Netflix apuesta por visibilizar la opresión de las mujeres

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Netflix está apostando por contenidos que visibilizan la situación de opresión y penitencia que sufre la mujer en diferentes contextos culturales, a través de series como 'Unorthodox' o 'Kalifat'.

'Unortodox' es una miniserie que ha roto moldes por su insólita propuesta. Esther Saphiro es una chica judía criada por su abuela en una comunidad ultraortodoxa de New York, donde la han preparado para cumplir con el rol que se espera de ella como mujer, es decir, casarse joven y ejercer como esclava de su marido de por vida, sin ninguna pretensión de libertad que vaya más allá de lo que dictaminan las interpretaciones que de la Torá han hecho los hombres. 

Aunque educada en los preceptos dogmáticos de la comunidad, en Esther la sumisión no es un valor, su fuero interno flamea confrontado entre la aceptación de las enseñanzas morales asimiladas y los ensoñadores anhelos de liberación. Se verá atrapada en un proceso de conflicto interior donde tendrá que luchar contra sus propios demonios y estar dispuesta a pagar ciertos peajes.

La miniserie se estructura en cuatro capítulos que combinan el  presente con flashbacks durante todo el metraje, con ritmo intenso y alta tensión de principio a fin. El guion está basado en la vida de la escritora, Deborah Feldman, que quiso contar su propia historia para dar a  conocer cómo en esas comunidades convierten en incapaces a las mujeres para que no puedan ser independientes en el mundo exterior y obligarlas a volver a ellas. Feldman reveló  que muchas se suicidaron por esta razón y que su finalidad también era abrir un debate en el mundo judío sobre la corriente jasídica, la cual perpetúa un patriarcado feroz dentro de judaísmo. Asimismo, ha reconocido que han recibido muchos mensajes SOS de mujeres que se encuentran en esas circunstancias y quieren o huir de esas comunidades o cambiarlas desde dentro, así como críticas de personas judías que denuncian de la serie que ofrece una imagen muy negativa de ellas y de su religión; como si las religiones no continuaran masacrando a las mujeres en la mayor parte del mundo. Si esto no es negativo que venga "Dios" y lo vea. 

Otro ejemplo de esto es la serie 'Kalifat'. Se trata de una propuesta original sobre el papel de la mujer en las facciones más reaccionarias del mundo musulmán. En formato de thriller político y centrada en la intervención de una célula del Isis en Suecia, se inmiscuye en el trato que reciben las mujeres de los mandos del operativo terrorista. La serie despunta por el valor de mostrar las interioridades de la manipulación que sufren desde jóvenes para unirse al movimiento y así poder doblegarlas, con la consigna de que se revelen contra Occidente y el imperialismo americano como enemigos del Islam, quienes no aceptan su cultura y nunca las aceptarán tal como son, señalando el uso del velo y sus valores, los cuales provienen directamente de la palabra del Corán. Al igual que 'Unorthodox', en 'Kailfat' también confluyen relatos de huidas de mujeres manipuladas por hombres que buscan el control absoluto sobre ellas.

Estamos ante dos trabajos que, más allá de criterios sobre producción técnica y artística, atesoran el acierto de ubicar la problemática de la mujer en el centro y ahondar en la reflexión de la perpetuidad de los mecanismos de poder patriarcales en su versión más cruda.

Suscríbete a nuestra newsletter