Los organismos internacionales rechazan la tauromaquia

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha rechazado la propuesta de incluir a la tauromaquia en la lista del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. La Asociación Intergubernamental de la Tauromaquia presentó un escrito ante este organismo solicitando su intervención ante lo que consideran "una situación de emergencia" de la tauromaquia en España, pero finalmente, su petición ha caído en saco roto.

El mundo del toreo critica una decisión que desde el otro lado celebran las 985 asociaciones nacionales e internacionales que organizaron una campaña de oposición a la candidatura. "La cultura debe ser aquello que eleva al ser humano para ser mejor consigo mismo y con los demás y la tortura de animales hasta la muerte como forma de entretenimiento no puede considerarse como tal. Necesitamos una cultura que construya, no que destruya, que celebre la vida y no la muerte. La sociedad lo sabe y por eso la tauromaquia en España ha caído un 63,4% desde 2007", asegura Marta Esteban, presidenta de la plataforma La Tortura No Es Cultura, en declaraciones a La Voz del Sur.

No es el primer revés que recibe la tauromaquia por parte de los organismos internacionales. En 2018, El Comité de los Derechos del Niño, que evalúa el cumplimiento de la Convención sobre los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), instó a España a modificar su legislación para impedir que los niños y niñas menores de edad participen a asistan a cualquier evento taurino, por la extrema violencia que de ellos se deriva, y por ende, al constituir una vulneración de los derechos de la infancia.

Más recientemente, en octubre de este mismo año, el Parlamento Europeo rechazó con 335 votos a favor, 297 en contra y 60 abstenciones, que los fondos de la Política Agraria Común (PAC) fueran utilizados para financiar "cabezas de ganado cuyo destino final sea la venta para actividades relacionadas con la tauromaquia, ya sean vendidas directamente o a través de intermediarios". Sin embargo, tal y como informa Europa Press, las ayudas a la renta de agricultores y ganaderos suponen la mayor parte de los pagos directos que realiza la PAC y se conceden independientemente del tipo de actividad, motivo por el cual los empresarios dedicados al toro de lidia seguirán teniendo acceso a los fondos, siempre y cuando sean utilizados para otro tipo de actividad.

Hace 5 años, en la anterior negociación de la PAC, la Unión Europea también se opuso a la utilización de recursos públicos para fines taurinos, lo que supone, según los cálculos de Florent Marcellesi, portavoz de Equo, un ahorro de 130 millones de euros. La Eurocámara justificó entonces su decisión alegando que lo contrario supondría "una clara violación del convenio europeo de protección de los animales en explotaciones ganaderas".

Suscríbete a nuestra newsletter