Un ministro de Evo Morales fue secuestrado después de que Okdiario revelase su ubicación

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Varios altos cargos de Evo Morales están siendo investigados por contratos presuntamente en contra de la lógica comercial. El Ejecutivo de Bolivia habría pagado más de un millón de euros a la consultora Neurona Consulting para la elaboración de vídeos y otros materiales multimedia propagandísticos.

Esta consultora, que tiene su sede en México y ha operado en un amplio elenco de países, aparece referida en diversos medios de prensa españoles como "la consultora de Podemos", pese a que no es, ni mucho menos, la única consultora a cuyos servicios ha recurrido el partido. El vínculo que establece El Mundo entre la consultora y Podemos es que "Juan Carlos Monedero era asesor de Neurona Consulting" y "ésta comenzó a trabajar para Podemos en las elecciones generales de 2019, sólo cuatro meses después de que el Gobierno de Evo Morales hiciera efectivo el grueso del pago", motivo por el cual "Iglesias debe aclarar si recibió dinero de Bolivia". Hasta aquí llegan las evidencias de que el Gobierno de Bolivia haya realizado pagos a Podemos: contrató por un precio aparentemente desorbitado los servicios de una consultora para la que trabaja Monedero, que opera en diversos países y que, entre ellos, en España fue contratada por UP.

Estas cuestiones fueron adelantadas en el mes de abril por Okdiario, periódico en que se publicaron informes falsos contra Podemos procedentes de la brigada política de Interior, según las revelaciones de Público. Hasta la fecha, las nuevas acusaciones no parecen gozar de mucha mayor consistencia. No obstante, Okdiario no ha desaprovechado la ocasión para cargar contra el partido, para lo que el periodista Alejandro Sanmiguel Entrambasaguas se desplazó a Bolivia durante el mes de enero, traspasando fronteras geográficas, y puede que también legales.

  • Okdiario, detrás del asedio

La Justicia de Bolivia investiga si dos ministros de Evo Morales tuvieron responsabilidad sobre estos contratos con Neurona: el Ministro de Presidencia Juan Ramón Quintana y el Ministro de Gobierno Carlos Romero. Este último se encontraba en paradero desconocido desde el golpe militar impulsado por la ultraderecha en el pasado mes de noviembre, tras el anuncio de Evo Morales de repetir elecciones ante las acusaciones de fraude a día de hoy todavía inconsistentes. Se ponía así fin a casi catorce años de consecutivas victorias electorales del MAS (Movimiento Al Socialismo) y daba inicio un gobierno con una marcada línea de represión y persecución política, que este mes de enero volvió a poner en entredicho la separación de poderes al anunciar que estaba investigando a 592 autoridades del ejecutivo anterior. Durante los días que siguieron, grupos reaccionarios asaltaron las viviendas de varios representantes políticos, razón de seguridad por la que se entiende que Carlos Romero podía encontrarse en la clandestinidad.
Alejandro Entrambasaguas publicó para Okdiario en exclusiva la ubicación de Carlos Romero bajo el titular "Okdiario localiza al ministro de Evo Morales al que investiga Bolivia por los pagos a Podemos". En el cuerpo de la noticia se indicaba la localización exacta, el nombre de la calle en que residía, así como una descripción detallada del apartamento. La publicación está fechada a 9 de enero a las 6:50.

En el cuerpo de la noticia se indicaba la localización exacta, el nombre de la calle en que residía, así como una descripción detallada del apartamento

El ex ministro huyó 25 minutos después apresuradamente a su vivienda en el sur de La Paz, a las 2:15 de la madrugada por la hora boliviana. Según Entrambasaguas explicaría dos días después en un programa de la televisión boliviana, "en el momento en que nosotros publicamos la primicia, noté en las redes sociales un gran revuelo y la presencia de usuarios, seguramente miembros de La Resistencia que tenían interés en saber en qué calle de Sopocachi (barrio de La Paz) yo había localizado a Carlos Romero. La noticia se difundió con tantísima rapidez que los vecinos de la zona sur alertaron que en el inmueble al que había acudido de repente se encendieron las luces. Entonces fueron los propios vecinos los que salieron a la calle y debieron avisar a los demás miembros de La Resistencia".

Quince horas después de la exclusiva, Evo Morales denunciaba en Twitter que Carlos Romero había sido "cercado en su domicilio por grupos paramilitares promovidos por el gobierno de facto de Bolivia con apoyo de la Policía", y poco después se le unía el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel: Carlos Romero estaba siendo "asediado en su casa por grupos que no permiten ingresar comida ni agua", mientras "Jorge Rendón, una persona de tercera edad" había sido detenido "por hacer llegar víveres al ex ministro". Jorge Rendón, funcionario próximo al otrora Ministro de Gobierno, fue acusado de filtrar información.

Una veintena de jóvenes que se hacía llamar La Resistencia intimidó a Carlos Romero haciendo uso de lanza-petardos y, según el ministro, amenazas constantes: "Vas a morir por inanición".
Las resistencias juveniles son grupos que surgieron tras las elecciones con el propósito de hacer caer a Evo Morales, y que emergieron en distintos puntos del país con el pretexto de la autodefensa frente a algunos grupos masistas que ejercieron la violencia durante los días del conflicto posteriores, lo que los dotó de respaldo social entre la oposición. A sus integrantes se les conoce como los "motoqueros" porque solían salir a actuar en moto, con el rostro tapado y con armas caseras como morteros o bazucas. Ellos mismos han confirmado que reciben entrenamiento, aunque niegan que sean paramilitares, y cuentan con la colaboración de ex militares y policías. El grupo de Cochala hizo de escolta a Luis Fernando Camacho, un oligarca que impulsó el golpe y entonces lideraba el Comité Pro Santa Cruz, formando parte concretamente de una rama que ha difundido vídeos haciendo el saludo nazi, Unión Juvenil Cruceñista (UJC). Camacho abandonó recientemente el colectivo para presentarse a las próximas elecciones. Precisamente la Resistencia Juvenil de Cochala resulta ser la más numerosa, contando con hasta 5.000 miembros en sus filas, pero la caída de apoyo social al seguir organizando cacerías y actuando con violencia sin existir ya la convulsión social en la que se justificaba para tales actos, le ha llevado a adoptar una nueva estrategia: ahora planea constituirse como institución cívica sobre las bases ideológicas de la UJC, a la que el líder de RJC cita de ejemplo, una estrategia que se está extendiendo a otras resistencias.

  • La Resistencia impidió la asistencia médica

El asedio duró dos días, con el respaldo de la Justicia y la policía, y diversos medios de comunicación dándole cobertura y entrevistando incluso a los jóvenes enmascarados.

El sociólogo y politólogo ourensano Iago Moreno, que estuvo trabajando en Bolivia como asesor, publicó en Twitter que tuvo "el placer de conocer a Carlos Romero" y "es un hombre mayor con una salud delicada", acusando a la extrema derecha de haber cercado su casa "porque quieren matarle". Parece difícil que el diario que desveló su localización cuando se encontraba en la clandestinidad, tras "varios días de guardia y un intenso seguimiento", pudiera desconocer su delicado estado de salud con anterioridad, pero lo que es seguro es que sí supo cómo se encontraba tras dos días de secuestro en su propio domicilio y no por ello dejó de publicar informaciones que en vez de denunciar a La Resistencia parecían confeccionadas para azuzarla.

Carlos Romero pudo escapar del cerco porque solicitó la intervención de los servicios de emergencia, y lo hizo deshidratado, en camilla, para ser inmediatamente hospitalizado.

"¿Sabes cómo entraron los médicos en el inmueble para poderle sacar? Ahí se encontraba La Resistencia y él estaba tan impedido que no podía ni abrirles por el telefonillo. ¿Sabes cómo entraron los médicos? Entraron con una llave. Carlos Romero lanzó desde una de las ventanas una llave para que los médicos pudieran acceder, y tengo en mi poder pruebas gráficas de ese momento". Entrambasaguas anunciaba en el programa Que No Me Pierda de la televisión boliviana Red Uno, con estas palabras y una sonrisa de suficiencia, que tenía una nueva exclusiva que ofrecer.

Según publicó Entrambasaguas en el tuit que daba a conocer la noticia, el ex ministro había sufrido un desmayo. En el reportaje de Okdiario se reconocía que los "vecinos" habían tratado de impedir la asistencia médica a Carlos Romero. "Cuando el equipo médico llegó a su vivienda, tras los vecinos allí congregados no permitir a los doctores acceder al chalet, el ex ministro y presunto pagador de Podemos se asomó a una de las ventanas y lanzó unas llaves para que éstos pudieran entrar a la casa. OKDiario publica en primicia la fotografía en la que se prueba esa situación". A continuación volvía a señalar su nueva ubicación: "en la actualidad, Carlos Romero se encuentra ingresado en el Hospital Caja Petrolera de La Paz".

Los vecinos habían tratado de impedir la asistencia médica a Carlos Romero

Una vez recuperado, el ex ministro, investigado en tres casos de corrupción, fue llevado detenido desde el hospital a declarar y actualmente se encuentra en prisión preventiva.

Suscríbete a nuestra newsletter