Spielberg infundió el miedo y la ignorancia hacia los tiburones, Rob Stewart nos enseñó a amarlos

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

El próximo lunes 18 se estrena en cines el documental Sharkwater Extinction (2018) del activista y director Rob Stewart. La película responde al propósito del realizador de frenar la extinción de un grupo de tiburones tras describir que una serie de personas están acabando con el ecosistema en el que viven y con los propios escuálidos. Siguiendo las pistas con las que cuenta, Stewart destapa un negocio multimillonario que se transforma en la masacre de vida animal más grande jamás conocida por el Hombre. 

El estreno coincide con la celebración del Día Mundial del Agua y corre a cargo de un ciclo sobre cine y desarrollo sostenible organizado por Another Way Film. Se trata de una única proyección que tendrá lugar simultáneamente en los CineSur de Toledo, Badajoz, Sevilla, Fuengirola, Córdoba y Cádiz, en los cines mk2 Palacio de Hielo de Madrid y en los cines de Cine Panoramis de Alicante

Este documental es una secuela de Sharkwater (2006), que cosechó 40 premios internacionales, y donde el director canadiense ya denunciaba la matanza de 80 millones de al año que no son contabilizados por los científicos y el negocio que se esconde tras este exterminio masivo y despiadado, que no es otro que la práctica del aleteo, a través de la cual se cortan las aletas de tiburones para comerciar con ellas en el mercado asiático, donde se usan como ingrediente para sopas, medicinas tradicionales y también como un afrodisíaco. Esta sanguinaria actividad está prohibida en varios países, pues el tiburón es devuelto al mar vivo y sin aletas, donde tiene una agonía dolorosa, ya que se va desangrando hasta que termina ahogándose. El aleteo no solo es inhumano, también permite que los tiburones sean capturados en cantidades insostenibles. Los tiburones son superdepredadores con lentas tasas de reproducción y de cuya supervivencia dependen todas las demás especies marinas y los ecosistemas oceánicos. Además, se ha determinado que las aletas de tiburón contienen niveles peligrosos de mercurio para los comensales. 

Spielberg usó sus propias "armas de distracción masiva" con su ‘Tiburón’ fomentando el miedo a esta especie, así como la ignorancia, pues la mayoría de los ataques de tiburones son provocados por humanos y solo un puñado de especies de tiburones son responsables por dichos ataques. La mayoría de las especies nunca han atacado a un ser humano. A diferencia de esta película, en Sharkwater Extinction, Rob Stewart no solo vuelve a ilustrarnos sobre la inocuidad de los tiburones buceando con ellos y de la importancia de los mismos para salvaguardar el ecosistema marino y el mantenimiento oceánico, sino que continúa su lucha como activista para revelarnos más información sobre una aterradora realidad que está salpicada de corrupción.

Stewart falleció durante la filmación del documental en una de sus inmersiones debido a una falta grave de oxígeno por usar un rebreather. La película fue completada por el editor de películas e historias Nick Hector y la directora Sturla Gunnarsson para la Fundación Rob Stewart. Se estrenó en el Festival Internacional de Cine de Toronto 2018 en septiembre, como una proyección de "Evento Especial" que también incorporó un homenaje conmemorativo a Stewart y su legado. El preestreno en España tuvo lugar en la pasada edición del FICMA.

En la 5ª edición de los Canadian Screen Awards el 12 de marzo de 2017, la Academia de Cine y Televisión de Canadá anunció que su premio anual para el Programa Documental de Ciencias o Naturaleza se llamaría Rob Stewart Award en la memoria del director

Suscríbete a nuestra newsletter