Mabel Lozano: "Ningún Gobierno ha hecho nada para frenar la trata"

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Mabel Lozano ha sido premiada con el Goya al mejor corto documental por 'Biografía del cadáver de una mujer', que revela la historia de Yamiled, una chica colombiana víctima de trata y explotada sexualmente en Irún, cuya valentía la arrojó al abismo, pues denunció a su proxeneta y fue asesinada por ello.

En palabras de la directora, lo que más le interesa del premio es la oportunidad que ha tenido durante el tiempo de la nominación para visibilizar y denunciar la trata de mujeres y la prostitución mediante todos los canales posibles, ya que su película es "un homenaje a Yamiled y a todas esas mujeres asesinadas, para que sus nombres no los borre la historia". 

Conversamos con la ganadora del Goya, que ha investigando durante años la lacra de la trata, y defiende de forma ferviente que "hay que perseguir el proxenetismo, que nadie pueda lucrarse de la prostitución, vestir de derechos a las mujeres y crear leyes abolicionistas en España que incluyan la dotación económica necesaria para recuperar a estas mujeres". Lozano nos recuerda que cuando hicieron la primera ley abolicionista en Suecia había 1.500 mujeres en situación de prostitución y les dieron trabajo a todas: "Eso no pasa aquí, pero hay que trabajarlo y esa debe ser la tendencia, porque los estados de derecho y sociedades garantistas no pueden permitir retener esclavas". 

Enhorabuena por la nominación al Goya de tu última película ‘Biografía del cadáver de una mujer’ en la categoría de cortometraje documental. A través de tu anterior documental 'El Proxeneta', se desvelaba toda una red mafiosa del negocio de la trata. ¿Qué nos descubre este nuevo documental?

Hemos investigado y Yamiled no ha sido la única asesinada. Esto es lo bueno del activismo y de esta nominación. 

¿Qué respuestas has obtenido con la conexión de estos dos filmes?

Pues yo doy con el caso Yamiled por ‘El Proxeneta’, porque al hacer todo el trabajo sobre proxenetismo me preguntaba por qué no denunciaban las mujeres, no lo entendía. Si tú ves las denuncias de trata, hay muy pocas, solo un 15 o 20 por ciento. Pues no denuncian porque no pueden, ya que las coaccionan, las amenazan y el dinero es real. Pero meter este caso concreto dentro del proxenetismo me parecía no  valorar por sí mismo el hecho de que estas mujeres han sido asesinadas por denunciar. Es un homenaje a ellas, por ellas, a sus hijos.

¿Cómo diste con el caso de Yamiled?

Me lo contó el personaje de El Músico en ‘El Proxeneta’, que es un ex proxeneta condenado y sentenciado, lo que pasa que al ser un caso concreto, entonces no le podía dar el protagonismo que le he dado ahora. 

Cuando hablamos de derechos humanos y de explotación de otras personas, no debería haber colores, ni rojo, ni amarillo, ni izquierda, ni derecha

Desde luego el tema da para un largo, ¿por qué elegiste un corto?

Ya he hecho dos largos sobre trata y para hacer otro tenía que haber contado toda la historia de la explotación de esa mujer, de cómo la sacan de Colombia y la meten en un puticlub de Irún. Pero, lo que yo quería contar de una manera impactante, es que esta mujer fue valiente, pues ya había salido de la prostitución, tenía su propia empresa, sus hijos, no tenía la necesidad de hacer eso y, a pesar de esto, denunció a quien era su explotador. Todas las fuerzas de seguridad del Estado se llenan la boca de animar a que denuncien, que luego las protegerán, pero…¡y una mierda! No protegen a nadie. Y yo lo que quería contar era esto, una pincelada del asesinato de Yamiled. También elegí este formato porque creo que es mejor dejar a la gente con las ganas de saber. 

En la película, un comandante de la guardia civil hace la siguiente declaración "es difícil poder llegar a cerrar estos clubes por falta de herramientas legales" ¿A qué se refiere?

La prostitución es alegal en España. Es decir, no es ilegal. El comandante en el documental se moja en dos ocasiones. En esta, se refiere a que la ley es laxa, no tenemos legislación sobre trata. Las mujeres no se declaran víctimas de un delito por el miedo a las amenazas. “Alternar” no es un delito, porque estas mujeres están supuestamente alternando con amigos y el club está dado de alta como un motel, entonces no es considerado delito y no lo pueden cerrar, pues están a nombre de testaferros. Es todo un entramado financiero con un negocio bollantísimo que convierte a los proxenetas en gente con mucho poder. Mira la operación Carioca, una de las mayores contra la trata y todos los culpables en la calle. Después, el comandante se implica una vez más diciendo “no sé por qué les decimos que denuncien si luego no podemos protegerlas”. Esto es importantísimo, porque ellos, cuando desarticulan una red de trata, les dicen ‘tienes que denunciar, porque así regularizamos tu situación, te damos los papeles…’, y las mujeres, a pesar del miedo que tienen, a veces denuncian pensando en esas falsas promesas, para poder cumplir su sueño que es tener una vida normal. 

¿Por qué no protegen entonces la identidad del denunciante, tal como defiende la magistrada María Gavilán en el documental?

La magistrada dice dos cosas imprescindibles. Una es que la ley de testigos protegidos no funciona en este caso, porque al final son mujeres vulnerables frente a mafias, frente a un tío que administra varios puticlub abiertos, una gallina de huevos de oro que tiene en nómina un buen abogado, etcétera, etcétera, entonces no funciona porque el abogado de la parte contraria puede acceder al expediente. Por tanto, es una ley nefasta, una raya en el agua. Por no hablar de condenar toda la escala del proxenetismo, las tercerías locativas, que significa que nadie pueda lucrarse de la prostitución de una mujer. 

Obviamente nos encontramos con un sistema contradictorio, donde por un lado, la trata es ilegal y se persigue, supuestamente, pero se permite que los proxenetas sigan haciendo billetes

Sí, son muy poderosos, también por otra razón muy importante. No se respeta su negocio, pero da dinero y mucho miedo. Así que es mejor hablar de cómo prostituyen, cómo violan...hacer esa pornografía de la mujer cuando ya saben que no te van a hacer nada, porque tirar piedras en contra de los malos da mucho miedo. 

¿Por qué no se reconoce en este país a las mujeres asesinadas por la trata como víctimas de la violencia de género?

Pues mira, hace unos días me senté con Irene Montero y con Beatriz Gimeno, que es la directora del Instituto de la Mujer y les pregunté justo eso, por qué no se consideraban víctimas de violencia de género a las mujeres en situación de prostitución, porque también son feminicidios. Dicen que se van a empezar a contabilizar como tales, a hacer listas oficiales. Porque a mí me ha costado tiempo y dinero encontrar los dos nombres de mi documental. Y hay muchas más, lo que pasa es que no están identificadas. Por esto mismo, me redundo en que son mujeres de segunda y muertes de segunda. Ni siquiera tienen derecho a entrar en las listas oficiales para que sus nombres no los borre la historia, al menos.

Me parece increíble que esta generación de chavales que están tan formados, vayan a ejercer esa cuota de poder y sumisión que es comprar a una mujer

Con respecto a lo que puede hacer el Gobierno, parece que está por venir una ley integral contra la trata. ¿Crees que saldrá adelante y de manera adecuada?

Yo creo que va a salir adelante la penalización de las tercerías locativas, que es condenar todas las caras del proxenetismo, que nadie y bajo ningún concepto pueda lucrarse de la prostitución de otra persona. Esto va a estar en la ley de libertad sexual que ya está en el congreso. Esto yo ya lo he estado trabajando con la ministra y la directora del Instituto de la Mujer.  

¿Han tirado de tus investigaciones?

Me llamaron para que participara. El caso es que esta ley ya existía, pero en 2005 Gallardón quitó de un plumazo la condena a todas las caras del proxenetismo. Esta ley va ser mejor, resumirá mejor los términos y va a ser un golpe contra el sistema prostitucional y los proxenetas. 

El problema es que en este país cuando un gobierno aprueba una ley social, el partido que sale en la siguiente legislatura la quiere derogar

Cuando hablamos de derechos humanos y de explotación de otras personas, no debería haber colores, ni rojo, ni amarillo, ni izquierda, ni derecha. El derecho a que no vendan tu cuerpo, a que no te violen, a que no te vejen, debería estar por encima de todo, porque son derechos fundamentales, y esto no tiene color. Hasta ahora, ningún Gobierno ha hecho nada para frenar la trata. Tanto PP como PSOE lo han hecho mal, porque sólo ha habido dos planes contra la trata, que no ley. El primero lo hizo el PSOE y el segundo el PP. Por tanto, tanto uno como otro no han hecho nada hasta el momento.  

mabel lozano
Mabel Lozano durante el rodaje de 'Biografía del cadáver de una mujer'

¿Y no sería más fácil abolir la prostitución sancionando a los puteros y dando protección a las prostitutas? Así frenaría se la demanda y la trata se reduciría

El modelo abolicionista que ya existe en otros países es el patrón a seguir. La ley francesa es perfecta, pues mejora la sueca. Es inconcebible e impensable que en sociedades del siglo XXI podamos dar cabida a la explotación humana, a esta vulneración de derechos humanos y que además se liberalice y se venda como ocio y divertimento. Y me parece increíble que esta generación de chavales que están tan formados, vayan a ejercer esa cuota de poder y sumisión que es comprar a una mujer. Es difícil que esos chicos tengan luego un comportamiento igualitario con sus chicas y con las mujeres en general. En resumidas cuentas, la abolición es la solución. No es perfecta, pero sí acaba con la explotación y vas educando a la gente. En los países nórdicos sigue habiendo prostitución, pero muy escondida. Ese es el espejo en el que tenemos que mirarnos, lo tenemos enfrente, en el país vecino, Francia. Y, paralelamente, hay que ir educando a los jóvenes en relaciones afectivo sexuales sanas, normales e igualitarias. Pero no desde la moralidad, es decir, personas adultas se pueden meter en una habitación y hacer lo que quieran, lógicamente desde el consentimiento y el deseo compartido, pero no comprar a un ser humano. Estamos viendo que los chavales, que son grandes consumidores de pornografía, también están llegando muy temprano al sexo de pago, porque, joder, “¿cómo le pido yo a mi chica que me haga esto?”. Pero, que pase esto en pleno siglo XXI con la libertad sexual que hay... los chavales de ahora lo tienen facilísimo, pero a pesar de esa libertad estamos viendo que el consumo de pornografía y prostitución está en unos niveles inimaginables. 

El PSOE lo intentó, con Carmen Calvo al frente, pero Podemos no terminó de apoyar a su socio de gobierno en esta iniciativa. 

La ministra se declara abolicionista y yo la creo. Van dando pasos. El primero es la ley de libertad sexual, donde van a abordar muy mucho el tema de las tercerías locativas. En algún momento se van a tener que enfrentar a leyes de prevención, de la reinserción y no les va a quedar otra que llegar a este modelo. Confío y deseo que sea así. 

La ley Celaá, de la que mucha gente habla pestes, aborda la educación sexual desde una perspectiva feminista, que es muy importante

En Podemos hay diferencias de ideas sobre cómo legislar en el tema de la prostitución

Yo creo que Podemos, como partido, nunca se ha posicionado claramente sobre la prostitución. Irene Montero y Beatriz Gimeno son abolicionistas, pero aún no hay una línea clara en el partido. Lo que necesitamos es que vayan haciendo cosas. Si de momento con las tercerías locativas atacan al proxenetismo y el sistema prostitucional, esto supone un varapalo bastante gordo. Por otro lado, la ley Celaá, de la que mucha gente habla pestes, aborda la educación sexual desde una perspectiva feminista, que es muy importante.

¿Las unidades especiales de la Policía dedicadas a identificar a las víctimas de trata tiene la formación en género adecuada para realizarla correctamente?

Cuerpos como la UCRIF o la UCO están muy especializados y formados en la detección de víctimas de Trata. Por ejemplo, si ellos entran a un puticlub y se encuentran a una mujer de 19 años con una tanga en tacones, saben qué preguntarle para tener indicios de que se trata de una víctima de Trata. Están muy formados, te lo digo con conocimiento de causa, pues yo que hice la primera campaña sobre la trata en España

¿Tienen perspectiva feminista o solo un enfoque para identificar?

Sí, sí, tienen una perspectiva de género bastante importante. Por encima de todo ya se han dado cuenta de que lo más importante son las mujeres y luego perseguir el delito. Pero te sales de estas unidades y ya no. Es decir, es como cuando vas a un juzgado de violencia de género, tienen perspectiva de género, pero si vas a uno de instrucción normal, no tienen ni idea. Pues con la policía es lo mismo, los cuerpos especializados tanto de la policía y la guardia civil son humanistas, hacen su trabajo de forma excepcional y han avanzado muchísimo. 

En las comisarías de policía o cuarteles de la Guardia Civil se respirará otra cosa

Ya, pero es que los cuerpos que no son especiales no reciben formación específica en género

Cuántos casos sabemos de mujeres que van a denunciar una violación y las ignoran

Sí, la perspectiva de género debería ser transversal en todas las áreas, pero evidentemente no es así. Los profesionales especializados saben, y los que no lo son saben lo mismo que cualquier ciudadano de a pie. En caso de desarticular una red de trata, pues son los cuerpos especializados los que deben tener esa perspectiva y son estos cuerpos además los que contactan con las asociaciones, que hacen un trabajo maravilloso con las mujeres. 

Me parecen relevantes los datos que ofreces al final y me apetece comentar contigo porque son para analizarlos. “Desde el 2000 hasta ahora, 46 mujeres prostituidas fueron asesinadas brutalmente, 27 por puteros y 11 por proxenetas. Y de ellas, tan sólo 3 habían conseguido la condición de testigos protegidos, aún así no pudieron escapar de una muerte brutal. ¿Qué conclusión sacas tú de estos datos?

Florina ha sido la última chica encontrada, de 19 años. Desapareció el 6 de enero del coche de un cliente y apareció muerta flotando en una acequia. Llegó siendo menor de edad y fue explotada en la calle. Es la número 16, que mi equipo y yo hemos encontrado. Pero hay un montón de mujeres que no están identificadas y por tramos de edad corresponden a víctimas de Trata. Esto denota la deshumanización y la cosificación que existe. Es decir, compro un trozo de carne y puedo hacer lo que me dé la gana. Estamos hablando de una violencia brutal. Los medios de comunicación tampoco hacen bien su trabajo, porque no salen en las portadas, ni siquiera publican los nombres de estas mujeres. Sin ir más lejos, en el caso de Yamiled, la chica de mi documental, el titular del Diario de Navarra era ‘Prostituida abatida a tiros’. Para empezar, era una chica prostituida, víctima de un delito, no una prostituta. Al final, el mismo comportamiento tienen los proxenetas que los periodistas que tratan la noticia así, pues igualmente las están deshumanizando. Aún se habla de trata de Blancas, cuando es trata de Mujeres.

Es difícil hablar de prostitución sin hablar de trata, al igual que es dificilísimo hablar de pornografía sin hablar de prostitución

El 38 por ciento de los hombres en España han comprado a mujeres en este país. Es para hacérselo mirar

Y tanto, pero sobre todo para que los padres y madres, educadores y educadoras, se lo  hagan ver a los chicos. Mira, el otro día me llamaron para una entrevista en el Diario de Baleares porque habían desarticulado una red de tráfico de menores prostituidas, concretamente en Mahón, un sitio donde nunca pensarías que pudiera ocurrir algo así. El caso es que en la entrevista no hacían más que culpabilizar a los proxenetas, pero nadie denuncia a los puteros, que son los demandantes. Si traen a estas chicas es porque funciona el negocio, y funciona porque hay hombres que compran mujeres.

Entonces no solo hace falta una ley para acabar con esta lacra, una educación feminista potente es algo clave, ¿no crees?

Como decía antes, la perspectiva de género tiene que ser transversal en todo. Por eso es importante lo que se está abordando en esta nueva ley, que es la educación sexual. Somos un país muy pudoroso en esto, en el entorno familiar no se aborda la sexualidad y esto es un problema gravísimo, porque los chicos rápidamente acuden a Pornhub. Los padres y las madres deben educar en sexualidad afectiva y compartida a sus hijos e hijas, desde la empatía y el respeto mutuo. Ellos se creen que eso es la sexualidad, porque nadie les ha enseñado otra cosa. A los chavales sólo se les habla de que usen preservativo, punto y pelota. 

Tu último libro, 'Pornoxplotación' es una investigación de años sobre la industria pornográfica. Aunque esto merece una entrevista aparte, ¿qué vamos a encontrar en este libro?

Lo he escrito con el inspector de policía Pablo J. Conellie, y ambos nos hemos encontrado por trabajar contra la trata. Porque vinculada a la trata está la pornografía, ya no solo la prostitución, pues es difícil hablar de prostitución sin hablar de trata, al igual que es dificilísimo hablar de pornografía sin hablar de prostitución, y sin hablar de trata también. Una plataforma como Pornhub, que necesita miles de contenidos, ¿de dónde salen las mujeres que hacen todo eso? Son las miles de peladas, que al igual que en la prostitución, les dicen, “ven aquí, no necesitas herramientas para ganar mucho dinero”. Es lo mismo. Podemos ver que la explotación de la pornografía es a los dos lados de la pantalla, el del lado de atrás, porque necesita toda esa carne, y el de delante, porque un chaval de nueve años pone “teta”o “culo” en Internet, y enseguida le preguntan “¿eres mayor de edad?”, y clicando “sí” ya está en una manada, que es la ritualización del sexo grupal. Todo esto me lo he ido encontrando trabajando en la calle, tras años de trabajo formando a policías y fiscalías de diferentes gobiernos de América Latina. En Pornoxplotación, se arroja una visión jamás contada. Hay testimonios reales de actores y actrices porno, chicos enganchados a la pornografía, hasta actores de la pornografía gay.

¿Crees que tu denuncia tendrá su repercusión?

Me gustaría que sí, creo que será así.

De momento te están llamando desde el Ministerio

Pues sí, y es un gran paso. También me estás llamando tú, que haces de altavoz, al igual que el cine, que es un amplificador impresionante.

¿Qué representaría para ‘Biografía del cadáver de una mujer’ ganar el Goya?

Reconozco que sería maravilloso, porque eso significa el apoyo de la industria y los compañeros, pero es solo una noche. Pero lo importante es la visibilidad que te da la nominación, pues desde que me nominan hasta el día 6 de marzo he tenido un mes y medio para hablar sobre el tema del documental y denunciar la Trata, que es lo importante y lo urgente.

¿Qué te influencia a la hora de filmar? Háblanos de tus referencias

Soy muy cinéfila, lo veo todo. Yo soy documentalista y quien vea mis películas va a reconocerme en ellas. Si me preguntas a qué se parece el cine de Mabel, te contesto que no lo sé, pero si ves todos mis trabajos vas a notar que se parecen entre ellos. Por un lado, mi estilo se define en que no hago pornografía del sufrimiento. El morbo nunca lo encontrarás en lo que hago. Para este proyecto tenía todo el material sensible a mi disposición, como fotos de la guardia civil por ejemplo, que es duro y se puede mostrar, pero lo he obviado porque no es mi estilo, lo he hecho porque es un homenaje a Yamiled y me gustaría que algún día lo vieran sus hijas.

¿Qué nos puedes decir sobre tu próximo trabajo? 

Como sabes, acabo de estrenar el libro ‘Pornoxplotación’, que merece la pena empujarlo porque es un escándalo, pero me ha pillado por medio lo de los Goya, entonces lo he aprovechado para difundir el docu todo lo que he podido
 

Suscríbete a nuestra newsletter