"La gente en Chile quiere un cambio estructural del sistema"

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

En Chile, el presidente Sebastián Piñera se enfrentó a una nueva serie de manifestaciones masivas el pasado lunes, a pesar de haber cumplido con la promesa de nombrar nuevos miembros para su gabinete. La reorganización del dicho gabinete se produjo después de que más de un millón de personas inundaran las calles el anterior viernes en manifestaciones pacíficas masivas en contra de la desigualdad.

Pablo Abufom es miembro del Movimiento de Solidaridad, una organización anticapitalista y feminista en Chile. También es activista de No Más AFP, una plataforma ciudadana que busca desmantelar el sistema de pensiones privatizado de la era de Pinochet. Hace varios días analizó la situación en el país suramericano en un programa del canal Democracy Now.

Se abre la evidencia de una crisis profunda estructural del neoliberalismo en Chile y de la forma del Estado capitalista en este país

Abufom habló alrededor del hecho de que en este momento cientos de miles de personas en Santiago sigue saliendo a las calles. "Ayer tuvimos una nueva manifestación tras un cambio de gabinete por parte del Gobierno y eso no significó que la gente volviera a sus casas. Lo que vemos es que hay una manifestación de un profundo descontento, pero que no es solamente una cuestión psicológica o mental de las personas o una experiencia interna, es una crisis social, política, económica y ecológica que se vive en Chile ahora mismo, luego de una protesta en contra del aumento del pasaje del transporte público en Santiago, en la capital de Chile. Esto fue respondido por parte del Gobierno con la declaración del estado de emergencia y el poner a los militares en la calle, lo que resultó en manifestaciones masivas no solo en Santiago, sino también en el resto de Chile".

El entrevistado señaló que hay evidencia de una crisis muy profunda, que no tiene que ver solamente con el aumento del transporte, con el costo de la vida, los bajos salarios, las bajas pensiones o con el sistema de salud, sino con el régimen en su conjunto y con las condiciones estructurales en las que se vive y se trabaja en Chile, y es por esto que las personas han salido a las calles en todo Chile, a ocupar el espacio público y también responder a esa agresión por parte de las Fuerzas Armadas y de la policía antidisturbios. Eso ha incluido violaciones claras a los derechos humanos que han sido denunciadas nacional e internacionalmente ante el Instituto de Derechos Humanos y ante la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que va a enviar una comisión de investigación a Chile: "El resultado de los disturbios ha sido miles de personas detenidas y arrestadas, cientos de personas que han perdido su visión por disparos por parte de la policía y más de 350 niños y adolescentes que han sido atacados y agredidos; en definitiva, los derechos humanos de muchas personas abusadas por las Fuerzas Armadas. Ese es el alcance de la situación que tenemos acá".

El así llamado 'milagro chileno' se ha construido sobre la base del endeudamiento y la desarticulación de la sociedad civil y sus organizaciones

También apuntó que pareciera que las soluciones no vienen de parte de lo que ha planteado el Gobierno porque, "a cada paso, cuando ellos deciden congelar el alza del pasaje, la gente sigue en la calle; cuando ellos llaman a un nuevo acuerdo nacional con el establishment político, la gente sigue en la calle manifestándose; hacen un cambio de gabinete y esto no resulta. Entonces lo que vemos es que se abre la evidencia de una crisis profunda estructural del neoliberalismo en Chile y de la forma del Estado capitalista en este país".

PINOCHETISMO Y NUEVO LIBERALISMO

En los tiempos de la dictadura de Pinochet, Chile se convirtió en un laboratorio del nuevo liberalismo de la escuela de Chicago para privatizar todos los servicios del gobierno. El efecto que tuvo este proceso experimental fue devastador para el pueblo de Chile.

Según Pablo Abufom, hablamos de un empobrecimiento sistemático de las condiciones de vida, y en algunos casos el acceso al consumo ha aumentado por vía de la deuda, pero eso ha significado que más del 60 por ciento de la población tenga deudas gigantescas: "El así llamado 'milagro chileno' se ha construido sobre la base del endeudamiento y la desarticulación de la sociedad civil y sus organizaciones. No podemos olvidar que durante la dictadura, mediante un plan laboral impulsado por el régimen, se destruyeron las organizaciones sindicales y además el mercado laboral se transformó brutalmente. Muchas mujeres, por ejemplo, se sumaron al mercado de trabajo, pero de una manera subordinada, en trabajos informales mal pagados o, por supuesto, siendo devueltas a los espacios de trabajo doméstico no remunerado. Si sumamos a eso un sistema de pensiones que hace que los trabajadores retirados no puedan recibir suficiente para poder seguir viviendo, lo que repercute profundamente en sus condiciones de vida, implica que no tienen suficientes pensiones para poder pagar el alquiler o sus medicamentos. Además, repercute no sólo en ellos directamente, sino también en las personas, que en la mayoría son mujeres, que tienen que cuidarlos cuando están en situaciones difíciles de salud. Por lo tanto, un sistema de salud de pensiones malo incide directamente en la vida de las mujeres trabajadoras chilenas".

Toda la financiación pública se ha dirigido a la educación privada en las escuelas

Sobre este tema Abufom apostilló que precisamente por inculcar una educación privatizada, el sistema público de educación, que está dirigido a los sectores populares de Chile y a los sectores de la clase trabajadora, tiene una educación que es mala en términos de infraestructura y también de contenidos, pues toda la financiación pública se ha dirigido a la educación privada en las escuelas: "Eso redunda y ha sido profundizado por los Gobiernos democráticos posteriores. No es algo que solamente ocurrió en la dictadura, sino que es algo que se ha seguido haciendo a lo largo de los Gobiernos posteriores, y eso es lo que se viene sintiendo hoy día. Entonces, cuando surge la consigna, el eslogan 'no es sobre 30 pesos', el aumento del pasaje, 'sino sobre 30 años', uno podría incluso decir que no es sólo sobre 30 años, los últimos de los regímenes democráticos, es sobre 46 años desde el golpe de 1973, pero incluso es más largo, porque la vida de los chilenos y chilenas y también de los migrantes, que hoy día son una parte significativa de nuestra sociedad, no solamente vive así desde la dictadura o desde el retorno a esta democracia neoliberal que tenemos".

LA "DEMOCRACIA" CHILENA

El compromiso que han tenido los Gobiernos llamados democráticos posteriores a la dictadura ha sido con el sistema de libre mercado, muy profundamente, y también con la forma neoliberal de entender tanto el Gobierno como la sociedad. Por lo tanto, hicieron algunos reordenamientos que permiteran hacer más aceptable el régimen. El modelo estadounidense hizo mella y lo que se construyó fue una democracia de cara a la galería.

Estas movilizaciones masivas que se están sucediendo ahora y que incluyen niveles de enfrentamiento con las fuerzas represivas tan álgidos, lo que muestra es una población muy descontenta. En palabras de Abufom, "la población está experimentando una crisis y no ve que las soluciones que han dado hayan sido suficientes. Por ejemplo, en el sistema de pensiones, en vez de transformar un sistema privado de ahorro individual que obliga a las personas a arreglárselas por su propia cuenta, con el bajo salario que tienen o el trabajo irregular y precario, lo que hace es complementar ese sistema con fondos públicos y, por lo tanto, sigue desfinanciando el sistema público con el dinero de todos los impuestos de los trabajadores y las trabajadoras para financiar a las empresas. Eso se hace evidente y no está de manera explícita en las calles de manera masiva"... "Lo que vemos es que la gente que se manifiesta, que se moviliza, que marcha hoy, ayer, antes de ayer y todos estos días, lo que están planteando es muy sencillo, y no es sino un cambio de régimen, lo cual significa que salga el presidente. La gente en Chile quiere un cambio estructural del sistema"

Hoy día lo que hemos vivido en Chile es una reapertura de esa herida profunda, de ese trauma, de la presencia de los militares y de la violación de derechos humanos

Un cambio estructural en Chile pasaría por tener un buen sistema de salud, de pensiones, un cambio en la privatización de los recursos naturales, el fin a la violencia contra las mujeres y la comunidad LGBTQ en Chile. Para Pablo Abufom, lo primero que habría que formar es una Asamblea Constituyente que permita desde las mismas bases de la sociedad hacer un cambio: "la frase que el mismo Presidente Piñera lanzó el fin de semana cuando dijo 'estamos en guerra contra un enemigo poderoso', parece que tiene algo de razón, porque se están enfrentando efectivamente a un grupo muy poderoso de la sociedad, que son los trabajadores y las trabajadoras, tanto chilenas como migrantes, que hoy día salen a las calles a decir 'no más' a este régimen tanto pinochetista como de la posdictadura".

BACHELET Y LA ONU

La ex presidenta chilena Michelle Bachelet sobrevivió a la tortura bajo el régimen de Pinochet, fue encarcelada junto a su madre y su padre murió en prisión. Ahora es Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos y va a ser la encargada de investigar la situación de los abusos sufridos por los manifestantes en Chile. 

Al abordar este tema, Abufom reconoció que va a tomar un tiempo conocer la verdad sobre los abusos de derechos humanos cometidos: "Solo esperemos que la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas efectivamente pueda hacer su trabajo. La expresidenta Bachelet es una figura muy significativa para la política chilena, pues ella representa una generación de chilenos y chilenas que formaron parte de la resistencia contra la dictadura, pero que también encarnaron, a lo largo de la posdictadura, en el retorno a la democracia, una transición que nunca fue realmente a algo distinto, sino más bien un régimen de continuidad".

De igual forma afirmó que hay un reconocimiento a esa experiencia del pasado: "Hoy día lo que hemos vivido en Chile es una reapertura de esa herida profunda, de ese trauma, de la presencia de los militares y de la violación de derechos humanos. Pero lo que vemos es que estos Gobiernos, más allá de las personas, no han respondido a las necesidades populares y sin duda no han sido capaces de resolver esta crisis que se viene acumulando por más de 30 años".

Suscríbete a nuestra newsletter