Muere Pinin Brambilla, la restauradora que salvó 'La última cena'

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

"Ayer se apagó Pinin Brambilla Barcilon. No hay muchas palabras para saludar a una figura tan importante para nuestro Centro, para todos nosotros y para todo el mundo de la restauración. Su rigor y ejemplo seguirán siendo un punto de referencia y seguirá viviendo en nuestras elecciones y acciones". Así anunció el Centro de Conservación y Restauración 'La Venaria Reale' el fallecimiento a los 95 años de la italiana Pinin Brambilla, una de las restauradoras más importantes del siglo XX.

Pinin (diminutivo de Giuseppina) dedicó 21 años de su vida, entre 1979 y 1999, a los trabajos de restauración de 'La última cena', la obra más famosa de Leonardo da Vinci que pintó entre 1594 y 1598  en la pared del antiguo convento dominico de la Iglesia de Santa Maria delle Grazie, en Milán.

pininbambrella
Pinin Brambilla

Lo que el genio del Renacimiento desconocía es que debajo de aquel edificio discurre un río que humedece las paredes, lo que provocó que su obra fuera perdiendo color paulatinamente. Fue restaurada en siete ocasiones con el objetivo de intentar frenar la degradación, pero el uso de algunas técnicas inapropiadas provocó el efecto contrario: el fresco se oscureció hasta hacerlo prácticamente imperceptible.  

Pinin Brambilla trabajó milímetro a milímetro, con disolventes y papel japonés, hasta lograr que la obra haya recuperado buena parte de su esencia original

Pinin Brambilla centró sus esfuerzos en la reconstrucción del color, utilizando disolventes y papel japonés, milímetro a milímetro, hasta lograr que la obra haya recuperado buena parte de su esencia original. "Después de tantos años, para mí es de la familia; nos tratamos de tú", relató en el libro 'Mi vida con Leonardo'. 

Brambilla fue también la responsable de la restauración de algunas de las piezas más importantes del arte italiano, como las pinturas de Giotto en la Capilla de los Scrovegni en Padua, los frescos de Masolino da Panicale en el Baptisterio de Castiglione Olona, los frescos medievales en Oleggio, los frescos del siglo XV en el Palazzo Borromeo en Milán y piezas de creadores tan relevantes como Caravaggio, Tiziano, Tiepolo, Piero della Francesca o Bronzino.

Su fama internacional le llevó a trabajar para museos de la talla del Louvre de París, el Nacional de Arte de Catalunya o la National Gallery de Londres. En 2015 fundó el Centro de Conservación y Restauración La Venaria Reale, que en pocos años se ha convertido en un referente para la formación de jóvenes restauradores y la investigación de nuevos usos y técnicas. "Adiós Pinin, te echaremos de menos", escribió el centro en su cuenta de Facebook. 

Suscríbete a nuestra newsletter