Estados Unidos deporta personas en plena crisis del coronavirus

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

A medida que el coronavirus continúa propagándose en Estados Unidos, los defensores de los inmigrantes temen que surja un brote mortal dentro de las cárceles para inmigrantes, según ha informado el programa de noticias Democracy Now!

Silky Shah, directora ejecutiva de Detention Watch Network, una coalición nacional de organizaciones y personas que colaboran para exponer las injusticias del sistema estadounidense de detención y deportación de inmigrantes, dijo en una declaración: "Sus vidas ya están en riesgo bajo reclusión, y, con la propagación del coronavirus, las personas son presa fácil en un sistema tristemente célebre por la letal falta de atención médica".

También hay una creciente preocupación de que la deportación de los solicitantes de asilo de Estados Unidos y México podría acelerar la propagación del coronavirus en Centroamérica. Honduras canceló la llegada de vuelos con personas que fueron deportadas, después de que el país declarara sus dos primeros casos del virus.

El Salvador ha declarado una cuarentena nacional y ha prohibido el ingreso a todos los viajeros extranjeros, aunque todavía no se reporta ningún caso confirmado de coronavirus. En Guatemala, el Gobierno anunció el miércoles que prohibiría la entrada de ciudadanos europeos, así como de personas de Irán, China, Corea del Sur y Corea del Norte, para intentar controlar la propagación del coronavirus.

Mientras tanto, los médicos que trabajan en un campamento de refugiados que ayuda a miles de personas en la ciudad fronteriza de Matamoros se preparan para la inevitable llegada del coronavirus a los refugios y campamentos en toda la frontera entre Estados Unidos y México. Un médico del refugio de Matamoros dijo que las infecciones por COVID-19 a lo largo de la frontera serán "catastróficas".

En otras noticias de la frontera entre México y Estados Unidos, una mujer guatemalteca embarazada de 19 años de edad ha muerto por las heridas que sufrió tras caer al intentar escalar el muro fronterizo de Estados Unidos. Los intentos de asistir el parto del bebé no tuvieron éxito después de que la madre cayera desde seis metros de altura.

Suscríbete a nuestra newsletter