Un secreto a voces

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

"El gran problema de Hollywood es y será la pederastia". Corey Feldman es uno de los tantos jóvenes talentos que la industria del cine estadounidense lanzó a la fama a mediados de los años 80. Solo tenía 13 años cuando consiguió un papel protagonista en 'Los gonnies', una de los grandes éxitos de la época, al que le siguió otro en 'Cuenta conmigo', la adaptación cinematográfica del clásico de Stephen King que lanzó al estrellato al tristemente fallecido River Phoenix.

La popularidad de Feldman se fue apagando al mismo ritmo que su aspecto de adolescente imberbe iba quedando atrás. Ahora, reconvertido en veja gloria para cintas de serie b, es más reconocido por su activismo contra los abusos sexuales a menores de edad.

El pasado 22 de abril estrenó el documental '(My) Truth: The rape of Two Coreys' donde acusa a Charlie Sheen de haber violado a Corey Haim durante el rodaje de la película 'Lucas', en la que ambos coincidieron. Haim, otro de aquellos talentos precoces triturados por la maquinaria de Hollywood, tenía por aquel entonces 13 años. Charlie Sheen ya había cumplido los 18. "Estos alegatos enfermos, retorcidos y extravagantes nunca ocurrieron. Punto", ha declarado el actor a la revista People. Y añade. "Instaría a todos a considerar la fuente y a leer lo que Judy Haim tiene que decir", en referencia a la madre de Corey, quien ha negado reiteradamente que su hijo fuera víctima de cualquier tipo de abuso por parte de Sheen. "Mi hijo nunca mencionó a Charlie, nunca hablamos de Charlie… Si mi hijo estuviera aquí para escuchar todo esto, vomitaría". La señora Haim sí señala al actor Dominick Brascia y al representante Marty Weiss como los depredadores de su malogrado hijo, fallecido en 2010 tras pasar buena parte de su vida luchando contra la depresión. 

Los grandes magnates de la industria defienden sus intereses con el frágil argumento de los casos aislados, pero no es la primera vez que la sospecha de la corrupción de menores sobrevuela las bambalinas del cine y la televisión.

En 2006 otro documental se atrevió a alzar la voz de aquellos que habían sido obligados a guardar silencio. 'An open secret' (Un secreto a voces), recoge los testimonios de varios actores que sufrieron abusos durante la infancia, en sus inicios en el mundo de la interpretación. La cinta gira en torno a 4 grandes personajes; el ya citado Marty Weiss y el trío formado por Marc Collins-Rector, Chad Shackley y Brock Pierce. Estos 3 fundaron a principios de los años 90 la compañía tecnología Digital Entertainment Network (DEN9).

En los albores de internet y la fiebre de las empresas puntocom lograron lanzar una plataforma de entretenimiento destinada al público adolescente. Se trataba de un soporte para contenidos en streaming, con series y programas de televisión, una suerte de Netflix primigenio con el que lograron atraer la atención de inversores multimillonarios.

'An open secret' (Un secreto a voces), recoge los testimonios de varios actores que sufrieron abusos durante la infancia, en sus inicios en el mundo de la interpretación

Los contenidos se filmaban en una lujosa residencia de Los Ángeles, conocida como "la mansión DEN", donde también residían los 3 fundadores junto con un grupo de actores de edades comprendidas entre los 11 a los 17 años. Los jóvenes aseguran que se organizaban fiestas en las que se les proporcionaba alcohol y drogas para después abusar sexualmente de ellos."Nos ofrecían alcohol y cocaína y a partir de las 12 de la noches nos teníamos que bañar todos desnudos en la piscina. me violaron varias veces", asegura  Michael Egan III, uno de aquellos niños que residía en la mansión.

Entre los asistentes de las "sórdidas fiestas", Egan señala al afamado director Bryan Singer, responsable de la adaptación cinematográfica de la saga de comics 'X-Men'. Las sospechas sobre el cineasta neoyorquino han ido en aumento durante los últimos años hasta alcanzar su punto álgido en 2018, en plena eclosión del movimiento Metto. Singer fue despedido de la dirección de 'Bohemian Rhapsody', el biopic sobre la vida de Freddie Mercury, cuando apenas faltaban 3 semanas para acabar el rodaje, después de que la productora supiera que había interpuesta una demanda contra él por una supuesta violación a un chico de 17 años.

Las víctimas describen todo un entramado que implica a representantes, publicistas, cazadores de talentos, directores y productores, que por acción u omisión, participan de los abusos y de su encubrimiento. Más recientemente, Elijah Wood, conocido por interpretar a Frodo Bolsón en la trilogía de El señor de los anillos, asegura haber recibido protección para evitar a los depredadores sexuales. "Los abusos se han producido desde hace mucho tiempo en Hollywood y probablemente sigan sucediendo hoy en día. Si eres un niño inocente, con poco conocimiento de este mundo y con ganas de triunfar, los parásitos te verán como su presa", argumenta Wood, que empezó su carrera con tan solo 9 años en 'Regreso al futuro 2'.

"Los abusos se han producido desde hace mucho tiempo en Hollywood y probablemente sigan sucediendo hoy en día", asegura Elijah Wood

En declaraciones al rotativo británico The Sunday Times asegura no haber sido víctima de este tipo de conductas porque sus padres "estaban más preocupados por mi felicidad que por mi fama". Los progenitores son una de las grandes incógnitas de todo ese entramado. ¿Por qué permiten que sus hijos se relacionen con personas adultas a las que no conocen? Anne Henry, madre de niños actores, trata de despejar la incógnita. "Los padres se dejan llevar por los deseos de sus hijos, que sueñan con salir en televisión y ser famosos. Esos les lleva a no tomar todas las precauciones necesarias".

Henry también es la fundadora de BizParentz, una fundación que proporciona orientación para jóvenes talentos y sus familias, y responsable de que Hollywood haya adoptado un procedimiento de control para evitar la infiltración de depredadores sexuales. 

Aunque se han conseguido avances significativos, la impunidad para el abusador y el ostracismo para la víctima continúa siendo una pauta que se repite en demasiadas ocasiones. Henry asegura no conocer a ningún niño que siga trabajando en la industria después de haber denunciado haber sido víctima de abusos. Por contra personajes como Brian Peck, condenado a 16 meses de cárcel por abusar de un menor, continuó trabajando para los canales infantiles de Disney y Nickelodeon. O el celebérrimo Roman Polanski, prófugo de la justicia estadounidense durante más de 40 años por la acusación de haber violado a una niña de 13 años, pero laureado durante todo este tiempo en los festivales cinematográficos más importantes del mundo.

En cuanto a los tres fundadores de DEN, ninguno de ellos ha pagado por sus delitos tanto como debiera. Chad Shackley ni siquiera fue implicado debido a que era menor de edad cuando sucedieron los hechos. Actualmente regenta una tienda de reparaciones informáticas en Michigan y recuerda su época en DEN como "muy interesante". Marc Collins-Rector y Brock Pierce huyeron a España en el año 2000, después que un juzgado de Nueva Jersey iniciara acciones penales en su contra. Fueron detenidos 2 años después en una lujosa villa de Marbella y deportados a los Estados Unidos. Pierce resultó absuelto de 2 cargos de abusos sexuales y en un tercero acordó el pago de 21.000 dólares a cambio de que el demandante retirara la acusación. En la actualidad es uno de los grandes magnates de las criptomonedas. Collins-Rector se declaró culpable de 8 cargos de incitación sexual a menores. Durante un permiso penitenciario para viajar al Reino Unido alegando razones médicas renunció a la nacionalidad estadounidense y nunca regresó. Lo último que se supo de él es que reside en alguna ciudad portuaria de Europa y que ha utilizado el nombre de Morgan Von Phoenix. Nunca ha pagado los 4,5 millones de dólares a los que fue condenado a pagar a 3 de sus víctimas en concepto de indemnizaciones.

"La verda está ahí, pero nadie quiera saberla", sentencia Feldman.

Suscríbete a nuestra newsletter