Whole Foods traspasa a sus empleados la carga económica del coronavirus

Kamchatka es un espacio colectivo para una forma de hacer periodismo: feminista, de clase, contestatario e independiente. No tenemos grandes inversores que interfieran en nuestra ética profesional y para que esto pueda seguir así necesitamos más que nunca vuestra colaboración. Ayúdanos a seguir siendo libres. Ayúdanos a resistir.

La empresa Whole Foods, la cadena de supermercados de Jeff Bezos, se ha puesto en contacto con sus trabajadores para hacerles llegar una lista de "recomendaciones" con las que afrontar la pandemia de coronavirus. El propietario de Amazon y hombre más rico del planeta (con una fortuna estimada en más de 100.000 millones de dólares) sugiere a sus empleados que intercambien días de vacaciones con sus compañeros que están enfermos.

"Los miembros del equipo que tienen una emergencia médica o muerte de un familiar cercano pueden recibir horas de vacaciones donadas por otras compañeros. No solo de los miembros de su centro de trabajo, sino también de miembros de cualquier lugar del país", escribió John Mackey, CEO de Whole Foods, en un correo electrónico. La compañía advierte que solo pagará durante dos semanas la baja por enfermedad a los afectados por el coronavirus. El resto de días que precisen para su recuperación será, en palabras de la dirección, "tiempo libre ilimitado pero no remunerado".

 

Whole Foods, propiedad de Amazon, es parte de uno de los conglomerados más grandes del mundo. Su pulmón financiero podría permitirse pagar los días de baja que fueran necesarios, en cambio, como ya han ha hecho otras gigantes como Uber, Lyft o Instacart, ha decidido traspasar el coste de la pandemia a sus trabajadores.

"Considerando que (Whole Foods) es una compañía de mil millones de dólares, creo que es egoísta pedirles a los trabajadores que resuelvan el problema por sí mismos", lamenta un miembro del equipo en declaraciones a Vice, donde ha decidido permanecer en el anonimato por temor a las represalias. "La respuesta que recibí de la empresa fue bastante pobre. Los cajeros como yo somos los más expuestos. Algunos de nosotros tenemos familiares enfermos cuyo sistema inmunológico es muy débil y podría ser peligroso si contraen el virus".

 

Así las cosas, los empleados de Whole Foods que resulten contagiados por el coronavirus tendrán que elegir entre permanecer en casa sin recibir salario, intercambiar días de vacaciones o acudir a su puesto de trabajo aún cuando el malestar no haya remitido, con el consiguiente peligro para la salud pública que ello supone.

La empresa, por su parte, ha emitido un comunicado donde recalca que se hará cargo de las dos semanas de baja establecidas y esgrime que las decisiones adoptadas forman de una política establecida por Whole Foods antes de su adquisición por Amazon.

Suscríbete a nuestra newsletter