Nerea Blanco: "La filosofía me ha ayudado a encontrar la calma"

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

"Estoy de esa pregunta hasta las narices". La entrevista con Nerea Blanco no parece comenzar demasiado bien, pero pronto se endereza, porque esta madrileña de 33 años ha conseguido impregnar de vitalidad y cercanía todo lo que hace. En 2014 inició el proyecto ‘Filosofers‘, con el que pretende demostrar que la filosofía "puede ser amena". Acumula miles de seguidores en las redes sociales, el canal de transmisión a través del cual ha logrado acercar a los jóvenes y a los no tan jóvenes, una serie de conceptos que muchos creían reservados a las élites intelectuales.

Seguidora de Nietzsche, de Ortega y de María Zambrano, tiene cierto temor a acabar tan mal como algunos de los grandes sabios de la historia, pero reconoce que ser filósofa o estrella del rock "es un riesgo cojonudo".

Comienzo con una pregunta tópica, ¿para qué sirve la filosofía? 

Estoy de esa pregunta hasta las narices. El para qué es una pregunta que nos hacemos porque vivimos en base al utilitarismo, pero nadie se cuestiona para qué sirve tomarse un café con los amigos, o ver un cuadro o una película. Porque mola, punto. Además, la filosofía es algo que nos hace humanos, que nos pertenece.

¿Qué edad tenías cuando empezaste a interesarte por la filosofía?

Diría que a los 10 años, gracias a la música y a las letras de las canciones. Pero el friquismo llegó en segundo de bachillerato, cuando conocí a Nietzsche.

Estudiaste filosofía a pesar de no tener muchas salidas laborales.

Empecé comunicación audiovisual, pero no me convencía. Le pregunté a mis padres qué debería hacer, si un modulo de imagen y sonido o filosofía, y ellos me animaron a estudiar la carrera. Tengo los padres más raros del universo, ¡viva!

Por tanto, ¿recomendarías a los jóvenes estudiar filosofía?

Sí, porque te ayuda a aprender y a organizar las ideas. Tiene una perspectiva diferente, pero aconsejo combinarla con otra carrera más práctica. 

¿Has conseguido vivir de la filosofía?

Sobrevivo, de mala manera y con ayudas de trabajos precarios de vez en cuando, pero básicamente me dedico a 'Filosofers'. 

¿Y crees que es sostenible a largo plazo?

Confío en ello, porque he puesto huevos en muchas cestas: la tienda, las charlas, el libro, las conferencias. Espero mantener el proyecto lo máximo posible.

Siempre que atravieso por un momento complicado busco soluciones en los sabios

¿Te está ayudando la reflexión filosófica en estos tiempos de pandemia?

Siempre que atravieso por un momento complicado busco soluciones en los sabios, los que yo llamo mis amigos muertos. He tirado de Kant, de Nietzsche, de Aristóteles, de los estoicos… Me han ayudado a encontrar la calma.

¿Qué te parece la decisión de no recuperar ética como asignatura en 4º de ESO?

Es un grave error, y más ahora, cuando nos hemos dado cuenta de lo importante que es la concienciación en los cuidados y la necesidad de hacer comunidad. Quieren suplir la ética con una materia de valores éticos, pero no es lo mismo. La ética te enseña todas las opciones, mientras que los valores éticos te dicen cuál debes elegir. 

¿La filosofía puede ayudar al desarrollo de un adolescente?

Sí, lo que sucede es que cuando pensamos en filosofía automáticamente lo asociamos con personas sesudas, aburridas y mayoritariamente hombres. Cuando los adolescentes quieren huir de sus padres se refugian en películas o en series. Yo les animo a hacerlo también en la filosofía.

Has acercado la filosofía a la gente utilizando un lenguaje más accesible, pero yo lo recuerdo como una asignatura muy densa.

Yo lo hago de una manera más amena porque creo que es una fórmula eficaz, pero no todo en la vida puede ser divertido y hay momentos en los que te tengo que contar qué decía Aristóteles. El problema es que la filosofía no llega a los jóvenes hasta los 16 años. Hasta entonces no trabajan el pensamiento abstracto y cuando se lo encuentran se produce un rechazo. 

¿La filosofía nos enseña a pensar o nos cuenta lo que pensaron otros? 

En Ética se trabaja el pensamiento crítico y se enseña a los alumnos a hacerse preguntas. En Historia de la Filosofía se centran en las opiniones de los sabios para saber cómo ha evolucionado el pensamiento a lo largo de la historia.

¿Filosofía y religión son incompatibles?

Entiendo que haya quien así lo crea. Santo Tomás decía que si tenemos fe y razón no hay que enfrentarlas. Pero es cierto que la filosofía te enseña a pensar y la religión es dogmática. 

La filosofía te enseña a pensar y la religión es dogmática

Cuando yo era un adolescente la ética la escogíamos quienes no queríamos hacer religión. 

Mucha gente escogía religión porque era la opción más fácil y sacaban buenas notas. En ética te hacían pensar.

¿Eres partidaria de una educación laica?

Si, la religión es algo propio de cada uno y no debería formar parte de la vida pública.

¿Está en peligro el pensamiento crítico?

Bueno, hay una cierta tendencia hacia la negatividad. Si escoges un ensayo filosófico al azar, de cualquier época, siempre hablan de la inminente llegada de la decadencia. Ese tipo de análisis provoca que la gente nos mire con recelo. El pensamiento crítico está siempre latente y se ha visto durante la pandemia. Mucha gente ha alzado la voz en defensa de la ciencia y contra el negacionismo.

¿Crees que a los políticos no les interesa la filosofía porque temen a una ciudadanía ilustrada? 

Es una sospecha habitual. Pinta mal que quieran dejar a los alumnos sin una asignatura que les invita a pensar. 

¿Puede ser la filosofía un escudo de defensa contra los discursos populistas?

El pensamiento crítico y la filosofía nos permiten mirar mas allá. Siempre pienso en Ortega y su idea del naufragio. La cultura son tablas de salvación; cuantas más tengas, más posibilidades de salvarte.

¿En qué te ha ayudado a ti la filosofía? 

La filosofía siempre me acompaña, para cuando no quiero salir de la cama o no quiero trabajar o me duele el cuerpo. Tuve una temporada con muchos problemas de salud. Le pregunté Nietzsche y me ayudó a encontrar una salida.

Eres muy de Nietzsche, el filósofo mainstream.

Porque es el filósofo anti filósofo, porque la mayoría de los autores están con el rollo de todo es una mierda. Nietzsche no escribe tostones… quiero decir, no escribe ensayos al uso. 

¿Y eso de que fue el autor intelectual del nazismo?

Error, error, error. Es cierto que era un poco elitista y no demasiado partidario de la democracia, porque en su época la gente solo salía a beber y a emborracharse, y Nietzsche deducía que no estaban capacitados para el voto. La cuestión del nazismo surge porque su hermana trastocó sus textos. 

Pero la idea del superhombre…

Para el nazismo, el superhombre es una cuestión de raza. Para Nietzsche tiene que ver con la razón, la capacidad de pensar y de tener voluntad. 

Háblame de tu libro ('Filosofía entre líneas')

Quiero demostrar que la filosofía puede ser amena. Es un libro para gente profana, pero también para los que ya tienen una experiencia en esta materia. No es un ensayo, no es una novela, no es un relato. Es una mezcla de todo con mi vida y mis experiencias.

¿Y eso de mezclar filosofía y rock?

La música ha sido un regalo en mi vida. Y en mi cabeza la música y la filosofía son conceptos que van unidos. La literatura, la música y la filosofía son maneras de intentar explicar el mundo.

Muchos filósofos no acabaron demasiado bien. ¿Es algo que te preocupa?

Me da un poco de miedo. Suelen acabar solos y chiflados, pero también le puede pasar a un músico. Creo que ser filósofo o estrella del rock son riesgos cojonudos. La filosofía tiene algo de adictivo y hay que saber tomarla en dosis correctas.

Tú eres de Nietzsche y yo de Schopenhauer, ¿qué dice eso de mí?

Que eres gruñón y no demasiado optimista, pero albergas cierta esperanza porque Schopenhauer, a pesar de creer que nada tenía sentido, nunca paró de escribir. 

Los kantianos suelen ser personas aburridas, porque tienen ideas muy firmes e inamovibles

Tengo una amiga kantiana.

Los kantianos suelen ser personas aburridas, porque tienen ideas muy firmes e inamovibles. No dan juego en una conversación.

Háblame de alguna filósofa.

María Zambrano. La tengo ahora como fetiche, me gusta cómo escribe y me fascina su vida. Le encantaban los gatos, como a mí, y era seguidora de Nietzsche y Ortega. Una mujer muy vitalista y comprometida. 'Persona y democracia' es un libro que recomiendo a todo el mundo.

¿Y de Simone de Beauvoir?

Me abrió los ojos y me enseñó que ser mujer significa algo. Tiene una frase muy conocida, que la sacan de contexto para utilizarla según les parezca, pero quien lea su obra entenderá su discurso.

Recomiéndanos a un autor o autora.

Yo misma. Y Eduardo Infante. Y el libro 'A tres versos del final', de David Sánchez Usanos.

¿Con qué personaje histórico te gustaría hablar sobre filosofía?

Ahora mismo con María Zambrano, para que me contase lo que yo todavía no he vivido. 

Suscríbete a nuestra newsletter