Guadalupe Arensburg: "Las mujeres africanas han logrado abrirse camino en una industria dominada por los hombres"

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Hoy se clausura la séptima edición de la muestra de directoras africanas Ellas son Cine, que surgió de la mano de la Fundación Mujeres por África, y en particular de su presidenta, María Teresa Fernández de la Vega. Es una manera de entender la importancia de la cultura y el cine como herramientas eficaces para dar a conocer las realidades del continente africano y sus mujeres. 

Guadalupe Arensburg, comisaria y programadora del ciclo, es una de las expertas más reconocidas en cine africano de España. Hablamos con ella sobre la muestra y el papel de la mujer africana en la industria cinematográfica.

¿Qué objetivos persigue la muestra 'Ellas son Cine'?

Nos mueve el convencimiento de que estas cinematografías, tan alejadas de los circuitos comerciales, y tan difíciles de ver más allá de los festivales especializados, puedan llegar al público de Madrid. Igualmente intentamos que las películas se vean en otros sitios de España a través del fondo fílmico que hemos ido creando durante estos siete años, y que ponemos a disposición de instituciones y festivales interesados.

Las mujeres no solo utilizan el cine para abordar cuestiones sociales o políticas de dramática actualidad, sino también para imprimir poéticas y mostrar un lenguaje cinematográfico personal y original cada vez más instaurado

Háblanos del papel de la mujer cineasta en África

En la historia del cine africano, la presencia de las mujeres ha constituido un marcado signo de identidad, de resistencia, de reivindicación de sus derechos a partir de la urgencia por expresar su propio pensamiento, por romper con los clichés y estereotipos con los que las mujeres africanas son representadas no solo en el cine sino también en la sociedad, y además en el contexto de sociedades muy dominadas por el poder y la mirada del hombre. Pero lo que es muy interesante es que las mujeres no solo utilizan el cine para abordar cuestiones sociales o políticas de dramática actualidad, sino también para imprimir poéticas y mostrar un lenguaje cinematográfico personal y original cada vez más instaurado, a través del que estas cineastas arrojan luz sobre sus historias.

¿Cómo se representa a la mujer en el cine africano?

Hay un gran deseo de mostrar una imagen diferente de la mujer, llevando a la pantalla personajes femeninos inclasificables, fuertes y vitales, pero también llenas de incertidumbres y contradicciones, que evolucionan en diversos contextos sociales con una multiplicidad de tonos, situaciones y conflictos. El objetivo sería trascender el símbolo y mostrar a la mujer subjetiva y plural, a la mujer real. Y esto además es una manera de reivindicar la diversidad y del continente africano, de sus variados sistemas sociales, culturales, políticos y económicos. 

¿Qué nos puedes decir de las directoras jóvenes y su porvenir?
 
Las directoras africanas se ponen tras la cámara para responder a un deseo de crear imágenes que las representen y en las que reconocerse. Por eso es muy importante ver que la muestra de este año está conformada por directoras que han nacido en los años 80, es decir, que no llegan a los 40 años, y la más joven tiene 26 años.  Es el reflejo de que hay muchas más mujeres que han logrado acceder a la realización de películas y que cada vez lo hacen a una edad más temprana. Las mujeres africanas han logrado abrirse camino en una industria dominada por los hombres, tanto en lo narrativo como en los medios de producción, y están cada día más presentes en los festivales de cine internacionales. Con esta presencia en el sector audiovisual, las directoras del continente africano dejan su impronta a ambos lados de la cámara, a pesar de los obstáculos que todavía tienen que sortear. 

Las mujeres africanas asumen la batalla de expresarse a través de la dirección, la actuación o la producción de películas, con un distintivo común: su necesidad de hacer visible la condición femenina

Si ya es duro ser mujer en África, convertirse en cineasta no debe ser nada fácil

En palabras de la periodista y crítica de cine burkinabesa Claire Diao: "Las mujeres pueden convencer a sus maridos y a sus padres de la importancia de sus trabajos como cineastas o actrices, pero siempre tendrán que luchar contra los prejuicios del resto de la familia, del barrio, el pueblo, la ciudad o incluso el país". Las mujeres africanas asumen la batalla de expresarse a través de la dirección, la actuación o la producción de películas, con un distintivo común: su necesidad de hacer visible la condición femenina.

¿Cómo es el cine africano actual?

Hoy en día las películas se dirigen hacia el individuo, y lo hacen desde las emociones, desde el interior del ser humano. Un cine que pasa de centrarse en el contexto exterior y su problemática social a entrar más en las personas y su manera de concebir el mundo. Un cine cercano y sincero, con relatos y personajes cargados de incertidumbres y contradicciones, en los que la condición de la mujer se manifiesta en sus dimensiones más universales. 

¿Qué buscas como programadora?

Yo llevo muchos años, en mi calidad de programadora y comisaria, intentando descifrar algunas claves de qué es lo que convierte a una película en una buena película. Creo que lo que genera la alquimia es que sean proyectos innovadores a nivel estético como narrativo, historias que junto con sus temáticas tengan un impacto gráfico en la audiencia y que sean capaces de llegar a cualquier espectador en cualquier parte del mundo por expresar temáticas universales y profundas. Porque si las historias son miradas sobre el mundo, lo que nosotros como programadores, pero también como espectadores buscamos, es que estas miradas sean originales y auténticas, peculiares, que haya un autor detrás que mira el mundo desde un lugar único y singular con el que nos veamos reflejados. Buscamos historias que, como todas las cosas importantes que nos ocurren, dejen una huella en nosotros, en nuestra memoria.

¿Qué temáticas encontramos en esta edición?

Historias de mujeres dispuestas a enfrentarse a la sociedad que las oprime para reivindicar el derecho a elegir su propio destino, de mujeres decididas a renunciar a sus ideales para sacar adelante a su familia, de mujeres que conectan con sus deseos y se rebelan a un destino impuesto, pero también de mujeres que no logran escapar a las imposiciones de una sociedad de tradiciones ancladas en el pasado que las discrimina. Sumergirnos en los universos que nos plantean estas directoras, comprometidas con su cine, su cultura y su género, nos permite descubrir una visión más profunda y rica del continente africano.

Suscríbete a nuestra newsletter