El año luctuoso del periodismo

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

El año 2018 ha sido el peor para los profesionales de los medios de comunicación. Según el informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF), 80 de ellos fueron asesinados, un 15% más que el año anterior, 348 permanecen encarcelados y 60 se encuentran secuestrados. “Los periodistas nunca han sido sometidos a tanta violencia y trato abusivo”, asegura el documento.

Afganistán ha sido el país más letal con 15 muertes, seguido de Siria con 11. En cuanto a los países que no se encuentran en situación de conflicto, la luctuosa clasificación está liderada por México, un estado donde la corrupción y el poder de las bandas del crimen organizado y el narcotráfico causaron la muerte de 9 periodistas, seguido de EE.UU, que sufrió en el mes de junio el asesinato de 5 empleados del periódico Capital Gazette durante un tiroteo en la ciudad de Annapolis (Maryland), el mayor ataque contra un medio ocurrido en el país y que fue perpetrado por un hombre que durante 6 años estuvo amenazando impunemente a los trabajadores del rotativo a través de las redes sociales.

Con estos registros, los más elevados en los últimos tres años, un total de 702 profesionales de la información han perdido la vida en la última década, siendo el año 2012 el de mayor mortalidad, con 87 fallecidos y el 2017 el menor, con 55.

En palabras de Christophe Deloire, secretario general de RSF: “La violencia contra los periodistas ha alcanzado niveles sin precedentes este año y la situación ahora es crítica. El odio hacia los periodistas que se proclaman algunos políticos, líderes religiosos y empresarios sin escrúpulos tiene consecuencias trágicas”.

En el informe sobresalen los casos más mediáticos, como el del columnista Jamal Khashoggi, asesinado en el consulado de Arabia Saudí en Turquía, y el del reportero eslovaco Ján Kuciak, quien fue hallado muerto de un disparo junto a su pareja, también fallecida, tras ser amenazado por sus investigaciones sobre la corrupción de algunas de las fortunas más importantes del país.

El año 2018 cierra con un 7% más de periodistas ajusticiados en las cárceles de todo el mundo, siendo China el país más represor. El gigante asiático mantiene encerrados a 60 compañeros, 10 de ellos se encuentran en peligro de muerte, seguido de Egipto con 38, Turquía con 33 y Arabia Saudí e Irán con 28 cada uno.

En cuanto a los secuestros, el DAESH, a pesar de las últimas derrotas militares que ha sufrido, continúa siendo el principal responsable de los cautiverios, sobre todo en Siria, país donde más personas, 31, permanecen retenidas, frente a los 17 de Yemen y los 11 de Iraq. 

Los medios de comunicación tradicionales ya no son el principal objetivo de los que pretenden amordazar la libertad de prensa, y es que en plena era digital, el mayor peso de la represión está siendo soportado por los los llamados“ciberperiodistas”, debido a la influencia que este tipo de profesionales ha ganado en los últimos años.

Suscríbete a nuestra newsletter