"El porno en España funciona como una mafia"

Ismael López tenía 22 años cuando en 2014 le hizo una entrevista a Amarna Miller para una revista universitaria. El texto llamó la atención entre algunos gerifaltes de la industria del cine para adultos en España, que le propusieron escribir para ellos. Empezó así una singladura de casi dos años en los que Ismael se dedicó a redactar columnas y entrevistas que otros firmaban. Gracias a ello tuvo acceso privilegiado a los entresijos de lo que él mismo califica como un "lobby" y una "mafia". Episodios de violencia, drogas, prostitución y fraude fiscal que ha resumido en el libro Escúpelo. Crónicas en negro sobre el porno en España

escupelo
Escúpelo. Crónicas en negro sobre el porno en España.

¿Qué es el lobby del porno?

El lobby del porno son varias revistas y productoras. Personas que ganan mucho dinero directa o indirectamente con la industria del cine para adultos. 

¿Quiénes?

Es mejor para vosotros que no habléis de esto. Un redactor de Valencia Plaza me entrevistó y publicó nombres y apellidos. Esa información desapareció de la red. He sufrido ataques informáticos. A mi ex pareja le desapareció un audio de una entrevista que me hicieron. Alguien entró en su cuenta de correo y la borró. 

Escribías columnas que firmaban otras personas.

Sí, se demandaba mucho el mensaje feminista, había que meterlo con calzador. Mi tarea consistía en hacer un lavado de imagen porque en las entrevistas, algunas actrices hablaban abiertamente de consumo de drogas y eso no gustaba a los jefes. Se me daban consignas sobre lo que debía escribir. Por ejemplo, me decían: "A esta chica le gusta mucho la literatura, lleva el artículo por ahí". 

¿Tenías que humanizar a las actrices?

Exacto, de hecho lo que les gustó de la entrevista a Amarna Miller es que no le preguntaba cosas típicas como "¿Qué posturas son las que más te gustan?". Querían entrevistas para resaltar la faceta más personal y humana de las actrices. A mí en ese momento no me parecía mal porque lo veía totalmente inocuo y me estaban pagando 50 euros. Recién salido de la universidad y cursando un máster, el dinero me venía genial. 

¿Por aquel entonces ya eras consciente del trasfondo que esconde la pornografía?

No, yo me había tragado por completo el mensaje de que todo era maravilloso. Sabía que había mucho fraude fiscal pero estoy seguro que todos conocemos episodios de fraude y no nos llevamos las manos a la cazaba.

¿Tus artículos los firmaba una única persona?

En la colaboración fija sí, pero tenía colaboraciones esporádicas con otra gente. Otra cosa que hacíamos a menudo eran entrevistas, que yo mismo respondía. 

¿Respondías por las actrices?

Sí. El medio de comunicación me enviaba las preguntas y yo las respondía como si fuera la actriz, según una serie de pautas. En una ocasión me dijeron que tenía que criticar el libro 50 sombras de Grey pero dejando a un lado el BDSM.

¿Y las actrices no protestaban?

No, sabían que otra persona respondía por ellas.

¿Siempre te pagaban en negro?

Sí, el porno es una actividad que se realiza fundamentalmente en negro. En teoría los actores están dados de alta como artistas independientes pero no es cierto. Todo el mundo estaba inscrito en el paro o como mucho solo declaraban lo que ganaban en España y en este sector la mayoría del dinero viene del extranjero, de Budapest y de EE.UU. 

Y entonces te invitan a presenciar un casting.

Antes de eso hubo un evento similar al ocurrido hace unos meses en Colombia, donde hicieron una fiesta en un barco con barra libre de drogas y chicas. Esto también ocurre en España. Las actrices siempre están vinculadas a alguien que las dirige, a veces de las revistas o de las productoras, que se dedican a prostituirlas. 

¿Dónde tienen lugar estos eventos?

No puedo hablar de ello porque hay una investigación policial en curso, pero en mi libro, que está basado en mi experiencia, hay un personaje ficticio, un redactor llamado Johnny de Rico que es invitado a una fiesta en una mansión de lujo en Mallorca para hacer la biografía de una actriz porno. Allí se encuentra con un importante productor y el redactor jefe de una revista erótica, además de con una decena de hombres que han pagado para disponer de barra libre de bebida, comida y sexo con un grupo de actrices porno. Es ahí cuando Johnny de Rico se da cuenta de todas las irregularidades que rodean a la industria del cine X. Allí descubre que muchas chicas están siendo engañadas. Un productor, que en el libro se llama Torpe, firmó un contrato con una de las chicas y cuando llegó la hora de grabar se enteró de que tenía que rodar la escena con él. Torpe es un personaje muy desagradable. La chica acudió al evento atraída por el morbo, solo para probar y resultó que más tarde se enteró de que su escena estaba siendo difundida por internet. 
Otra de las chicas que aparece en el libro es una joven de Europa del este que llegó a Ibiza para ser gogó. Una noche la contrataron para una discoteca, la subieron a un escenario, la desnudaron y dos mujeres comenzaron a practicarle sexo oral. Ella no sabía nada.

Volvamos al casting, ¿qué viste allí?

Las chicas tenían que pasar por el aro. Hay violencia y mucha droga. Una actriz importante no pudo grabar una escena porque su agente le dio una sustancia que le provocó una sobredosis. He visto rodajes donde la chica ha empezado a sangrar o a recibir bofetadas hasta el punto de que han tenido que parar la grabación porque le estaban reventando la cara.

¿Es cierto que las actrices ganan más dinero que los actores? 

Es probable pero como todo es en negro no podemos saberlo. A los actores casi no se les ve la cara, la chica es el producto. Pero el caché de las actrices también las condiciona a hacer ciertas cosas; sexo anal, a no cerrar la boca cuando se le corran en la cara...

¿Hay extorsión?

Hay decenas de testimonios que así lo corroboran, como el de Jessie Rogers (ex actriz que ha denunciado los abusos de la industria). El 85% de las personas con las que he contactado y que han dejado el porno están recibiendo algún tipo de atención psicológica. Conozco el caso de una chica que ha sufrido tanto que es probable que jamás vuelva a ser la misma. Le han destrozado la vida, no es una persona operativa para llevar una vida normal.

¿Qué sucede con los actores?

La mayoría de los actores que he conocido están bastante locos, son muy machistas y presumen de hacer lo que quieren, se sienten los reyes de la jungla. Max Hardcore (productor y actor estadounidense) solía decir: "Me encanta cuando una chica se niega a tener sexo anal porque sé que al final va a tener sexo anal". 

Denuncias irregularidades en los controles sanitarios. 

No hay forma de controlar los supuestos análisis de sangre de los que tanto presumen para decir que el sexo es seguro. Hay un test llamado análisis capilar, que es el que se hacen los diabéticos para conocer el nivel de azúcar, pero esto no funciona para saber si tienes SIDA o una ETS. Técnicamente les cubre las espaldas desde el punto de vista legal. He visto rodajes con penetración y sin preservativo respaldados con estos análisis. 

Defines la pornografía como "prostitución con una cámara delante".

La pornografía es un tipo de prostitución encubierta. Como la prostitución no es legal se pone una cámara delante y el cliente paga. Todas las actrices que he conocido se dedican a la prostitución, utilizan la pornografía para elevar su caché como prostitutas, hasta 1.500 euros más por servicio. 

Hablemos de tu libro.

Envié el libro a muchas editoriales, revistas  y medios de comunicación. Lo ofrecí gratis pero no recibí respuesta de casi nadie. Público y ABC son los únicos medios nacionales que me dieron la oportunidad de contar mi historia. Empecé a colaborar con Riot & Roll, pseudónimo de una activista que denunció que detrás del Salón Erótico de Barcelona se encuentra una empresa de prostitución. Colgamos el libro en la red para que se pudiera descargar de forma totalmente gratuita pero nos tumbaron los enlaces. Descubrieron la verdadera identidad de Riot & Roll, con nombres y apellidos, y entonces nos llegó un mensaje de advertencia: "O lo dejáis o no os va a gustar lo que os va a pasar". Un abogado contactó conmigo y me dijo una frase que se me quedó grabada: "A ver si tienes huevos a seguir escribiendo ahora, valiente". El libro cae en el olvido hasta que Tandaia, una editorial muy pequeña, decide publicarlo. Yo no me arrugo y denuncio las amenazas. No sé dónde estaría sin la Brigada de Trata de la Policía, se han involucrado muchísimo para que me sienta seguro.

¿Has sufrido alguna agresión física?

No, las amenazas han sido por teléfono y  por mail, además de ataques informáticos y caída de contenidos.

¿Por qué elegiste el formato de novela? ¿Por qué no una autobiografía?

Escúpelo es una novela basada en mi experiencia, si yo escribiera mi historia con los nombres de las empresas y las personas tan importantes que conocí nadie me la publicaría. Estoy solo, no trabajo para ningún medio de comunicación. No me atrevería a hacerlo, lo mejor que podría pasarme es una denuncia pero creo que habría consecuencias mucho peores. Este libro pretende ser una advertencia para las chicas que estén pensando entrar en el porno, para que conozcan la realidad. No he ganado ni un euro denunciando esto y no tengo intención de quedarme con los ingresos del libro. 

A propósito de los salones eróticos, ¿estuviste en alguno durante el tiempo que trabajaste en la industria?

No te puedo hablar de eso, pero tengo referencias de eventos nacionales e internacionales donde hay todo tipo de irregularidades.

¿Qué papel juegan los medios de comunicación?

Los medios están lanzando el mensaje de que la pornografía es un trabajo como otro cualquiera. Creo que es una forma de captar chicas jóvenes, ahora que la situación laboral es especialmente mala. Por ejemplo, se utilizan  palabras como "prosex", queriendo decir que si no estás a favor del porno eres anti sexo, un mojigato. Se han apropiado del lenguaje. Hay entrevistas pactadas entre la gente que dirige la industria y los medios de comunicación. Si ves la entrevista que le hizo Risto Mejide a Amarna Miller en Antena 3 piensas; "Esto es maravilloso, para estar en casa de mis padres me meto en el porno". Hay gente muy mediática que está lanzando mensajes muy peligrosos.

¿Por qué? ¿Qué intereses pueden tener?

Atresmedia contactó conmigo a propósito de la publicación de Escúpelo. Querían hablar de mi libro y yo les recriminé que le diesen cobertura en sus medios a actrices que se dedican a blanquear la pornografía. Un directivo del grupo me escribió para negarme cualquier conexión con la industria y a partir de ese momento ya no quisieron saber nada más. 
Pero vamos a hablar del Grupo Zeta; editora de Primera Línea, una revista de contenido pornográfico, de Interviú, que desapareció hace poco y de El Periódico de Catalunya. Amarna Miller colabora con Primera Línea, Risto Mejide escribía hasta hace unos meses en El Periódico de Catalunya y Andreu Buenafuente, que ha entrevistado en varias ocasiones a actrices del Salón Erótico de Barcelona, promocionando así el evento, tenía una columna en Interviú. No digo que estén implicados en delitos pero hay conexiones entre los grandes medios de comunicación y la industria del porno. Hace poco se lanzó una nueva revista digital llamada Código Nuevo, que se presenta como una publicación feminista. Han escrito artículos positivos sobre la pornografía, dicen que son un medio independiente pero detrás de Código Nuevo también está el Grupo Zeta

Amarna Miller hizo campaña en favor de Podemos.

Podemos hizo una gran campaña en favor de la pornografía cuando incorporó a Amarna Miller y ahora que la gente ha empezado a poner en cuestión su discurso dicen que solo era una colaboradora, pero hasta le abrieron una universidad para dar una charla junto a otros actores porno de la mano de Clara Serra. Es muy complicado que te abran una universidad. Yo soy un pringado de 22 años que escribió un libro, ¿pretendéis que me crea que un partido político no podría haber averiguado lo que se esconde detrás del porno? 

En pocas palabras, ¿cómo definirías el porno en España?

Voy a ser muy contundente; funciona muy parecido a una mafia de película. No me refiero a una mafia de pistolas, sombreros y abrigos largos, me refiero a conexiones de gente que no quiere que se sepan ciertas cosas o que te impiden hablar de ciertos temas. 
 

Suscríbete a nuestra newsletter

Comentarios

byemiek (no verificado) , Jue, 22/03/2018 - 19:13
Este chico no ha trabajado en su vida verdad. Una mafia es mucho más, lo del porno es un mundo porno y falso donde hay personas enfermas mentales, drogas y maltrato; y que degenera una serie de condiciones negativas para los que trabajan allí pero no por el ello es una mafia. España funciona como una red de conexiones, si estas fuera, no sabes nada; si quieres pertenecer, guarda secretos. Fácil.
JJP (no verificado) , Vie, 23/03/2018 - 19:41
Muy bueno, me ha encantado y el libro caerá en mi mesilla de noche.