"El feminismo está en el lado correcto de la historia"

En 1984, el MoMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York) organizó una exposición con las que a su juicio eran las 170 obras más importantes del mundo. Entre ellas, solo 13 tenían la autoría de una mujer y a pesar de que estaban representados un total de 17 países, casi todos los artistas eran blancos.

Durante los días sucesivos un grupo de mujeres se manifestó frente a las puertas recinto, en protesta por esta discriminación racial y de género que se repetía como norma no escrita en la gran mayoría de las galerías de la ciudad. De nada sirvió; los responsables del museo hicieron oídos sordos, pero muy a su pesar prendieron la mecha de uno de los movimientos artístico feministas más importantes del siglo XX.

Lo que en un principio solo era una pequeña algarabía de mujeres haciendo ruido frente a las salas de exposición, se fue transformando poco a poco en una nueva forma de activismo que hoy es reconocida entre los círculos más selectos del arte internacional.

Tras comprobar que las manifestaciones en las calles no eran suficientes, optaron por desarrollar una nueva estrategia de la que se sirvieron para esbozar su propia forma de expresión artística. Carteles con mensajes que subrayaban la discriminación racial y de género comenzaron a aparecer por las calles de Nueva York, colocando al pomposo círculo del arte neoyorkino frente al espejo de sus miserias.

Se hicieron llamar las Guerrilla Girls y un día, tras cometer una errata en la que escribieron "Gorilla" en lugar de "Guerrilla", decidieron que llevar unas máscaras podría enfatizar aún más sus mensajes. Además, el anonimato les aportaba mayor seguridad y por ello utilizaron nombres de grandes artistas fallecidas, como Frida Kalho, Alice Neel o Zubeida Agha.

A pesar de la legitimidad de sus reivindicaciones, los comienzos no fueron fáciles: "La mayor parte de las mujeres que se prostituyen por las calles carecen de talento. Al igual que a las mujeres artistas más importantes no se les presta atención cuando lanzan sus alegatos feministas porque no tienen talento alguno y pretenden obtenerlo de los hombres". Mark Kostabi, un artista popular por sus retratos de figuras sin rostro, criticó sin ambages las acciones de las Guerrilla Girls, y aunque no fue el único y ni siquiera el de más peso, la popularidad de estas mujeres enmascaradas ya resonaba entre los sectores más feministas y antirracistas de los Estados Unidos.

GuerrillaGirls
Guerrilla Girls

Su nombre comenzó a ser conocido más allá de las fronteras nacionales, gracias a un cartel de grandes dimensiones donde, al lado de una figura femenina desnuda con una máscara en la cabeza, se puede leer: "¿Tienen que estar desnudas las mujeres para entrar en el MET? Menos del 5% de los artistas en las secciones de arte moderno son mujeres, pero el 85% de los desnudos son femeninos".

Las Guerrilla Girls encontraron réplicas en Francia, Italia, Alemania y algunos países de Latinoamérica, y aunque reconocen que la mayor parte del camino está todavía por recorrer, su labor sirvió para colocar en el centro del debate la discriminación latente en el mundo del arte.

En la actualidad, tienen una versión teatral que reivindica más papeles femeninos sobre los escenarios, mientras las creadoras del formato original viajan por todo el mundo dando charlas en museos, salas de exposición, colegios y conferencias.

En 2015, el Matadero de Madrid organizó una retrospectiva sobre sus obras. Allí, Frida Kahlo y Kathe Kollwitz aseguraron que "el feminismo está en el lado correcto de la historia" y debatieron sobre uno de los grandes dilemas que enfrenta a sus partidarios y detractores: ahora que son recibidas por aquellos que no hace mucho repudiaban su labor, ¿cómo se compagina formar parte de las élites del arte internacional con el activismo y la denuncia social? 

  • Los carteles de Guerrilla Girls

¿Cuántas mujeres realizaron exposiciones individuales el pasado año en museos de Nueva York?

primero
Mujeres en los museos / Guerrilla Girls


Pregunta: Si febrero es el Mes de la Historia Negra y marzo es el Mes de la Historia de las Mujeres, ¿aué pasa durante el resto del año?
Respuesta: Discriminación.

segundo
Cuestionario / Guerrilla Girls


Estás viendo menos de la mitad de la imagen. Sin la visión de las mujeres artistas y los artistas de color.

tercero
Menos de la mitad / Guerrilla Girls


Solo 4 galerías de Nueva York exhiben a mujeres negras. Solo una exhibe más de una.

cuarta
Discriminación racial / Guerrilla Girls

Es incluso peor en Europa.

quinta
Europa / Guerrilla Girls

Las ventajas de ser mujer artista:
Trabajar sin la presión del éxito.
No tener que coincidir con hombres en las exposiciones.
Poder desconectar del mundo artístico tras tus 4 trabajos como autónoma.
Saber que tu carrera profesional puede mejorar cumplidos los 80 años.
Tener la garantía de que, no importa el tipo de arte que hagas, se te etiquetará siempre como femenino.
No verte atropellada en un puesto fijo en la enseñanza.
Ver tus ideas perpetuadas en las obras de los demás.
Tener la oportunidad de elegir entre una carrera profesional y la maternidad.
No tener que ahogarte con esos puros enormes ni pintar ataviada con trajes italianos.
Tener más tiempo para trabajar cuando tu compañero (a) te deja tirada por otra persona más joven.
Que te incluyan en versiones revisadas de la historia del arte.
No tener que pasar por el bochorno de que te llamen genio.
Aparecer disfrazada de gorila en las revistas de arte. 

septimo
Ventajas de ser mujer / Guerrilla Girls

¿Cuántas obras realizadas por mujeres se incluyeron en las subastas de Andy Warhol y Tremaine en Sotheby´s?

septima
Warhol / Guerrilla Girls

Guerrilla Girls cree que el mundo necesita una nueva arma: la bomba de estrógeno.

octava
Bomba de estrógeno

¿Qué tienen en común estos artistas?
Permiten que su trabajo se exhiba en galerías donde las mujeres no exponen más del 10% o donde las mujeres no exponen nada en absoluto.

novena
Artistas / Guerrilla Girls

Guerrilla Girls pide la vuelta a los valores tradicionales sobre el aborto. En la primera mitad del siglo XIX, abortar en los primeros meses de gestación era legal. Incluso la iglesia católica no lo prohibió hasta 1869.

decima
Aborto / Guerrilla Girls


 

Suscríbete a nuestra newsletter