La historia de una heroína de la salud en África

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

La doctora Marie-Roseline Bélizaire es considerada una heroína de la salud en África. Originaria de Haití, esta médica epidemióloga ha estado trabajando durante toda su carrera en el campo humanitario. Desde 2015, centró sus esfuerzos en frenar la propagación del ébola en la República Democrática del Congo. Este año, la OMS la envió a la República Centroafricana, como parte de la respuesta a la COVID-19.

La médica quiso compartir su historia personal como parte de la campaña #RealLifeHeroes (Héroes de la Vida Real) de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), con motivo de una iniciativa para el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria, que se celebró el pasado 19 de agosto:

Elegí la medicina comunitaria porque quiero estar y trabajar con la comunidad. Lo mejor que podemos hacer por las comunidades es mantenerlas saludables y evitar que tengan que recibir tratamiento médico. Todo se puede prevenir a nivel de atención primaria.

Fui a Cuba y vi cómo se lleva a cabo la medicina a nivel familiar y comunitario. Los médicos viven en sus comunidades y saben todo sobre la salud y las enfermedades de su gente. Cuando estás con la comunidad, estás sentada y escuchas cuando te dicen cómo se sienten. En la República Democrática del Congo, durante la respuesta al ébola, fui a las aldeas de Mai-Mai (milicias comunitarias), me senté y comí con ellos: si comes con ellos, confían en ti.

Fue muy difícil generar esa confianza al principio, no confían en los extranjeros, tienen problemas más grandes que el ébola. Les pedí a los colegas que identificaran quién tiene influencia y con qué grupos debíamos trabajar. Trabajamos con conductores de motocicletas, asociaciones de mujeres, trabajadores del turismo y trabajadoras sexuales. No dejamos a nadie atrás, porque queríamos que todos se involucraran. Les mostramos cómo desarrollar proyectos y ser parte de la sociedad y cómo podían trabajar con el Gobierno y no contra él. Apuntamos a la solidaridad y la unidad.

Katwa, en la ciudad de Butembo, fue una de las más afectadas por el ébola. Los funcionarios inicialmente pensaron que estábamos allí solo para ganar dinero, pero una vez que creyeron en lo que estábamos haciendo, decidieron ayudarnos y convencieron a la comunidad de escuchar.

Hay una serie de lecciones de la respuesta al ébola en la República Democrática del Congo que se pueden aplicar en los esfuerzos contra el COVID-19 en la República Centroafricana.

Pirmero, la comunidad debe estar en el centro de cualquier respuesta, tienes que trabajar con ellos en todas las etapas; en segundo lugar, hay que adoptar una estrategia en la que todos ganen, esto significa que no solo tratar de poner fin al brote de ébola o COVID, sino considerar lo que viene después. ¿Qué les quedará después de que pase la enfermedad? Debemos responder a sus necesidades básicas.

Con el ébola, la dificultad era el acceso a la comunidad por la inseguridad o porque los grupos armados no nos dejaban pasar, y también por las carreteras terribles.

La República Centroafricana es similar a la República Democrática del Congo en términos de inseguridad. Aquí tenemos una crisis de salud en medio de una crisis humanitaria prolongada. Entonces, el mayor desafío es coordinar nuestra respuesta y la falta de recursos. Este país es muy vulnerable y el sistema de salud es muy débil, tenemos que construir un sistema de salud mientras nos enfrentamos a una emergencia. Entonces, hay que hacer esfuerzos de preparación y respuesta al mismo tiempo, es algo muy complicado.

Una de las mejores cosas que hemos logrado en la República Centroafricana es involucrar al Ministerio de Protección Civil en ir de puerta en puerta para hacer rastreo de casos y difundir conciencia. Ese es un gran logro, ya que realmente ha aumentado nuestra capacidad de respuesta.

Me encanta lo que hago. Siempre digo que no me siento como si estuviera trabajando: este trabajo es una pasión para mí. Mi pasión es trabajar en la comunidad. Cada vez que sé que alguien salva su vida debido a mi intervención, me siento realizada como persona; esto es lo que llena mi vida, esta es mi misión.

Suscríbete a nuestra newsletter