"Que el pueblo elija al presidente"

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Dos de los últimos tres presidentes - George W. Bush y Donald Trump - asumieron el cargo habiendo perdido el voto popular. En 2000, la Corte Suprema detuvo el recuento de Florida y entregó la elección a George W. Bush. Más tarde se determinó que el vicepresidente Al Gore ganó las elecciones por medio millón de votos. En 2016, Hillary Clinton recibió casi 3 millones de votos más que Trump, pero aún así, éste se alzó con la victoria. 

El Colegio Electoral, consagrado en la Constitución de los Estados Unidos por sus fundadores, hombres blancos y ricos, muchos de los cuales eran propietarios de esclavos, ha permitido estos triunfos, donde gana el perdedor. Pero se está construyendo un movimiento de masas para elegir al presidente mediante un voto popular nacional. 

Hablamos con el escritor y periodista Jesse Wegman, miembro de la junta editorial del periódico New York Times acerca de la propuesta de una total abolición del sistema de Colegio Electoral y de cómo avanzar hacia una victoria electoral definida por el voto popular a escala nacional. Wegman es autor del libro "Let the People Pick the President" (Que el pueblo elija a su presidente).

Explica las raíces del Colegio Electoral y en qué consiste este movimiento

Los redactores que se reunieron en la Convención Constitucional realmente no tenían idea de lo que estaban haciendo cuando establecieron cómo elegir a un presidente. Ellos mismos dijeron que era el tema más difícil que tenían que decidir. Lucharon por ello durante todo el verano de 1787. Y al final, básicamente armaron este sistema manipulado que ahora llamamos Colegio Electoral en una sala lateral del salón de convenciones, en realidad solo para remitir a los estados su ratificación. Realmente no les importaba demasiado cómo funcionaba, porque sabían que George Washington iba a ser el primer presidente, así que lo que estaba en juego no les parecía tan alto.

Sin embargo, el sistema que pensaban que estaban diseñando se vino abajo en los primeros 10 años. El modelo que creemos conocer es que existe este cuerpo de hombres sabios, educados, reflexivos y deliberados que tomarán la decisión por la gente sobre quién debe liderar el país. Pero en 10 años, había dejado de ser así por completo, con el surgimiento de los partidos políticos nacionales. Se convirtió en un deporte de equipo y eso es lo que sigue siendo hoy.

Hable sobre el papel de la esclavitud en el establecimiento del Colegio Electoral

La esclavitud está obviamente en el centro de cada compromiso que se alcanza en esa Convención Constitucional. El que conocemos, el más familiar para nosotros es el compromiso de las tres quintas partes, y ese fue el trato mediante el cual los estados esclavistas del sur llegaron a contar las tres quintas partes de sus esclavos para su representación en el Congreso, de modo que eso equivale a aproximadamente de 12 a 14 representantes adicionales en el Congreso durante las primeras décadas de la vida del país. Y por la forma en que está diseñado el Colegio Electoral, eso se traduce en 12 a 14 votos extra electorales. De hecho, el Sur ganó la Casa Blanca, se aferró al presidente de la Cámara, ganó muchos escaños en la Corte Suprema, debido a ese poder adicional. Fue llamado el "poder esclavo" en ese momento, y se extendió durante toda la Guerra Civil. 

Usted ha sido durante mucho tiempo defensor de la abolición del Colegio Electoral. Hable sobre cómo es que ganan los perdedores, por ejemplo, George W. Bush en 2000. 

Los electores son personas promedio como tú y como yo. No son sabios deliberantes. Resulta que son personas que conocen a alguien que elige electores. Cada candidato tiene su propia lista de electores. Cada estado obtiene un número de electores igual a su representación en el Congreso, que son sus miembros de la Cámara más sus dos senadores. Eso es realmente la mayor parte de lo que dice la Constitución sobre el Colegio Electoral.

Lo que nos da perdedores del voto popular como presidentes es algo que en realidad no tiene nada que ver con la Constitución. Son las leyes estatales en las que el ganador se lo lleva todo. Y estas son leyes que hacen exactamente lo que parecen, que toman a esos electores y les otorgan todos al ganador del voto popular del estado. Quien gane el voto popular del estado, gana a todos los electores de ese estado. Entonces, en California, cuatro millones y medio de personas votaron por Donald Trump en 2016. Eso es mucha gente. Eso es más que la mayoría de los estados del país. Y, sin embargo, todos eran esencialmente invisibles cuando llegó el momento de emitir los votos electorales del estado, porque California, como todos los estados del país excepto dos, se aplica que el ganador se lleva todo.

Esa regla de "el ganador se lo lleva todo" es la razón por la que George W. Bush ganó en 2000. Porque, aunque Florida fue esencialmente un empate, según se mire, George W. Bush obtiene 25. Ese empate en el voto popular se traduce en 25 votos electorales para George W. Bush y cero para Al Gore. Lo mismo sucedió en 2016 en diferentes estados. En Michigan, Wisconsin y Pensilvania, estuvo esencialmente empatado y, sin embargo, Donald Trump ganó todos los votos electorales de los estados, Hillary Clinton no ganó ninguno.

Esto afecta a todos y perjudica a todos. Sí, ha perjudicado a los demócratas y ha ayudado a los republicanos dos veces en los últimos 20 años, por lo que parece un tema partidista, pero en realidad no lo es. Daña a todos, sin importar su afiliación política, en todo el país. Entonces, es por eso que llegamos a este pacto de voto popular, que es la última forma que se ha ideado para llevarnos a un voto popular.

Entonces, explique el Pacto Interestatal del Voto Popular Nacional.

Ha habido 800 intentos a lo largo de la historia de Estados Unidos para enmendar o simplemente abolir el colegio electoral por completo. Todos han fallado, con la excepción de una, la 12ª Enmienda, que le hizo algunos ajustes importantes. Pero, obviamente, una enmienda no es el camino que vamos a tomar hoy.

Hace unos 15 años, un científico de la computación en el norte de California desarrolló una idea en la que se dio cuenta de que eran las leyes de "el ganador se lo lleva todo", esas leyes estatales de las que acabo de hablar, el corazón del problema. Él dijo, "Bueno, los estados tienen autoridad total para decidir cómo premiar a sus electores. No tienen que hacerlo por estado, el ganador se lleva todo. ¿Qué pasaría si los estados, que representan la mayoría de los votos electorales, dieran a sus electores en cambio al candidato que ganó la mayor cantidad de votos en todo el país? Y bingo, tienes un voto popular nacional para presidente.

Entonces, este es un pacto interestatal, que es básicamente un acuerdo entre estados. Hay muchos de ellos en este momento en todo el país para diferentes temas. Este es un acuerdo entre los estados para otorgar a todos sus electores no al ganador en todo el estado, sino al ganador de la mayor cantidad de votos en todo el país. Y cuando los estados que representan una mayoría, 270 votos electorales, que es lo que se necesita para ganar, se unen a este acuerdo, entra en vigencia y elegimos a un presidente por votación popular sin abolir técnicamente el Colegio Electoral. En realidad, está utilizando el Colegio Electoral como lo diseñaron los redactores. Entonces, 15 estados en este momento se han unido a este acuerdo, más DC, y juntos esos estados representan 196 votos electorales. Tienes que llegar a 270. Entonces, réstalo, haz los cálculos.

Y hable sobre los estados que ahora están considerando esto, como Colorado.

Colorado es uno de los últimos en convertirse en estado miembro. Y Colorado es un estado interesante, por muchas razones. Una es que todos los demás estados hasta la fecha eran estados con un liderazgo demócrata sólido cuando adoptaron el pacto. Eran lo que llamaríamos estados azules, ¿verdad? Pero Colorado fue el primer estado que estuvo cerca de ser un estado púrpura, un estado indeciso, cuando adoptó el pacto. Entonces, fue una especie de evidencia de que en realidad esta idea podría apelar a través de líneas partidistas.

Desafortunadamente, en Colorado, en el recuento electoral del martes hay una propuesta, la Proposición 113, que es una iniciativa de votación dirigida por ciudadanos que desafía la adhesión de Colorado a este pacto y pide a los votantes que lo rechacen. Fue iniciado por activistas conservadores para oponerse a cualquier cambio en la forma en que Colorado otorga sus votos electorales. Y, ya sabes, será una pelea cerrada. Sé que la votación lo tiene bastante cerca en este momento.

¿Y otros estados clave?

Ahora mismo Virginia está cerca de aprobar el pacto. Ya lo aprobaron y solo tienen que volver a hacerlo y conseguir que el gobernador lo firme. Y creo que luego miramos otros estados grandes, tal vez incluso Texas. Si los republicanos se dan cuenta de que van a perder a Texas en el Colegio Electoral, no tienen ruta hacia la Casa Blanca.

Finalmente, quería comentar este titular de BuzzFeed News: "El Colegio Electoral está en contra de los votantes no blancos hasta tal punto que este año, el votante blanco, no hispano promedio parece tener casi el doble de poder para decidir las elecciones que el votante asiático-americano medio"

Esta es la esencia de la forma en que funciona la regla de "el ganador se lo lleva todo", y siempre ha funcionado en beneficio de los votantes blancos en Estados Unidos. Así que debemos equilibrarlo y hacer que todos cuenten lo mismo.

Suscríbete a nuestra newsletter