Visitas a prostíbulos; el tratamiento para los delincuentes sexuales en Alemania

Los delincuentes sexuales en el estado alemán de Renania del Norte-Westfalia pueden visitar prostíbulos para "ganar experiencia" en el trato con las mujeres, según una investigación del semanario germano Der Spiegel. Así lo ha confirmado la Asociación de Tierras de Westfalia-Lippe, una suerte de organización que desarrolla su labor en las áreas de salud, asuntos sociales y gestión comunitaria, y que ha autorizado al menos tres de estas visitas en los últimos dos años. Aseguran que en todos los casos se trató de "pacientes con niveles de relajación de largo alcance", que se encontraban en el tramo final de sus condenas, y por tanto, en un tránsito hacia la libertad para el que deben estar "lo mejor preparados que nos sea posible". Defienden que se trata de una "terapia responsable", aunque reconocen que las prostitutas no fueron avisadas de las "particularidades" de estos clientes.


Los periodistas de Der Spiegel apuntan a que en el estado de Baja Sajonia también se están replicando este tipo de prácticas. Desde 2001, los agresores sexuales con discapacidad intelectual han tenido relaciones sexuales con prostitutas como parte de un "tratamiento" para mantener "contactos íntimos sin violencia sexual". El caso ha levantado una polvareda en algunos sectores de la política regional alemana. La CDU y Los Verdes han anunciado consultas a los responsables gubernamentales por unas prácticas que consideran "peligrosas" y "éticamente cuestionables".

Suscríbete a nuestra newsletter