Francia sentencia que los trabajadores de Uber no son autónomos

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

Nuevo varapalo judicial para Uber. Después de que en noviembre, la ciudad de Londres suspendiera su licencia de actividad y la aprobación en California de una nueva normativa que les obliga a contratar a sus conductores, la justicia francesa falla ahora en favor de Maximilien Petrovic, un antiguo chofer al que considera que la plataforma debería haber contratado como un trabajador por cuenta ajena y no como un profesional autónomo.

La Corte de Casación, máxima instancia judicial francesa, sentencia que existe un "vínculo de subordinación" ya que el empleado no tiene capacidad para fijar su horario de trabajo ni los precios del servicio ni las rutas de reparto. El tribunal resuelve un caso que se ha dilatado durante más de 3 años de litigio y otorga al denunciante la posibilidad de reclamar los salarios correspondientes y la indemnización por despido.


Los sindicatos se han felicitado por un dictamen judicial que sienta un precedente muy favorable para las centenares de personas que trabajan en empresas cuyos modelos de negocio se inspiran en el controvertido sistema de operaciones de Uber.

Por su parte, la compañía de Silicon Valley emitió un comunicado para advertir que "esta decisión se refiere al caso de un conductor específico, que no utiliza la aplicación de Uber desde el 2017. El fallo no refleja las razones por las que los conductores eligen Uber: la independencia y libertad de trabajar o no cuando y donde quieran", y añade que "durante los últimos dos años, hemos introducido numerosos cambios para dar a los conductores aún más control sobre el modo en que utilizan Uber, además de mayores protecciones sociales".

Aunque todavía es pronto para conocer el impacto que tendrá la sentencia, las organizaciones de trabajadores esperan que suponga un espaldarazo para las otras 150 reclamaciones judiciales que Uber tiene abiertas en el país galo.

Suscríbete a nuestra newsletter