El asesinato de Floyd provoca una reacción social histórica

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

George Floyd murió hace una semana en Minneapolis. El oficial de policía Derek Chauvin lo arrestó por intentar hacer una compra con un billete falso de 20 dólares en una tienda de comestibles, según los medios locales. Presionó su rodilla contra el cuello durante casi nueve minutos mientras Floyd jadeaba repetidamente: "No puedo respirar", y luego dejó de moverse. Hubo varios espectadores que presenciaron el arresto; uno de ellos lo grabó y subió a Facebook. 

ANATOMÍA DE UN ASESINATO

Floyd ya se encuentra boca abajo en el asfalto. El oficial Derek Chauvin está arrodillado sobre su cuello. Floyd profiere de manera repetida "por favor" y "no puedo respirar", además de emitir gemidos y sollozos.​ Un espectador le comenta al policía: "Ya lo tienes abajo, déjalo respirar".

Otro espectador alerta a los policías: "Uno de mis amigos murió de la misma manera", a lo que Floyd responde: "Voy a morir de la misma forma"; Chauvin le pide a Floyd relajarse.​ La policía le pregunta a Floyd: "¿Qué es lo que quieres?" a lo que Floyd contesta: "No puedo respirar"​. Floyd clama. "La rodilla en mi cabeza, no puedo respirar". Alguien identificado como uno de los policías le dice a Floyd que "se levante y suba al coche". Floyd le responde: "Lo haré... no puedo moverme".​ Floyd grita: "¡Mamá!​ y a continuación: "Me duele el estómago, me duele el cuello, me duele todo", y pide un poco de agua.​ La policía no le responde. Finalmente, Floyd ruega: "No me mates"

Un espectador advierte a la policía de que Floyd sangra por la nariz.​ Otro espeta "Floyd no se está resistiendo al arresto". Los policías responden: "Puede hablar, está bien", lo que es negado por otro espectador​. Los espectadores protestan unánimemente porque la policía impide respirar a Floyd, insistiendo: "Sácalo del suelo... Podrías haberlo metido en el coche ahora. No se resiste al arresto ni nada. Lo estás disfrutando. Mira tu lenguaje corporal".

Floyd se queda callado e inmóvil, pero Chauvin no levanta la rodilla de su cuello.​ Los espectadores, angustiados, notan que Floyd "no está respondiendo" y repetidamente insisten a la policía en comprobar su pulso. Un espectador se pregunta "¿Lo han matado?".

El viernes, Chauvin fue acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario en segundo grado. Ya contaba con 18 quejas en su registro oficial, dos de las cuales terminaron en disciplina por parte del departamento. Estuvo involucrado en tres tiroteos, uno de los cuales tuvo víctimas mortales. Los otros tres oficiales involucrados fueron despedidos junto con Chauvin pero no arrestados. El gobernador de Minnesota, Tim Walz, anunció que el fiscal general Keith Ellison tomará la delantera en la investigación y en cualquier enjuiciamiento relacionado con el asesinato de George Floyd. 

REACCIÓN SOCIAL HISTÓRICA

El 26 de mayo, en la intersección donde el oficial Chauvin asesinó a Floyd, la comunidad de Minneapolis creó un monumento improvisado convirtiéndolo en un espacio sagrado con carteles y homenajes haciendo referencia al movimiento Black Lives Matter. A lo largo del día, más gente salió a manifestarse en contra de la muerte de Floyd; se estima que cientos de personas asistieron a la protesta. Los manifestantes usaron carteles con las frases: "Justicia para George", "No puedo respirar" y "Black Lives Matter".

La novia de Floyd, Courtney Ross, pidió a la comunidad que respondiera a su muerte de una manera que lo honrara. Manifestó su disconformidad a combatir el fuego con fuego: "Todo simplemente arde, y lo he visto todo el día: la gente odia, odia, odia, está enojada. Y él no querría eso". El hermano de Floyd, Philonese, pidió paz y dijo: "Todo el mundo tiene mucho dolor ahora, por eso está sucediendo, estoy cansado de ver morir a los negros". La prima de Floyd y sus dos hermanos fueron entrevistados por CNN. Su prima, Tera Brown, criticó a la policía y dijo: "Se suponía que debían estar allí para servir y proteger y no vi a ninguno de ellos levantar un dedo o hacer algo para ayudar mientras rogaba por su vida". Uno de sus hermanos se hizo eco del sentimiento, diciendo: "Podrían haberlo probado; podrían haberlo emparejado. En cambio, le pusieron la rodilla en el cuello y simplemente se sentaron sobre él y luego continuaron. Lo trataron peor que a los animales".

El alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, declaró: "Ser negro en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte. Durante cinco minutos, vimos a un oficial blanco presionar su rodilla contra el cuello de un hombre negro ... Cuando escuchas a alguien pidiendo ayuda, se supone que debes ayudar. Este oficial falló en el sentido más básico y humano". Dos días después de la muerte de Floyd, el alcalde Frey destacó la naturaleza racial de la muerte de Floyd y pidió que Chauvin fuera acusado penalmente:  "Si la mayoría de las personas, particularmente las de color, hubieran hecho lo que hizo un oficial de policía la noche del lunes, ya estarían tras las rejas. Por eso hoy llamo al fiscal del condado de Hennepin, Mike Freeman, para acusar al oficial que lo arrestó en este caso".

Por su parte, la Universidad de Minnesota anunció que limitaría los lazos con el Departamento de Policía de Minneapolis y que ya no contrataría a su departamento local para que lo ayudara en eventos importantes. Tres miembros de la Junta Escolar presentarán una resolución proponiendo finalizar su relación con el Departamento de Policía de Minneapolis.

Probablemente estamos ante el mayor levantamiento popular en masa desde los años 60 en Estados Unidos. Multitudinarias protestas se sucedieron durante todo el fin de semana de costa a costa. La policía respondió con violencia ante las manifestaciones generalizadas, arrestando a más de 4.000 personas y atacando a los manifestantes con gases lacrimógenos y balas de goma en ciudades de todo el país. Los coches y edificios policiales se incendiaron mientras miles de personas desafiaban el coronavirus. El domingo en Times Square, cientos de personas se arrodillaron en silencio para recordar a George Floyd y otros tantos cortaron el tráfico en el puente de Manhattan. Mientras tanto, en el distrito de Brooklyn, un impactante video muestra a dos camionetas policiales que arremeten contra una multitud de manifestantes. El alcalde Bill de Blasio defendió las acciones de los agentes y culpó a los manifestantes. En total, las autoridades dijeron que 47 vehículos policiales habían sido dañados. El Departamento de Policía de Nueva York reportó que habían efectuado casi 800 arrestos desde que comenzaron las protestas. Una de las arrestadas fue Chiara de Blasio, de 25 años, hija del alcalde Bill de Blasio. Chiara, que es afroestadounidense, fue arrestada en una protesta en el centro de Manhattan y ha sido liberada.

En Nueva York y Minneapolis, los manifestantes vitorearon a los conductores de autobuses sindicalizados que se negaron a transportar a los manifestantes arrestados a las cárceles. Al menos 40 ciudades han impuesto toque de queda. La Guardia Nacional se ha desplegado en Minnesota, California, Illinois, Florida y otros estados. Los departamentos de policía enfrentan cada vez más críticas por usar fuerza excesiva contra los manifestantes y, en al menos 50 incidentes separados, han atacado a periodistas.

Asimismo, la activista Tamika Mallory, copresidenta de la Marcha de las Mujeres, habló durante un mitin en Minneapolis y arremetió contra diferentes instituciones. En su discurso, Mallory denunció que la comunidad afroamericana no es responsable de "la enfermedad mental que el gobierno estadounidense, las instituciones y las personas que están en posiciones de poder han infligido a nuestra gente". De la misma forma, cargó contra la Policia defendiendo que habría que acusar y arrestarlos a ellos, pues son los que están asesinando a la gente de su raza. Asimismo, reclamó a las autoridades que hicieran aquello que se supone que defienden, eso de lo que tanto presume este país, la libertad para todos. "No ha sido gratis para los negros, y estamos cansados. No nos habléis de saqueo. Todos ustedes son los saqueadores. Estados Unidos ha saqueado a los negros. Estados Unidos saqueó a los nativos americanos cuando llegaron por primera vez. La violencia la aprendimos de ti". Asimismo, se manifestó sobre algunas de las empresas que fueron atacadas durante las manifestaciones: "Me importa un comino si incendian Target, porque Target debería estar en las calles con nosotros pidiendo la justicia que nuestra gente merece. ¿Dónde estaba AutoZone en el momento en que le dispararon a Philando Castile en un automóvil, qué es lo que realmente representan? ¿Dónde estaban ellos?"

En cuanto a la reacción de la Comunidad Internacional, la condena ha sido unánime. Como declaraciones destacadas, Michelle Bachelet, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, lo condenó como otro asesinato más de afroamericanos desarmados, pidió a Estados Unidos que tome "medidas serias" y ponga fin a la repetición de tales asesinatos. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo que los Estados Unidos poseen un historial de abuso sistemático de los derechos humanos. El presidente turco, Erdogan, atribuyó la muerte de Floyd a un "enfoque racista y fascista" por parte de Estados Unidos y dijo que Turquía supervisará el tema. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China, que ya acusó a los Estados Unidos de intromisión clandestina respaldada por la CIA en las protestas anteriores en Hong Kong bajo el NED, denunció el asesinato de George Floyd con la declaración: "La muerte de George Floyd refleja la severidad de la discriminación racial y la brutalidad policial en los Estados Unidos".

Todas las protestas se producen cuando la nación enfrenta su mayor crisis de salud pública en generaciones y la tasa de desempleo más alta desde la Gran Depresión. Durante las protestas del viernes, el presidente Trump fue trasladado al búnker subterráneo de la Casa Blanca. El sábado, se dirigió a Twitter para amenazar a los manifestantes con "perros viciosos" y "armas siniestras". También tuiteó que designaría a ANTIFA como organización terrorista, a pesar de que los expertos legales dicen que carece de la autoridad para designar a un grupo doméstico como organización terrorista, y advierten que tal medida violaría la Primera Enmienda.

Suscríbete a nuestra newsletter