el sufrimiento del pueblo saharaui. España abandonó el territorio y dejó las puertas abiertas a la ocupación, a cambio de la garantía de una seria de recursos naturales que Marruecos utiliza para comprar su silencio, como sucede en una relación de manipulación y chantaje. Ningún país del mundo reconoce la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara, por lo que los acuerdos, que ni siquiera pasaron por las cortes españolas, no tienen validez alguna

¿Esperaban un mayor apoyo del actual gobierno?

En el actual gobierno hay figuras que mostraron en el pasado su compromiso con la causa saharaui, y como organizaciones políticas lo siguen haciendo. Confiamos que el gobierno de España aproveche esta oportunidad para situarse ante la historia y utilice sus buenas relaciones con Marruecos para exigir el cumplimiento del derecho internacional. 

¿Está relacionado el aumento del flujo migratorio hacia Canarias con lo que está sucediendo en el Sáhara?

Está relacionado con el aumento del flujo migratorio y con la disputa territorial por las aguas. Marruecos presiona para que España le reconozca soberanía sobre las aguas del Sáhara. Esto demuestra que no es un socio de fiar. Si España quiere apostar por relaciones sólidas a largo plazo, por la buena vecindad y por el entendimiento, tiene que apoyar la creación de un estado saharaui independiente. 

¿Y el tema de la seguridad?

Es otro elemento más del chantaje. Marruecos se erige en garante de la seguridad, pero en gran parte de las acciones terroristas que se han perpetrado en Europa hay presencia marroquí. 

Exigimos que España no ceda ante el chantaje de Marruecos

¿El Frente Polisario sigue confiando en la solución pacífica?

Por supuesto, nosotros somos un pueblo que llevamos 29 años esperando para que la vía pacífica sea la solución definitiva. Hemos hecho todo lo posible para evitar la guerra, porque somos un pueblo que ama la paz, pero que nadie se equivoque, estamos decididos a luchar hasta conseguir nuestros objetivos.

¿Es difícil gestionar la frustración de los jóvenes?

Hemos tenido que gestionar la impaciencia de los jóvenes, que incluso nos han dicho que nuestro discurso juega en favor de la ocupación. Nuestra juventud no conoce nada más allá de los campamentos de refugiados, no ven perspectivas de futuro y están decididos a ir a la guerra. Esta es la consecuencia de que la comunidad internacional haya utilizado la vía pacífica para perpetuar la ocupación y el saqueo.  

¿Cómo se encuentra la población civil del Sáhara?

Tenemos una parte ocupada ilegalmente por Marruecos, donde llevamos 45 años sufriendo todo tipo de violaciones de los derechos humanos, y otra parte que sobrevive en los campos de refugiados con la ayuda internacional. Están expectantes y preocupados ante lo que pueda suceder. 

¿Cómo es el día a día en un campamento de refugiados?

Muy difícil. Tenemos la estructura propia de un estado en el exilio: parlamento, gobierno, ministerios y organizaciones sociales, y los refugiados participan de ellas.

¿Tiene el pueblo saharaui lazos de fraternidad con España?

Muchos y muy sólidos. Mantenemos el español como segunda lengua en las escuelas. Hay una gran comunidad saharaui en España y nuestros hijos pasan los veranos allí. Se ha creado una relación sentimental muy fuerte entre ambos pueblos, que lastimosamente no se ve reflejada en la actitud de las autoridades españolas. 

¿Qué edad tiene?

54 años.

¿Cree que vivirá para ver una República Saharaui independiente? 

Es mi deseo, pero también he perdido compañeros que compartían ese deseo. Es una lucha generacional. De nuestros abuelos, de nuestros padres y de nuestros hijos. No es una cuestión personal, sino de supervivencia para todo un pueblo. Es el único campamento de refugiados en el mundo donde la gente se va y vuelve. Eso demuestra el compromiso del pueblo con la causa. 

Suscríbete a nuestra newsletter