Los infiltrados feministas

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Cada vez veo más gente, especialmente hombres, intentando utilizar el feminismo a su favor para lo que les conviene, reduciéndolo a  palabras que previamente se han manipulado y vaciado de contenido; lo hace hasta la derecha: "Nosotros también queremos 'igualdad' ", "Nosotros también somos 'feministas' ", dicen, pero niegan al mismo tiempo la posición de ventaja con la que juegan y el motivo y objetivo de la propia existencia del feminismo como herramienta política, sociológica, antropológica e histórica, que es analizar la posición de desventaja en todos los ámbitos de la sociedad de las mujeres y niñas, y acabar con ella. 

Acabar, por supuesto, con lo mas urgente: las palizas, el terror, las violaciones y los asesinatos, pero también con todo lo que las sustentan, pues hay mucho más que eso, y no menos grave. Desventajas pasadas y presentes, porque el papel y las leyes lo aguantan todo, pero a pesar de los tímidos y lentos avances, se siguen dando en todas las esferas de nuestra vida, desde la económica a la emocional, desde lo micro a lo macro, desde las psiques al Estado.

Se apropian de nuestros lemas, de nuestra retórica, de nuestro trabajo, de nuestros estudios, y piden que se les aplique la misma ley, la misma "igualdad" milimétrica en un mundo que sigue siendo desigual y una auténtica selva para las mujeres. Piden y exigen, sin hacer un análisis estructural ni de ningún tipo de su posición de ventaja y privilegio por supuesto.

Por no hablar de los que te piden fe ciega y cheques en blanco en una sociedad en guerra, por no decir, en genocidio constante contra las mujeres, porque no tenemos forma de librarnos, defedernos, ni pararlo.

Pero tranquila, el pensamiento positivo lo soluciona todo, para qué luchar, basta con creer, con concentrarte mucho, pensar positivo y tener plena confianza para que te consideren una igual, o pensar fuertemente que eres un hombre y no una mujer para que no te violen, o para que te crean merecedora de respeto. Tanquila, la mente lo puede todo. 

La nueva moda en nuestro querido neoliberalismo donde tanto mola la Ley de la Atracción, la de El Secreto, los libros de auto ayuda, y tantas otras paridas new age posmodernas que se han convertido en la nueva religión, la nueva secta, el nuevo opio. "Solo cree, fluye, suelta", lleva al extremo tanto el significado de dichas palabras como el culto al yo, la egolatría, la euforia perpetua y la satisfacción inmediata de tus deseos como eje del todo, base del capitalismo y del neoliberalismo, y también del patriarcado. 

Y por supuesto, una vez más, no podía fallar la recurrente desvalorización y minimización de las capacidades y de la razón de las mujeres, con esos comunes "Cree en mí nena, yo no soy como los demás (aunque haga lo mismo)", "Estás loca-paranoica, no te fíes de los datos, no te fíes de la ciencia, no te fíes de tus conocimientos, ni de lo que ves, ni de lo que vives, ni de la realidad social y estructural en la que estás inmersa sin forma alguna de escapar, ni de tu propia experiencia, no te fíes de tu intuición. Sólo cree, créeme a mí, ten fe ciega". 

A qué recuerda ésto... Pues a la base de las religiones, y a la base de la creencia de siglos de historia y opresión de que las mujeres somos todas unas locas, paranoicas, desequilibradas, irracionales, emocionales, que no somos capaces de pensar por nosotras mismas debido a nuestras taras e "incapacidades", y ellos, los únicos en posesión de la razón. Junta esto con los nuevos desvaríos capitalistas del culto al individualismo extremo y aquí tenemos un patriarcado mejorado. Porque sí amig@s, el patriarcado muta y se supera constantemente para perpetuar, mantener y aferrarse a sus privilegios (los de ellos).

No me canso de ver gente que utiliza el feminismo, por ejemplo porque le viene muy bien que paguen ellas, aunque ellas sigan cobrando mucho menos, o para poder comprar los cuerpos de las mujeres pobres, aunque para ello trafiquen a más del 90% fruto de la demanda de los puteros. Lo mismo con los vientres de alquiler, o para no tener que pagar manutención, o para poder seguir haciendo lo de siempre ahora bajo el paraguas de la "libertad" y el "poliamor", o utilizar ese derecho a la privacidad como impunidad, porque seguimos viviendo en un patriarcado y los hombres no necesitan el feminismo para ser libres y hacer lo que les de la gana; lo han hecho siempre y lo siguen haciendo.

Todo lo anterior se resume en una frase: Patriarcado y Capital, alianza criminal. Hombres, y mujeres, porque también hay guardianas del patriarcado, y aunque en el fondo sean también víctimas, pueden hacer mucho daño y se aprovechan igualmente de las consignas del feminismo para vaciarlas de contenido y utilizarlo para sus fines y justificaciones individuales, cuando el feminismo es una lucha colectiva de mujeres por su liberación y acceso a los derechos políticos, sexuales, económicos y sociales con los que los hombres NACEN.

Y ya no hablemos de las feministas insororas, o de las se han leído la Teoria King Kong  de Despentes y Diario de una ninfómana de Tassó, y ya se creen teóricas y gurús del feminismo. Por favor un poco más de seriedad y respeto que hay muchos siglos de lucha y mucha historia, estudio, teoría y análisis serios y rigurosos en este movimiento, y también mucha sangre, sudor y milenios de represión para banalizar así. 

Y qué me dicen de esos hombres que se meten o acercan al movimiento directamente para aumentar su popularidad y para ver qué pescan, aprendiéndose incluso los términos y discursos, y creyéndose con el derecho de definir nuestra lucha e incluso de decirnos qué es y qué no es el feminismo. Eso sí, sin dar un palo al agua por la lucha, pero beneficiándose, y a veces, hasta apropiándose de nuestros logros.

Bienvenidos al posmodernismo, y al feminismo a mi medida, al de cada deseo y capricho que se me ocurra, al de cada privilegio y persona. Porque sí, el feminismo ya no es para las mujeres, es para todes les persones. 

Sarcasmo a parte, no, no todo es feminismo, ni es para la parte opresora y privilegiada, sencillamente porque si todo es feminismo, ya nada lo es. Golpe maestro para desactivar nuestra lucha.

 

* A.G. es administradora de Plataforma Anti Patriarcado

Suscríbete a nuestra newsletter