En India preocupa más el hambre que el Coronavirus

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

La India se cerró para aplacar la propagación del brote de coronavirus. Hay más de 500 casos confirmados y al menos 10 personas fallecidas. Las autoridades estatales empezaron a repartir alimentos entre los más pobres y personas recientemente desempleadas, mientras el país comenzaba una cuarentena y tanto el sector público como el privado acusaban el impacto de las medidas contra la pandemia.

El Ministerio indio de Finanzas anunció un paquete de estímulo de 1,7 billones de rupias (22.000 millones de dólares) que incluiría entregas mensuales de raciones de grano y lentejas para 800 millones de personas, en torno al 60% de la gente en el segundo país más poblado del mundo.

La cuarta parte de la población vive bajo el umbral de la pobreza y hay 1,8 millones de personas sin hogar. Por otra parte, al menos el 90% de la fuerza laboral de la India está empleada en el sector de servicios básicos como guardias de seguridad, limpiadores, tiradores de rickshaw, vendedores ambulantes, recolectores de basura y ayuda doméstica. La mayoría no tiene acceso a seguros médicos ni pensiones. Muchos no tienen cuentas bancarias y dependen de efectivo para satisfacer sus necesidades diarias, pues compran comida con el dinero que ganan al día y no tienen ahorros a los que recurrir.

Akhilesh Yadav, el ex primer ministro de Uttar Pradesh, admitía que todos los gobiernos deben actuar a la velocidad del rayo porque la situación cambia todos los días. "Necesitamos activar grandes cocinas comunitarias y entregar alimentos a las personas que lo necesitan. Necesitamos entregar efectivo o arroz y trigo, independientemente de quién provenga de qué estado".

"Nuestra principal preocupación es la comida, no el virus", decía Suresh Kumar, de 60 años, que maneja un rickshaw en Nueva Delhi. Su familia de seis miembros depende de sus ingresos diarios de apenas 300 rupias (4 dólares). No sé cómo me las arreglaré".

Kishan Lal, que también trabaja como tirador de rickshaw en la ciudad norteña de Allahabad, dijo que no había ganado dinero en los últimos cuatro días: "Necesito ganar para alimentar a mi familia. He oído que el gobierno nos dará dinero, aunque no tengo idea de cuándo y cómo", dijo.

Su amigo Ali Hasan, que trabaja como limpiador en una tienda, señalaba que se había quedado sin dinero para comprar comida. "La tienda donde trabajaba cerró hace dos días y no me han pagado. No sé cuándo abrirá. Tengo mucho miedo. Tengo una familia, ¿cómo voy a alimentarlos?" 

Millones de indios también ganan dinero como empresarios callejeros, personas que poseen pequeñas empresas y emplean a personas como ellos. Mohammed Sabir, que dirige un pequeño puesto de venta de bebidas a base de yogur en Delhi, dice que había contratado a dos personas recientemente, anticipando más negocios durante los veranos. "Ahora no puedo pagarles. No tengo dinero. Mi familia gana dinero de la agricultura en mi pueblo. Pero sus cosechas se dañaron este año debido a las tormentas de granizo, así que me estaban buscando apoyo. Me siento tan indefenso. Temo que el hambre pueda matar a muchos como nosotros antes del coronavirus", dijo".

Joginder Chaudhary, que maneja un taxi para los empleados de una aerolínea en Delhi, dice que el gobierno debe brindar "algo de alivio a personas como yo". "Entiendo la importancia del bloqueo. El coronavirus es peligroso y necesitamos protegernos. Pero no puedo evitar pensar en cómo apoyaré a mi familia si el bloqueo continúa durante semanas.

Suscríbete a nuestra newsletter