Ruben Sánchez: "Endesa ha sido el paradigma de cómo cometer un expolio sin que sea ilegal"

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Estamos ante las elecciones en las que probablemente más nos estemos jugando como sociedad. FACUA puede cumplir un papel informativo muy importante y nos gustaría saber qué opinas de los principales partidos que aspiran a formar gobierno. ¿Qué propuestas de sus programas destacas, que vayan a afectar, positiva o negativamente, a las y los consumidores?

Venimos de muchas legislaturas en las que la protección al consumidor no es algo que se destaque en los programas de los partidos, porque llevamos décadas sin que existan los conceptos de protección al consumidor, de lucha contra el fraude o de control del mercado. Los partidos tradicionales, PSOE y PP, no han hecho grandes esfuerzos por incorporar detalles en esta materia, excepto en el tema de la factura de la luz ya que los medios de comunicación están hablando sobre ella. En el caso de Ciudadanos, tampoco vemos elementos destacables sobre protección al consumidor. En cuanto a Vox, nada. 

Y en el caso de Unidas Podemos sí han incorporado cuestiones novedosas,  como el derecho de resarcimiento, que viene de una petición de FACUA. Esto es que, si una empresa te cobra de más por error, además de devolverte lo que es tuyo, ahora también te resarza del perjuicio que te ha causado mediante una compensación económica. La legislación de consumo andaluza, por ejemplo, ya hablaba de ese derecho pero nunca ha especificado cómo llevarlo a cabo, con lo cual se quedaba en nada. Raro es el consumidor que a lo largo del año no ha sufrido ninguna irregularidad en una factura o en la prestación de un servicio, así que nosotros trasladamos esta petición a todos los partidos y solo Unidas Podemos lo incorporó. 

Pedimos dotar al Gobierno central del poder de sancionar a las empresas que cometan fraude, ya que ahora mismo solo lo pueden hacer las Comunidades Autónomas y es un caos

Otra petición nuestra es dotar al Gobierno central del poder de sancionar a las empresas que cometan fraude, ya que ahora mismo solo lo pueden hacer las Comunidades Autónomas, cosa que es un caos porque casi ninguna interviene y, cuando lo hace, es con una cantidad absolutamente ridícula. En estas elecciones, Unidas Podemos habla en su programa de estas sanciones, al igual que propone poner topes a los precios de los alquileres, que ninguno de los otros partidos lo hace sino que lanzan mensajes falaces sobre fomentar la competencia. Por eso, aunque no incorpore 50 medidas, sí que el programa de Unidas Podemos es el que lleva cuestiones interesantes, algunas de las cuales son fruto de reivindicaciones nuestras.

Hablando de Unidas Podemos, precisamente, también llevan en su programa propuestas en materia feminista. ¿Cómo es caminar hacia un futuro feminista desde el punto de vista de los derechos de los y las consumidoras?

Este tema nos parece interesante para que las administraciones puedan investigar el fraude sobre la tasa rosa: vender más caro a una mujer un producto que es idéntico al de un hombre y solo cambia, por ejemplo, el color. El año pasado denunciamos a varias grandes superficies por el famoso tema de las cuchillas de afeitar para mujeres y para hombres. Uno y otro producto no tenían ninguna otra variación que no fuera el color. Abrimos fuego para ponérselo en bandeja a las autoridades autonómicas de consumo, para que empezaran por ahí y luego valoraran si querían desarrollar investigaciones sobre más productos. Pero no han hecho nada ni han aprovechado el análisis jurídico que les hicimos, con el que sosteníamos que es publicidad engañosa la venta más cara de un producto solo por el hecho de venir etiquetado como "mujer" o "woman", o como "hombre" o "man". Les están diciendo qué producto es para cada uno, y eso, aunque parezca absurdo, es una forma de cometer un fraude, en el caso de que ambos productos sean iguales y haya uno que se venda al doble o al triple de precio. En otras ocasiones no es así y se hacen productos para nichos, y ahí "es el mercado, amigos". Pero en el caso del que hemos hablado sí es un engaño.

El mismo partido promete también una bajada del IVA de calefacción, gas y electricidad de los consumidores vulnerables. ¿Qué dicen los demás partidos respecto a este tema?

Irónicamente, el PP plantea la eliminación del impuesto a la generación, que nos parecería una propuesta interesante y la aplaudiríamos si no fuera porque el impuesto a la generación lo trajo el Gobierno de Mariano Rajoy. En el caso de Ciudadanos hablan de la reducción del impuesto sobre la electricidad, pero cometieron el error en 2017 de proponer en el Congreso la eliminación del impuesto, y no se puede porque ese impuesto es un imperativo de Bruselas. Otra cosa es que se convierta en un impuesto muy reducido. Valoramos la propuesta aunque no nos parece una panacea. Hace años planteamos que el IVA fuera del 4%, y Unidas Podemos y otras formaciones políticas (entre ellas no están ni PP, ni PSOE ni Ciudadanos) se comprometieron a reivindicarlo. 

Para FACUA se debería considerar vulnerable a cualquier consumidor doméstico, siempre que la potencia contratada no supere los 10kW y se puedan establecer topes de consumo. Hoy en día el impuesto está en el 27%: la combinación del IVA al 21 más el impuesto especial a la electricidad. Nos parece un disparate que casi un tercio de la factura se vaya en impuestos. Así que una vía sería mantener el impuesto de la electricidad como está y reducir el IVA al 4. Otra vía, reducir el IVA al 10, y el especial de la electricidad reducirlo al 1, 2 o 3%. Tiene que haber más propuestas en materia energética. En el caso de Ciudadanos hablan de fomentar la competencia pero eso nos parece un discurso muy manido ya que las empresas que dominan el mercado de estos sectores no quieren competir. Con el Gobierno de Rajoy, el precio de la potencia contratada aumentó un 100%, fue una subida absolutamente descomunal y está claro que hay que bajarlo. La fórmula que propone Unidas Podemos (que ese precio nunca exceda el 25% de la factura) nos parece interesante.

Siguiendo con los suministros básicos, queremos hablar de Endesa, una energética que se privatizó por completo bajo el gobierno de Aznar, tras la anterior venta de su 25% por parte de Felipe González. ¿Podrías hablarnos de los beneficios que conllevaría cambiar lo que ellos hicieron y devolver a Endesa su carácter público?

La situación de Endesa ha sido el paradigma de cómo cometer un expolio sin que sea ilegal. Se favoreció la privatización primero y venta después a la energética italiana Enel por parte de Solbes, que luego pasó a trabajar para Enel: todo un caso de puerta giratoria y pago por servicio prestado. Endesa es una empresa con beneficios milmillonarios que podrían estar siendo para todos los españoles, y en cambio están yendo, en buena parte, al Gobierno italiano. En segundo lugar, durante toda esta etapa que ha estado en manos de Enel, Endesa se ha estado vendiendo a trozos porque Enel se ha ido deshaciendo de fragmentos de Endesa, lucrándose con ella de forma realmente brutal, algo que ha hecho que haya amortizado lo que pagó por ella y que Endesa ya no sea la compañía atractiva que era antes, porque se la ha estado privando de activos.

La situación de Endesa ha sido el paradigma de cómo cometer un expolio sin que sea ilegal

Enel acabará posiblemente vendiéndola y ese ha sido el resultado de las políticas que favorecen privatizar tesoros, como ha ocurrido con muchísimas empresas públicas españolas. Ahora mismo no vemos la posibilidad de que un futuro gobierno nacionalice Endesa, aunque el único partido que se acerca es Unidas Podemos, que habla de crear una eléctrica pública. Nosotros no nos llevaríamos las manos a la cabeza si se hablara de nacionalizar una eléctrica, porque hoy tenemos un oligopolio con Endesa y Naturgy que especula como quiere con las tarifas inflando la factura de los españoles.

¿Y con una banca pública? ¿Cómo se vería beneficiada la sociedad?

En su momento tuvimos cajas de ahorros, muy mal gestionadas por unos políticos que fueron corruptos. En el caso de Bankia, se puso en manos de gestores que ahora pretenden privatizarla de nuevo, cuando deberían apostar por el desarrollo del papel de Bankia como una banca pública que actúe con ética, que es lo que nos hace falta. Pero es que la gestión del PP y el PSOE con Bankia ha sido una gran ruina de miles de millones y luego no la hemos visto actuar como banca pública: no ha dejado de cometer abusos ni ha devuelto el dinero robado de la cláusula suelo a todo el mundo. Es realmente lamentable que tengamos un banco todos los españoles que resulta que actúa como un banco privado más. Con un gran banco público, que podría ser Bankia perfectamente pero con una responsabilidad social, un cumplimiento de las leyes y unas garantías de seriedad y transparencia a sus clientes, se generaría competencia porque se convertiría en un banco de referencia de hacer las cosas bien y captar a clientes mediante la ética.

Hablemos del ascenso de Vox. En Andalucía planea la sombra de su política de privatizaciones, la cual comparte con Ciudadanos y PP. ¿Cómo puede la sociedad levantarse contra este auge? 

Ya había voces dentro del PP que pensaban como Vox pero que no se atrevían a lanzar determinados mensajes de odio, aunque algunos sí que lo hacían, como García Albiol con su reclamo publicitario "Limpiando Badalona", absolutamente racista y xenófobo. Y ahora ya tenemos un partido puramente ultraderechista, sin adornos, sin blanqueo. Quizá los que lo están blanqueando son determinados medios de comunicación, pero el partido en sí mismo no se blanquea, sino que es mensaje de odio sin ningún tipo de complejo. 

¿Cómo se combate eso?

Con cultura, al fascismo se le combate leyendo. Vox está lanzando mensajes troceados a ciertos nichos de mercado. Con lo cual, un mensaje xenófobo puede calar en unos determinados votantes que luego miran para otro lado cuando Vox tiene un discurso machista o misógino. Es decir, esas personas quizá no son misóginas pero les da igual que Vox lo sea porque lo que les interesa es su mensaje racista. Es lamentable, porque tenemos a cientos de miles de electores apostando por un mensaje sin pensar en el resto de su discurso. El de Vox no es más que política neoliberal en lo económico, igual que la del PP o la de Ciudadanos, y recortes sociales enormes, junto a un intento de vender el caramelo de la bajada de impuestos. 

Eso se vio en un reciente debate en La Sexta Noche. Toni Cantó de Ciudadanos y Teodoro García Egea del PP usaron toda clase de falacias sobre los impuestos para atacar a Alberto Garzón de Unidas Podemos.

Exacto. La derecha habla de bajar impuestos que no afectan al ciudadano de a pie: que le bajen el  IRPF un poquito a la clase trabajadora no le va a beneficiar, y en cambio le va a dañar mucho más tener que pagar más cara la matrícula universitaria de sus hijos o tener que recurrir a la sanidad privada porque se van a encontrar con una pública enormemente devaluada y, para casos de emergencia, se van a ver obligados a recurrir a un seguro privado, si es que tienen dinero para contratarlo. Hay gente que no tiene obligación de declarar el IRPF, porque está exenta al cobrar poco, y en cambio está enamorada del discurso de la bajada de impuestos. Esa gente no conoce que el impuesto que realmente les afecta es el IVA, que es lo que están pagando todos los días. Hay muchas falacias y la realidad es que la bajada de impuestos solo va a beneficiar a las grandes fortunas, y quien tiene menos la va a notar muy poco, y lo que le va a salir a perder es que esa bajada traerá la reducción del presupuesto en sanidad y educación.

La bajada de impuestos solo va a beneficiar a las grandes fortunas y collevará la reducción del presupuesto en sanidad y educación

Habría que subir los impuestos a los ricos, que es lo que va a hacer la izquierda. Cuando la derecha dice que la izquierda subirá los impuestos a la clase media, eso no es así. Otra falacia es el impuesto de sucesiones. La derecha está haciendo creer a la gente que era algo que afectaba a todo el mundo, cuando solo lo pagaban los hijos de millonarios. Ahora, en Andalucía, lo han eliminado para estos grandes terratenientes, y han engañado al resto de gente, haciéndoles creer que les han librado de pagarlo. 

Como consumidoras y consumidores de medios de comunicación, sentimos que hay muy malas prácticas en este ámbito. ¿Cómo actúa FACUA ante los abusos de los medios?

Hay un negocio disfrazado de periodismo, que crea noticias falsas a cambio de dinero o a favor de determinados objetivos políticos. FACUA ha sido víctima de noticias falsas publicadas por medios como OKDiario, que no eran más que invenciones sacadas de bulos de Internet, como que miles de personas habían puesto una querella contra nosotros por estafa. Era mentira, ni una sola persona nos ha puesto nunca una querella, pero no conseguimos que condenaran a Inda. Es muy fácil publicar una noticia a partir de la invención de un tercero. Para ser buen periodista hay que saber y hay que querer: uno puede saber cómo se desarrolla un buen reportaje de investigación, pero si no quiere hacerlo y prefiere basarse en un fake, lo hará, aunque eso no es periodismo serio. 

Luis Pineda y su pseudo asociación de consumidores y medios de comunicación, Ausbanc, pedía dinero a empresas a cambio de no publicar bulos contra ellas. Nosotros fuimos víctimas de Pineda, y al final él acaba de pasar tres años en la cárcel. Ahora ha pagado la fianza y está en la calle a la espera de juicio por presuntas extorsiones. El problema es que un medio que publica una noticia falsa sabe que se arriesga a recibir una denuncia por difamación o por intromisión en el derecho al honor, pero también sabe que estas demandas no son fáciles de ganar, y si no que se lo pregunten a Pablo Iglesias, que demostró por activa y por pasiva que Inda mentía al acusarle de cobrar de Venezuela, pero perdió la demanda porque el juez entendió que la información era "veraz" al suponer que Inda la había contrastado. Ese es el problema, que las demandas son difíciles de ganar, y que, en el caso de que se gane, y un medio tenga que pagar 20.000 o 40.000€ al afectado, le da igual porque eso es lo que gana con unos cuantos anuncios. Tenemos que generar una conciencia ciudadana que se dé cuenta de que hay medios que tienen unos motivos ocultos para publicar ciertas cosas. También, que haya jueces y fiscales con más formación sobre el derecho al honor y sobre lo que significa contrastar. A algunos medios cuyo discurso es el de la economía de mercado no se les puede pedir ética, por eso hace falta poner en práctica la frase de Malcolm X: "Si no estás prevenido hacia los medios de comunicación, amarás al opresor y odiarás al oprimido".

También es preocupante cómo las compañías telefónicas abusan de sus clientes, con aumentos de tarifas, cobros indebidos, multas por retraso en los pagos... y cómo con la llegada de las VTC, Uber y Cabify, son muchas y muchos usuarios los que están presentando quejas contra ellas. ¿De qué manera se puede regular estas dos situaciones? 

En el caso de las compañías de telecomunicación, habría que mejorar la regulación de los derechos de los usuarios. Por ejemplo, con un resarcimiento económico o poniendo multas contundentes a las grandes telecos que cometan fraudes. Para eso el Gobierno debería tener competencias sancionadoras. De entrada, casi nos podemos conformar con que se cumpla la ley autonómica que ya existe, pero es que ahora mismo los políticos al frente de las CCAA son unos incompetentes que suelen mirar hacia otro lado cuando una teleco comete un fraude. Necesitamos políticos que cumplan la legislación, para que las grandes empresas dejen de reírse de los consumidores.

Necesitamos políticos que cumplan la legislación, para que las grandes empresas dejen de reírse de los consumidores

Con las plataformas que ofertan servicios de transporte hemos detectado muchas irregularidades. Hemos estado intentando convencerlas de que mejoren determinadas condiciones, y al final hemos tenido que denunciar a Cabify y probablemente en breve tendremos que hacer lo mismo con Uber, porque dudo mucho que vayan a rectificar. Dicen que cambiarán algunas cosas contractuales, pero todavía no sabemos hasta dónde van a llegar. Se han dedicado a saltarse normas contractuales y de protección al consumidor, y nos gustaría convencerlas de que cumplan la ley porque a veces es más fácil eso que conseguir que las administraciones les abran expedientes reguladores, porque estas no hacen bien su trabajo. Estamos en esa lucha y no somos contrarios al modelo de las VTC, sino que creemos que hay que mejorar la ley y garantizar un equilibrio para proteger al sector del taxi, sobre todo a los taxistas tradicionales que son propietarios de una única licencia y a sus asalariados, no a los que tienen 50 o 100 licencias. En Andalucía ahora se está planteando un modelo que podría ser interesante pero que tiene mucho que mejorar. Es un debate donde no todo es blanco o negro, y queremos que los partidos busquen la fórmula de cómo debe regularse.

Para terminar, y ya que hemos hablado de diferentes partidos, quisiéramos terminar la entrevista de un modo algo diferente. Te voy a decir algunos nombres de la política y del mundo empresarial y nos gustaría que nos resumieras, a tu juicio, qué ocurre en la sociedad de consumo, o que ocurrirá, en los casos hipotéticos, si estas personas están al mando:

Albert Rivera y su fichaje Marcos de Quinto, ex presidente de Coca Cola España: En un debate con Rivera en Las mañanas de Cuatro, le pregunté por lo que está ocurriendo con los grandes sectores liberalizados y qué haría, si gobernara, con el problema de las tarifas, y me salió por la tangente diciendo que no se puede volver a los antiguos monopolios públicos. El discurso de Ciudadanos es vender la falacia de fomentar la competencia en sectores que, en realidad, no quieren competir. Endesa e Iberdrola, o Movistar y Vodafone fingen que están compitiendo pero en realidad no quieren competir. Creo que Ciudadanos sería gatopardismo puro: no cambiaría nada y trasladaría la idea de que están fomentando la competencia. Por eso, Rivera y Marcos de Quinto no beneficiarían a los consumidores, solo harían una campaña de marketing para hacer creer que las cosas están mejorando.

Florentino Pérez y sus empresas de la construcción ACS/GRANADOS: Son líderes en sanciones por amaño de contratos, con un informe que registra multas de casi 83 millones de euros en tres años. Florentino se ha forrado con Castor y tiene un enorme poder en la política española: el Gobierno real son los grandes poderes económicos que, por desgracia, hasta la fecha han estado usando a los políticos como títeres, les han regalado puertas giratorias y se han saltado la ley con absoluta impunidad. Florentino no es para nada el ideal de empresario.

Pedro Sánchez: El PSOE no llevaba grandes compromisos electorales en materia energética, así que en este corto período no le hemos podido recriminar que no haya bajado el IVA de la luz, entre otras cosas, porque no hablaba de eso. Si vuelve a gobernar habrá una política energética muy parecida a la actual, a no ser que haya un partido que gobierne con él y que le fuerce a cambiarla. Está claro que Ciudadanos no le va a forzar, porque tampoco firmó las reivindicaciones que le pedíamos algunas organizaciones de la sociedad civil, entre ellas FACUA. Si gobierna con Unidas Podemos, ojalá estos tengan poder de influencia suficiente: eso va a depender del número de diputados que saquen. Y es que el PSOE es de izquierda en lo social pero casi podríamos decir que de derechas en lo económico, por eso necesita una sociedad civil con músculo y organizada (lo cual, por desgracia, no se da ahora mismo) o un socio de gobierno que lo fuerce. Lo preferible es las dos cosas, para ayudar a que haya más mecanismos de regulación en el mercado.

Cayetana Álvarez de Toledo, la marquesa ultraliberal del PP: Podría hacer muchas bromas, pero lo que hemos visto de ella en el debate en la televisión pública abochorna demasiado, y creo que no es bueno frivolizar. Ella fue la que frivolizó y se mofó de que la izquierda quiera proteger a las mujeres víctimas de violaciones, y trasladó un mensaje absolutamente repugnante, un discurso machista y a veces misógino de la derecha y la ultraderecha en nuestro país.

Pablo Iglesias y Alberto Garzón: Alberto solía ser el líder político mejor valorado, y Pablo, que es el candidato y por tanto el que se juega el tipo, no está entre los primeros puestos. Esto pasa porque los medios de comunicación van a por él y porque también él ha cometido muchísimos errores a nivel interno y en su estrategia comunicativa.

Desde FACUA pedimos que la gente salga a votar, y aunque no nos posicionamos con ningún partido en concreto sí que vemos la necesidad de que haya un gobierno progresista. Podría haber muchos partidos que entraran en esa definición pero, con los posibles escenarios que se nos presentan, es obvio cuáles lo formarían.

Desde FACUA pedimos que la gente salga a votar, y aunque no nos posicionamos con ningún partido en concreto sí que vemos la necesidad de que haya un gobierno progresista

Para mí, a título personal, lo mejor para este país es un gobierno de Unidas Podemos y PSOE, y lo más grave sería un gobierno donde esté Vox. Si Iglesias o Garzón entraran en el gobierno, yo creo que, como ahora mismo no pueden aspirar a gobernar solos porque parece que solo podrá haber gobiernos de coalición, ellos se encontrarían con que la gente no va a olvidar que han puesto un listón muy alto. Por eso es fundamental que la ciudadanía les recordemos continuamente todos sus compromisos electorales, que son de alto nivel. Tiene que servir que ellos estén en el gobierno, a pesar de que en ciertos temas el PSOE tendrá más decisión. Su papel es el de cumplir los máximos compromisos posibles y presionar continuamente al PSOE si este fuera el partido principal. Sería un gobierno interesante, porque nunca ha ocurrido que un partido a la izquierda del PSOE entre al gobierno.

Muchas gracias, Rubén.

ruben
Rubén Sánchez - CervantesFaqs

 

Suscríbete a nuestra newsletter