Nace el primer quebrantahuesos en los Picos de Europa en 70 años

Especialistas del Parque Nacional de los Picos de Europa han confirmado el nacimiento del primer quebrantahuesos en más de 70 años. Los progenitores son una hembra llamada Deva, de 10 años y origen pirenaico, y Casanova, un macho de 13 años que llegó al parque en 2013.

La pareja ha estado 51 días incubando el huevo en una oquedad del macizo central de los Picos de Europa y su nacimiento es la consecuencia de un programa de reintroducción de esta especie, catalogada en peligro de extinción, que comenzó en 2010 con el apoyo del Principado de Asturias y la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ).

"Es claramente un éxito, pero hay que tener mucho cuidado porque puede pasar de todo. Ver entrar a los adultos con comida en la cueva es una buena señal, nos demuestra que están cuidando del pequeño", asegura Borja Palacios, biólogo de la FCQ en declaraciones El País


La pareja había intentado tener crías con anterioridad, en 2017 y 2018, y aunque la incubación fue exitosa, finalmente decidieron abandonar el nido. Todo cambió el pasado mes de otoño, cuando los especialistas comenzaron a observar comportamientos pre-reproductores, como cópulas permanentes, reforzamiento del nido o defensa del territorio.

En enero, se instalaron definitivamente en una grieta y comenzaron a incubar el huevo por relevos. A pesar de que el nacimiento se produjo sin mayores complicaciones, la tasa de supervivencia de las crías es baja, así que los técnicos mantendrán un seguimiento pormenorizado hasta el próximo mes de junio, cuando el polluelo esté preparado para volar.

En tiempos pretéritos, el quebrantahuesos era una especie presente en toda la península ibérica, pero los tendidos eléctricos y el envenenamiento de las aguas le ha colocado a las puertas de la desaparición. En la actualidad, el 85% de los ejemplares se encuentra concentrado en la zona de los Pirineos.

Si la extinción llega a consumarse supondría la desaparición de un animal de vital importancia, porque "se trata de una especie ostófoga, la única que se come los huesos, que se come lo que dejan los otros. Es la que cierra el ciclo, la que completa el proceso", concluye Palacios.

Suscríbete a nuestra newsletter