Patrisse Cullors: "Arrodillarse y marchar con los manifestantes no cambia la estructura, que continúa violando los derechos de los negros"

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Mientras miles de personas en Los Ángeles continúan protestando contra la brutalidad policial y enfrentan arrestos masivos, crecen las llamadas para el despido del jefe de policía de Los Ángeles, Michel Moore, quien dijo el lunes que los saqueadores fueron tan responsables de la muerte de George Floyd como los policías que lo mataron, aunque poco después se disculpara por sus palabras. El alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, declaró que la responsabilidad de la muerte de George Floyd recae únicamente en los agentes de policía involucrados; no obstante, ha sido criticado por aumentar los fondos para el Departamento de Policía de Los Ángeles.

La comunidad ha exigido al Ayuntamiento que promulgue un Presupuesto que reduzca el dinero para la policía e invierta en servicios para la comunidad. Hablamos con Patrisse Cullors, cofundadora de Black Lives Matter y Reform LA Jails. Es coautora del libro "When They Call You a Terrorist: A Black Lives Matter Memoir".

¿Puedes hablarnos sobre la muerte de George Floyd, las protestas masivas contra la brutalidad policial y la respuesta policial?

Quiero comenzar con mi más sentido pésame a la familia de George Floyd y la comunidad de Minneapolis. Una vez más, vemos la devastación y el impacto del asesinato y la tortura de las comunidades negras. Creo que no hemos visto protestas tan masivas en años, por varias razones. Primero, hemos tenido que vivir bajo cuatro años de un régimen de Trump que ha devastado por completo a las comunidades financiera, espiritual y emocionalmente. Y segundo, Hemos lidiado durante años con la violencia, la brutalidad y el terror policial, sin responsabilidad alguna. Esta generación está cansada. Suficiente es suficiente

Hemos creado un sistema que se preocupa demasiado por la aplicación de la ley y prioriza su dinero, su presupuesto, sus necesidades sobre todo lo demás

Recientemente viste algunas imágenes del levantamiento de Rodney King en 1992. ¿Qué fue lo que más te sorprendió de esos eventos?

Bueno, creo que hay dos cosas que suceden en nuestra ciudad en este momento, en Los Ángeles. Una es una protesta masiva en solidaridad con Minneapolis, pero también por lo que está sucediendo en nuestra propia ciudad. Ha habido 601 muertes desde 2012, involucradas específicamente con policías que mataron a civiles. Y hemos tenido un fiscal de distrito aquí en L.A, Jackie Lacey, quien no ha procesado a un solo oficial y ha sido en gran parte responsable de la comunidad. Y, el 54% del presupuesto de la ciudad de Los Ángeles es en realidad el presupuesto del Departamento de Policía de los Ángeles. Y la comunidad ha superado las falsas promesas. Ya no tenemos que tratar con funcionarios electos que, en lugar de escuchar el dolor y la pena de los negros, envían a la Guardia Nacional y crean más estragos en nuestras comunidades.

¿Puedes hablar sobre el presupuesto que acaba de ser presentado, y lo que están exigiendo, dónde cree que debe gastarse el dinero en este momento, y también hacia dónde considera que se dirigen estas protestas?

Nuestro grupo local, Black Lives Matter Los Angeles, dirigido por Melina Abdullah, realmente ha sido el que se ha centrado específicamente en el presupuesto de la ciudad. Durante años, hemos visto la presentación de un presupuesto y siempre se ha priorizado el dinero del Departamento de Policía sobre todo lo demás, por encima de todos los servicios sociales que nuestras comunidades necesitan. Entonces, lo que estamos pidiendo es una reducción del presupuesto que se asigna al Departamento de Policía. No creemos que necesiten tanto dinero. Realmente, la demanda nacional, como verán, es un desembolso de la aplicación de la ley. Minneapolis lo está pidiendo. Los Ángeles lo está pidiendo. Chicago lo está pidiendo. DC lo está pidiendo. Hemos creado un sistema que se preocupa demasiado por la aplicación de la ley y prioriza su dinero, su presupuesto, sus necesidades sobre todo lo demás. Ahora es el momento para redirigir los recursos a nuestras comunidades.

Estamos viendo movimientos cada vez más agresivos por parte de la policía, ya sea en Nueva York o en Louisville o en otras ciudades, contra la paz de los manifestantes. ¿Crees que la policía de todo el país, muchos de ellos, se han envalentonado por el lenguaje y el comportamiento del presidente Trump durante estos últimos cuatro años y que sienten que tienen básicamente el respaldo de la Casa Blanca?

Absolutamente. Quiero decir, conocemos la historia de Trump. Sabemos cómo ha impactado solo por la forma en que se comunica, cómo usa los medios de comunicación para avivar el miedo en las comunidades blancas y ricas. Se ha alineado históricamente con la policía, siendo la ley y el orden. Ayer salió en las noticias diciéndole a la gente que enviará a los militares a las ciudades. Este es un hombre que alentaría a las personas a ser golpeadas, a los manifestantes que entrarían en sus mítines cuando se postulara para presidente. Este es el hombre que le dijo a la policía en una gran conferencia policial que deberían golpear a las personas. Y sabemos que está totalmente de acuerdo con que las fuerzas del orden público aterroricen y utilizen tácticas agresivas como balas de goma o gases lacrimógenos.

¿Ejercen mucha más fuerza autoritaria en sus ciudades locales?

El sábado, durante nuestra protesta que lanzamos, Black Lives Matter Los Angeles, junto con Build Power, durante dos horas, estuvo lleno de pasión, amor y marchamos juntos. El minuto en que la marcha se volvió violenta es cuando apareció la policía. Comenzaron a disparar contra la multitud con balas de goma. Comenzaron a golpear a la gente. Fue inquietante y aterrador. Y era tan obvio que ahora se sienten envalentonados.

¿Qué piensas acerca de las muestras solidarias de los agentes de policía con los manifestantes que estamos viendo en estos días?

Es como una relación abusiva realmente aterradora. Es cuando estás en una relación abusiva, y tu pareja te enciende y te dice que "todo lo que sientes no es cierto, y mira lo que estoy haciendo por ti". No es un comportamiento aceptable, sinceramente. O vas a ser solidario con la comunidad y dejarás de brutalizarnos, o continuarás haciendo lo que has estado haciendo como de costumbre. Pero no hay medio paso. Arrodillarse y marchar con los manifestantes no cambia la estructura, no cambia nuestro sistema, en el que vivimos, que continúa violando los derechos de los negros y matando a los negros. Eso es lo que ha hecho la policía durante años. Y lo que pienso sobre estos nuevos actos de solidaridad es que no sientan bien entre muchos de nosotros.

Quería preguntarte sobre la película 'Bedlam', que se centró en ti y tu hermano Monte. Todas estas protestas masivas están teniendo lugar en medio de la pandemia. Podrían impactar a las comunidades negras, latinas y nativas americanas. ¿Qué ha pasado con su hermano Monte, que vive con un trastorno esquizoafectivo desde que era un adolescente, en medio de todo esto?

Bueno, tuvimos la suerte de sacar a Monte de las calles el otoño pasado. Y estuvo hospitalizado durante bastante tiempo, ya que recibí la tutela de él. Y terminó yendo a un centro de salud mental, así que ahí es donde está ahora. En centro no ha experimentado un brote de COVID -19, aunque ha habido algunos pacientes contagiados. Le está yendo bien en este momento y está a salvo. Y eso me parece muy importante, especialmente teniendo en cuenta lo que está sucediendo en este momento.

En los informes que han salido sobre las protestas, saqueos y el vandalismo que se desató, se revela que también están ocurriendo en los suburbios, lejanos a las ciudades, como Aurora, Cicero y otros. ¿Te preocupa que pueda haber algunos intentos deliberados de provocar violencia y una mayor animosidad entre algunos sectores de la comunidad estadounidense?

Absolutamente. Sabemos que hay tres grupos de personas que están en la calle. Hay manifestantes, aquellos de nosotros que estamos luchando contra la brutalidad policial y el terror policial. Hay supremacistas blancos, aquellos que están explotando el dolor negro en este momento y realmente están tratando de socavar nuestras protestas. Y luego está la policía, que a veces actúa como manifestantes, de manera encubierta, y también agentes uniformados, que han creado una gran cantidad de angustia, estragos y confusión en las protestas. Tenemos que tener cuidado cuando estamos protestando, tanto con COVID -19 como también porque hay momentos en los que hay agentes provocadores y personas diferentes con una agenda diferente a la que tiene nuestro movimiento.

Suscríbete a nuestra newsletter